Es normal que lo de las fases de desescalada pueda resultar un poco farragoso, y determinados supuestos no estén del todo claros. Por ello, en colaboración con prestigiosas universidades de las buenas, en las que la gente sale preparada de verdad porque no hay bar, he realizado este pequeño TUTORIAL DE DESESCALADA:

Esto tiene 5 fases numeradas del 0 al 4 para hacerlo más comprensible, pero en realidad es para que no hagamos bromas con «por el orto te la hinco». Hemos calculado que la numeración del 1 al 5 supondría varios cientos de miles de ciudadanos ajusticiados por las masas, que ya estarían hasta los mismísimos del chistecito de los webos:-¿Oíste lo de que ya estamos en la fase cinco?-¿Fase 5?-¡¡¡POR EL CULO TE LA ENSARTO!!!! ¡JAJAJAJAJA! ¡Ay, mierda, que no era asín… JAJAJAJAJA mi hermano sí que lo cuenta bien, que te partes la cajuela… JAJAJAJA

De este modo, en palabras del gobierno, » se evitan unos 458.000 ajusticiamientos. Muchos más que en Francia, Estados Unidos, Bélgica, China, Palanganistán y Burundi. Los tenemos muy gordos aquí. Que se atreva la OCDE a decir ná, que nos sacamos la chorra y a callar to’l planeta

«FASE PREVIA A LA FASE CERO: (o «FASE DE CHICHINABO»)

Eso es ya mismo. Es la fase mierder por excelencia. Sin cafeína ni azúcares ni ná. Una mierda pinchada en un palo, vaya. Se puede salir a comprar pan, harina y levadura y sacar a la chavalada a desfogar. Al legar a casa se le hace una foto al pan y se sube al facebook. Pa vacilar. La harina déjala para las fritangas y reboceitors en general, que aún no estás en forma. En forma de rueda camión. La levadura tírala, que para la mierda de pan que te sale, no compensa. De verdad: no compres más. Que ese truño infecto que parece una combinación de adamantium por fuera y goma de olla a presión caducada por dentro, entre una cosa y otra te sale a veinte leuros la pieza. Si necesitas levadura, deja de lavarte los pies unas semanas y recolectas ahí de lo que es el uñamen y el entrededamen como para montar una tahona con capacidad para abastecer Cuenca. Durante la fase cero no se puede salir, por ejemplo, a hacer duelos al amanecer, a hacer el molinete con la minga en la puerta del Mercadona, o a practicar Tai Chi al Carrefour para pasmo de los que van a comprar pan, levadura y harina.

FASE CERO

Total, que la cosa de la fase cero empieza el dos de mayo, fecha muy bien elegida porque es un guiño por lo de los fusilamientos desde el balcón y un aviso que sirve a la vez para patriotas y afrancesados. ¡Ojito, que os tenemos calaos! En esta fase, por ejemplo, puedes encargar una paella, ir a recogerla a la paellería y llevártela a casa para su deglución y posterior evacuación. O viceversa, que para eso somos un país libre excepto para todo lo demás. No está permitido, por el contrario, salir a ajusticiar señores que se llamen Genaro o señoras que se cuelan en el súper porque van con prisa por culpa del confinamiento. Está permitido arrefuzarse y hacer arrumacos y tocamientos impúdicos consentidos. No va a pasar, como siempre, pero permitido está.

FASE UNO

Esto vendría a ser sobre el 11 de mayo. Irán abriendo tiendecicas, terrazas, hoteles y puticluses, excepto las zonas comunes, y picaderos con orgías de menos de 6 personas manteniendo la distancia de seguridad si la otra persona es fea o tiene pinta de andar regular de salud. Pero con poca gente en general. Se considerará que en un sitio hay mucha gente cuando el de al lado levante el brazo para hablar por el móvil y de forma simultánea te escupa al hablar en to’l ojo y te meta con el codo en to’l pico de la nariz a la par que le hueles la sobaca y la quesada. Se puede ir a misa y lugares de culto, pero con un tercio de fe nada más. Es por seguridad.

FASE DOS

En el mes de mayo, hacia el día 25, por el culo te la hinco. Es el único momento autorizado para este chiste, que podrá ser hecho entre las 10 y las 12 y cinco -para dar una última oportunidad a los retrasad… a los rezagados. Transcurrido ese tiempo, los pelotones de fusilamiento se encargarán de quienes se empeñen en seguir con la broma o chanza. Se podrá ir a ver Ben Hur, Loca Academia de Policía y otros estrenos, pero con la mitad de aforo. Al que traiga de casa el aforo completo para hacer trampujas, pelotón de fusilamiento a la misma puerta del cine, previa confiscación de las palomitas y cocacolas, cuyo importe medio de 50.000 euros para el menú pequeño y 100.000 para el grande, será íntegramente dedicado a erigir entre ocho y veinticinco (por el arco ojival te la hinco) catedrales góticas en diversas localidades y pedanías de nuestra geografía patria.

FASE TRES

Como a mediados de junio o por ahí, se podrá ir a ciertos comercios a reponer calcetines y ropas interiores agujereadas e infectas por otras con agujeros e infecciones nuevas. Pero sólo con una ocupación máxima del 50%. y manteniendo dos metros de separación. Por ejemplo, en una ciudad con 100.000 habitantes, podrán entrar a comprar bragas sin agujeros en Novedades Paqui un máximo de 50.000 personas manteniendo la debida distancia. Se recomienda usar mascarilla y bate de béisbol.

FASE CUATRO

Como a eso de finales de junio ya se puede hacer la misma vida anormal que hacíamos antes, pero con algunas restricciones como no chupar la cucharilla de café del señor de al lado, lamer restos orgánicos del suelo, o no morderle las uñas de los pies al camarero. Por decreto-ley los camareros dejarán de llamarse «Pssssst» ¡Chsssssst Chsssst!» «Yeeeeeeeeeeee» «¡Ueheeeeeee!» o «¿Cuánto es?». En el apartado de las amistades previas o nuevas, en lugar de los tradicionales besos, abrazos y apretones de mano -que son una guarrería- se usarán las expresiones Pssssst» ¡Chsssssst Chsssst!» «Yeeeeeeeeeeee» «¡Ueheeeeeee!» o «Yeeeeeeeeepa», expresión esta última que sustituye a «¿Cuánto es?» porque quedaría raro con alguien a quien acabas de conocer en una cita.

Y así, a grandes rasgos, es como va la cosa. Para otras dudas puedes enviar un SMS con la palabra «¿Ein?» o «¿Lo cualo?» al 4578

Quiero unirme a la lista de reservas Te avisaremos tan pronto como el producto esté disponible de nuevo. Por favor, escribe una dirección de correo electrónico válida.