Me tiene el algoritmo un poco condenao al gulag, y me saca de paseo la mitad de veces que antes, porque quiere que le pague un puñado de maravedíes si quiero llegar a más personas. Pero como soy más agarrao que un Diputeitor a su escaño, no me da la gana de soltar los cuartos. Era lo que faltaba ya. ¡Mecajoen el Fairy de imitación testado en ornitorrincos!

¡Ay amigo! Por eso Feisbuk me convirtió la cuenta de pobre que tenía antes, a esta otra que dicen que es profesional, y tiene estadísticas muy detalladas y to. O sea, que te muestra cuanta gente lee cada publicación, y que el 70% son mujeres, y cuántos toman el café ardiendo en vaso de Duralex y lo cogen con la yema los deos pa incinerarse las huellas dactilares y que los de Ceeseí Contrueces no los identifiquen al investigar quién fue el desalmado que miccionó fuera del guoterclous del Pryca. Aunque para eso bastaba con abrir la puerta con el codo, y no poner bajo ningún concepto el dedo en el botón de tirar de la cadena como si estuviera envenenao con cicuta. O sea, bastaba con hacer lo de siempre ¡Cochinetes!

Por cierto, a modo de venturosa reflexión y mensaje de paz amor: ¿Te has parado a pensar que tras salir del guoterclous del Pryca te llevas pa tu casa en las suelas de los zapatos lo más grande? Eso es como un funcionario poniendo sellos a cascoporro en miles de papeles. Pero en vez de tampón de tinta y sello goma, has usao suelo de guoterclous pa entintar las suelas de los Sketchers, y los baldosines del centro comercial y del mundo en general a modo de formulario debidamente sellado. Todo el planeta urbanizao está sellado con miasmas del guoterclous del Pryca. Piénsalo.

A lo que iba: no sé a cuántas personas humanas llegará esto, pero yo sus deseo igualmente a vuzotroh uhtedeh unos venturosos días, unas noches muy caralludas, y en general una existencia razonablemente fetén y sin talibanes de to lo que se mueve dando la matraca 24-7 con sus causas justérrimas y sus cansinos canesúes. Aunque sea un ratico durante la siesta. Le quiero mandar amor y buenos deseos hasta al malandro de Turrafone que llama cuando se le canta para vender sus gigas de mierder, pasándose la lista Robinson y mis exabruptos y cagamentos por los ovocitos del entrepatuelo.

Y ahora voy a poner cosas bonicas para reforzar el mensaje de paz y amor para todos los seres del globo, que…

-¡Que no te engañen! ¡La tierra no es un globo, es un paralelepípedo irregular con lazos en las esquinas, pero el gobien-no nos miente y…

-¡BANG! ¡BANG!

Paz, amor, salud, y cuartos pa con ello, amiguis.

Abrazote gordísimo.

Quiero unirme a la lista de reservas Te avisaremos tan pronto como el libro esté a la venta (primeros de 2022). Por favor, escribe una dirección de correo electrónico válida.