Pues oye, como esta semana tengo tiempo… el SEGUNDO capítulo de esta hermosa saga épica y blásica.

Por si no lo leíste, aquí tienes el primer capítulo.


Capítulo 2: Desembarcu del Rey (Tazones)

Un nuevo día amanecía en la esplendorosa capital del reino. En Desembarcu del Rey yeren más grandones y más refalfiaos que su madre y estrenaben uno nuevo casi siempre. La Fortaleza Roxa era la sede del poder del rey Robertín Bhoroñeon, de la Casa Bhoroñeon de toda la vida. Escudo: Venao escorníau sobre fondo de lecheras pintáes de vaques y floriquines. Lema: “El agua pudre la maera y escojona los caminos: bebe sidrona”.

El rey Bertín yera más gochón que fartase a fabadona y rebañar el platu con un donus. Burro como él solu, había sucedido en el trono al rey Llocu después de dos largos años de guerra en los que los 78 conceyos que formaben el reino habíen andao a hosties unos con otros sin enterase muy bien de quién yera amigu o enemigu. Taben tóos sin cepillar.

Cuando morrió el Rey Llocu, Bertín pasó a sentase en el Tronu de Fierrón, construido siglos atrás por los mejores ferreiros del reino con las espadas, fesorias, hachos y pales de dientes arrebatáes al enemigu. Prestosu y resultón era un cachu, pero incómodo como la madre que lu trajo porque los ferreiros nun sabíen coser y no-y pusieran un cojinucu pa sentase un poco curioso.

En el Salón del Tronu, Jamín Llanister, Lord Comandante de la Guardia Real, anunciaba la entrada del Rey:

-¡Atención! ¡En pie! (voces, ruido y barullu a maza) ¡¡¡No lu digo más veces, a ver si tengo que amarrame con algunu!!!! Entra en el salón del Tronu de Fierru Bertín Bhoroñeon, Rey de los 78 Conceyos. Señor de los Ándalos, de los Rhoynar y de los Primeros Paisanos. El primeru de su nombre. ¡Protector del Reinu, afilaor y paragüeru! (en voz baja) …taqueluparió qué pila títulos tien el cabrón. Tantu protocolo y tanta pijada…

-¡EEEEEEEEH! ¿Qué pasó, pueblo? ¿Táis tóos bien ho?

-Mi madre! ¡Ya ta mangáu otra vez!

-¡Súbditos y puxarrona en general!: toy aquí sentáu más mal a gusto que la puta su madre pa decivos que esta mañana llegó una pega mensajera que mandare la Guardia de la Nuechi. Las tribus de más pa’llá del muru tan que lo vierten contrabandeando cecinona, llonganiza y chorizu sin pagar impuestos. ¡Nun hay perres y tan acabando con la chacina asturiana! ¡¡¡Y ESO SÍ QUE NO!!!

-Pues a mí gústame muncho la cecinona de pa’llá del muru. Ta que se sale…

-¡¡¡QUIÉN DIJO ESA PIJADA!!! ¡¡¡QUE-Y ARRANQUEN LA CABEZA DE UNA PEDRÁ!!!

-Majestad, fue el su guaje mayor

-¡PUES QUE-Y DEAN DOS HOSTIES POR FALTOSO!! Yo nun sé a quién saldría esti guaje. Nun paez que sea míu… gonsumadre, equí nun hay quien tea sentáu. Ta clavándoseme el cantu una fesoria pola rabadiella pa’lantre… ¡¡¡TRAÉIME SIDRONA QUE ANDO CON SEDE!!!

En el reino todos sabíen que los guajes del rey yeren en realidad fíos de Jamín Llanister y de su hermana, la reina Jersey Llanister, de los Llanister de Pría de toda la vida. Escudo: León dorado rampante muy cuco sobre fondo coloráu y sacu perres. Lema: “Chssst! Tate quieto y guarda ahí que pago yo”.

Los Llanister eren la familia con más perres del reino. Manejaben que aquello metía ascu gracias al monopolio del quesu Pría y les fabes de la granja. Jersey Llanister y su hermano Jamín machihembraban y daben-y al fuelle como si no costara y llevaben ya dos nenos y una nena clavaos a ellos. Pero como Bertín no se enteraba que los guajes nun yeren suyos porque andaba muy ocupáu fartándose chumando y machihembrando peles tenáes y fabricando bastarducos en serie, la cosa quedaba en empate. Aquello era un descontrol y una casa putes y con tanto forniciu la xente referíase ya a la Fortaleza Roxa como “La Fortaleza Gocha”.

-Ay madre fía ¡Nun sabes la última!
-¿Qué pasó ne? ¡Cuenta, cuenta!
-Que díjome Mary la del segundo que Jamín y la hermana ¡Van tener otru guaje!
-¡Ay madre! ¡Infiestu!
-Ye Incestu Carmina. Confundístete de pueblu, pero tú a lo tuyo…

Antes del anochecer, el Rey Bertín se encontraba subido enriba’l tejáu de la torre roxa departiendo amigablemente en pelotas con el cuélebre con pintes rosas que veía siempre que andaba mamáu:

-Cagun roooooos… Ta cayendo en picáu la cotización del choscu y la chacinona por culpa Xuan Rayller y toda esa cacía cazurros que nun paren de traer llonganizona foriata… el mí guaje mayor ye torcíu, malu y cabrón asgaya… el reinu nun tien perres… ¡MIROME UN REGIMIENTU TUERTOS! ¿Tú que dices Cuellebrón con pintes?

-Tas muy perjudicáu Bertín. Manda-y una pega mensajera a Nedín que haz ya lo menos diez años que no lu ves y avísalu que vas velo pa que te aconseje

-Ye verdá. Nedín va a saber aconsejame como nadie porque ye de los pocos paisanos que conozco que ta algo decente de la cabeza. Y ya puestos a ver si caso al mongolón del mi guaje mayor con una de las guajas suyas.

-Hala Bertín, manda la pega y tira ya pa la cama, que vas guapo…

-Nun puedo. Algo más fuerte que yo me retiene aquí y me lo impide…

-¿Pillaste otra vez un güevu debajo una teja eh?

-Sí…

-Ya te dije que nun subieres más al teyáu en pelotas.

Y aquella misma noche una pega surcó los cielos del reino como un rayo de esperanza hacia Fuentes de Invernalia, donde se asentaba el frío hogar de Enedino Skarpin, viejo amigo y compañero de batallas del Rey. Y en sus rudas manos se iba a depositar el destino del glorioso Reino de los setenta y ocho Conceyos.

La de mi madre…

 

Ir al capítulo 3

 

 

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico

Leer más historias