Pues como andáis ahí insistiendo sin pensar en las consecuencias, esta cosa es ya la SÉPTIMA entrega de Borja y Sandra Mary… #TíaYaOsVale

Aviso a navegantes: si no te leíste las anteriores entregas, te aconsejo que empieces por la primera parte, que es esta: http://www.ismaalvarezpaz.es/capitulo-1-cronicas-desde-paraiso-diario-dos-emigrantes-asturias, porque si no, te va a sonar la cosa todavía más rara de lo que ya es de por sí mismamente.

Y dicho esto, la abominación que sigue es LA SÉPTIMA:


 

Día 13 (seguimos en #Cuquillero)

Sonso, tía, después de un ratito en el mirador de arriba del pueblo, Tere y su novio se han empeñado en bajar otra vez al campo base de Cuquillero a comer #PirañismoAstur. Esta gente no come, fagocita. La verdad es que yo no tengo nada de hambre porque antes me he puesto hasta arriba con el currusquito de pan, el sidricoktail y chupando el limón de los chipirones. El descenso ha sido muy tranquilo, y no hemos resbalado con el verdín ni nada. Esta vez hemos cogido un camino diferente por unas callecitas estrechísimas muy monas y con muchas escaleras, que eran así como de película de Indiana Jones pero sin puestecitos de vender frutas y cestos cuquis ni señores vestidos de árabe .

La cosa es que aquí si bajas, es como que todos los caminos llevan a Roma pero pasando fijo fijísimo por la placita del campo base de Cudillero #TíaSúperBienDiseñado #AquíNoSePierdeNiWally. En Cudillero, en lugar de colgar de las ventanas papás noeles suicidas deprimentes, (de esos que parece que están como ahorcaditos, tía), o cedés colgando de una cuerda como todo el mundo, tienen la costumbre de colgar unos tiburoncitos pequeños así como momificados, que son peces y por lo tanto, lógicamente, aquí los llaman “gata”  #FlipaTía#EstánLocosEstosRomanos #NormalSiLlamanCachopoAlSanJacobo.

Dice Tere que los cuelgan “para que se curen”, pero con esas condiciones higiénico-sanitarias así sin agua ni almohada ni nada, seguro que no se cura ni uno #AyPobres #YoLesVeoComoMalaCara. No me como un pez de esos ni loquísima tía

Borja lo está grabando todo para subirlo a su canal de Youtube “Antropología de las Civilizaciones Perdidas ”, que desde que estamos en Asturias tiene ya más suscriptores que el Pronto.

Esta vez nos hemos ido a otro restaurante de la placita, pero este no tenía terraza con sombrillitas blancas así que hemos comido dentro un plato de pescado muy típico de aquí que se llama “curadillo” ¡Ay, qué cosa más rica tía! ¡Nos hemos puesto las súper botas!  El camarero nos ha visto tan emocionados que se ha puesto a explicarnos con todo lujo de detalles que el curadillo se hace con los tiburoncitos momificados que hemos visto antes #QuéSúperCabrón .

Esta vez, ya directamente no me ha dado tiempo ni a levantarme para llegar al servicio y le he echado un poquito la pota en los zapatos al camarero, que a su vez se ha ido a echar su propia pota al baño #TrabajoEnCadena #PotiCooperación. La señora de la mesa de al lado ha estado a puntito de poticontagiarse, pero en el último momento ha conseguido retropotar con una súper elegancia envidiable #TíaNiCarolinaHerrera #RetroPotaciónTántrica. Se conoce que el curadillo también era de potera #SeFormóLaPotadera #MiamiMeLoConfirmó. Ay, todavía me dan súper arcaditas

Ya para el resto de la comida he pedido una ensaladita y un yogur típico asturiano de la Central Lechera Asturiana. Me han súper asegurado que ninguna de estas cosas eran de potera, y la verdad es que súper fenomenal todo. Como dicen aquí: “Nos hemos megafartado como cerditos”  Jajajaja. Bueno, o algo así. Como hablan tan raro…

Hemos salido a la calle mientras pensábamos qué hacer el resto de la tarde. Desde la explicación del camarero acerca del curadillo, Borja no había vuelto a probar bocado ni a abrir la boca, y resulta que era porque la tenía llena de curadillo y se le había hecho súper bola que te cagas sólo de pensar que se estaba comiendo una momia de pez #Tibuthankamon. Tía, el pobre se ha ido corriendo a la primera papelera que ha visto a echar un poquito la potadera #PuertoRicoMeLoRegaló. La señora del Lacoste debía estar de guardia y ha tardado cuatro segundos en aparecer para inspeccionar lo que había echado y cuando ha visto la pota le ha montado un pollo a Borja por hacerle perder el tiempo y otro por desperdiciar el curadillo. Luego le ha garrado un papo y le ha preguntado si le hacía un caldín o algo #AbuelitasAsturianasQueTeFríenUnHuevínVida.

Tere y su novio han decidido llevarnos a conocer una playa muy bonita “de regodón”, que no sé lo que es. La playa por lo visto es así como muy salvaje, sin WC, ni socorristas, ni cisnes de pedales ni nada. Se llama “La Playa del Silencio”, que suena como a título de película deprimente de Antena 3 un sábado por la tarde, de esas que te haces unas palomitas sabor ansiolíticos. Hemos cogido el coche porque queda un poquito lejos de lo que es el centro de Cudillero. Tía, al llegar casi me hago pis de lo súper bonita que es la playa . Eso sí: aquí para cualquier cosa hay que súper bajar. Hay un acantilado que te cagas y luego ya, abajo del todo, la playita, que parece que se ha despeñado la pobre.

Para poder bajar hay unas escaleras con mogollón de escalones, pero al llegar abajo es todo como súper mágico tía . No te digo más, que nos hemos descalzado para estar en contacto con la Madre Tierra, así rollo hippieguay  #ChupiFlowerPower. A los tres metros nos hemos vuelto a calzar porque el suelo es todo como de piedras y si caminas descalza por ellas te haces un daño que te cagas #ChupiPiedroloPower.

Hemos recorrido toda la playa hasta el final y a la vuelta hemos decidido venir caminando por el agua en contacto con la naturaleza del mar y todo eso. Tere y su novio se han metido primero y dicen que está algo fría, pero bien. Cuando hemos metido los pies en el agua Borja y yo, nos hemos quedado de súper piedra tía . ¡Eso es nitrógeno líquido del que usa Ferrán Adriá para esferificar extracto de aminoácidos y esas cositas que hace¡. Se te criogenizan los pies gratuitamente en quince segundos . Yo creo que aquí las merluzas y los calamardos deben de salir ya congelados y en bolsa #TíaTeLoJuro Lo bueno es que se te insensibilizan los pies del todo y ya lo mismo te dan las piedras del suelo o que te metan astillas de maderita por debajo de las uñas. Yo creo que ya me daría igual hasta el regodón, que sigo sin saber qué es, tía. No sé, a mí me suena como a mayordomo que limpia cosas #ElRegodónNoEngaña.

De repente he sentido como una cosa peluda asquerosa flotando en el agua, que se me ha enredado en los pies y en los tobillos ¡Ay por favor, que me súper eutanasien ipso facto! #TíaQuéInfartito . Tere me ha tenido que zarandear un poquito para atajar la crisis de megaansiedad y me ha explicado que sólo eran algas. ¡Tía, súper megaasco! ¡La caspa del mar! ¡AYYYYYYYY¡, ¡Que aquello era como la peluca de diario de Carmen de Mairena! #AlgaMierdaTodoYa#AVerSiLePasanLaMopitaAlMarDeVezEnCuando .
El resto del camino he ido oyendo un pitidito agudo, así como “¡Iiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!”, y con un súper mosqueo que flipas por si era algún bicho del mar o del campo, que aquí está todo lleno. Y resulta que era Borja, que ya tenía los pies así como de color azul y estaba como bizco, tía. Nada más sacarlo del agua ya ha dejado de hacer el pitidito. El pobre ha ido caminando zombi por las piedras en plan faquir del mismo Bilbao centro y ha subido descalzo todas las escaleras hasta el coche, con cara como de alivio y gustito. Al llegar arriba ya tenía los pies de color casi normal.

¡Ay tía, pero nos hemos hecho mogollón de selfies con el mar, los acantilados, los bosques y las cosas de la naturaleza!
Al subirnos en el coche, a Tere y su novio se les ha ocurrido que nos quedemos todos juntos a pasar la noche en un camping que hay junto a Cudillero, pero a mí no me gusta nada la idea de dormir en una de esas tiendas de acampamiento como las que usa Jesús Calleja #TíaQuéNecesidadHabrá. Eso no tiene ni lavabo, ni microondas, ni esponja de exfoliar ni nada, y debe de hacer falta un curso de supervivencia y de seguir huellas de animales y eso. Ay, yo paso de esos chabolismos, tía .

Luego ya me han dicho que en el camping además de tiendas de acampamiento de Jesús Calleja, carromatos y cosas chabolistas, hay unos bungalows que tienen WC y televisión y cosas civilizadas. No me fío mucho, pero bueno… Les he dicho que sí porque Borja estaba todo emocionado con esa vena súper aventurera que tiene #AyQuéMonoQueEs .

Antes de ir al camping hemos parado a comprar cosas en un supermercado, porque se han empeñado en que cocinemos nosotros mismos en el bungalow en plan supervivencia extrema, que yo creo que al final vamos a terminar saliendo en esos programas de Discovery Channel que tratan de gente que se va a la selva de algún país pobre a vivir voluntariamente en la indigencia #HorripilanciaTotal. Como detalle curioso, me he fijado que aquí a la hora de pagar en el supermercado te dicen siempre: “¿Tarjetina de puntos tienes, vida? #SúperRarosTía

El camping está muy cerquita, y resulta que justo al lado hay un hotelito que está en una casa súper bonita así como rollo colonial . Tere me ha dicho que es una antigua “Casona de Indiano” que por lo visto eran unos señores antiguos que llevaban sombrero, y habían venido de América y les gustaban mucho las antigüedades caras #CasonasDeIndianoJones.

En el camping nos hemos cogido un bungalow para los cuatro. ¡Ay, qué cuqui!  Resulta que el bungalow es una casita pequeñita de madera, así como de Pocoyo, y tiene un porchecito súper mono, cocina, electricidad y WC y todo. De todos modos me he fijado que la gente del camping que no está en bungalows, vive en carromatos y tiendas de acampamiento y tienen duchas y baños compartidos. Tía, y por lo visto es gente que vive en casas normales y vienen los fines de semana a vivir así voluntariamente, como queriendo decir: “Sí, soy un poquito chusma, pero porque me da la gana”. ¡Qué súper hippies que son! Ay tía, esto es como un pobladito chabolista pero en cuqui!

Bueno Sonso, te dejo que vamos a instalarnos en el Bungalow y Borja quiere hacer una barbacoa campestre para cenar. ¡En otro momento te sigo contando!

¡Besitos de Borja y Sandra Mary!

Ir al capítulo 8

 

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico

Leer más historias