No es por dármelas de experto, pero puedo asegurar que si no duermes na de na, y luego vas a trabajar, es como que te resientes más de lo habitual. En este y otros temas, la naturaleza no hace su trabajo en condiciones. Si lo hiciera, los matos darían churros, habría minas de croquetas, o incluso de cocretas, y los volcanes lanzarían coladas de patatas fritas, buñuelos, y Risketos. Por ejemplo.

Irías al médico, y ante la mala cara que llevas, el galeno te afearía la conducta insistiendo en la importancia de una ingesta rica en Donuts de chocolate, napolitanas, arrebañamiento de salsa con pan, y todo tipo de guarrerías ricas y saludables.

-¡Usted verá, Don Genciano! ¡O deja de comer brócoli y venenos de ese tipo, o va a tener un disgusto! Ande, andeeeee… ¡Cómase este Foskito relleno de Foskito, que lo vea yo!

Habría grupos de Comedores Compulsivos de Coles de Bruselas Anónimos, en los que un ejército de terapeutas orientarían por el buen camino a las personas adictas a esa mier… a esa verdura (¿Esa mierda entra en la categoría “verdura”?).

Habría jipis por las calles, que en lugar de regalar florecillas y tontás, y decir flagüerpogüereces, repartirían galleticas Oreo, y Filipinos. ¡Pero de los de marca! Lo del fornicio, pues oye, a lo jipi también.

Con dormir un par de horas, podríamos hacer nuestro trabajo en media hora con pausa de un ratillo para el pincho. Y luego ya, nos quedaría tol día pa dormir o pa lo que a cada cual le mole. El que quiera seguir trabajando, pues oye… son sus parafilias y hay que respetarlas porque las personas humanas tienen derecho a tener sus cosillas y sus desviaciones.

La naturaleza es mu bonica. Eso no lo discuto. Bonica hasta decir basta.

Pero poco eficaz. Y de esa burra no me apeo. Marcho a ver si duermo algo, porque pa mí que el donuts de chocolate que me está requiriendo de amores es producto de la falta de sueño y el exceso de curro.

¡Cagüen mi parafilia negra!

Nota: la parafilia es eso que se le echa a las estufas porque a ver quién tiene redaños pa encender el ventorrillo eléctrico o la caldera. Menos mal que ser pobres mola. Que lo dicen los influencers que le ponen nombres en inglés a las cosas.

Quiero unirme a la lista de reservas Te avisaremos tan pronto como el libro esté a la venta (primeros de 2022). Por favor, escribe una dirección de correo electrónico válida.