En mi humilde opinión, en el universo hay un puñadete de materiales altamente resistentes y duraderos. Podría decirse incluso, que son casi indestructibles. Evidentemente, entre ellos están el acero, el adamantium, el oro, el Duralex, el Arcopal, o los pantalones de Tergal.

Y luego ya, está esa invención del Maligno que, a pesar de ser para un uso extremadamente efímero, lo fabrican pa que dure to la vida si fuere menester. ¡Eso es eterno, carallo! ¿PERO POR QUÉ? No sé pa qué sueldan los transatlánticos con soldaduras de alta precisión al carbono fosfatado, pudiendo usar ESO.

Amigos fabricantes: el ser humano ha llegado a la luna, fabrica cosas tochísimas, hace smartphones con todo tipo de gilipolleces, aspiradoras que se pasan ellas solitas, o patatas sabor huevo frito.

¡EXIGIMOS QUE HAGÁIS EL ESPARADRAPO DE TAPAR LA PUPITA DESPUÉS DE SACARSE SANGRE CON UN PEGAMENTO MÁS HUMANO! ¡JOPUTAS! ¡QUE ALGUNOS TENEMOS VELLOSIDADES EN LOS BRAZOS!

¡NO A LA DEPILACIÓN FORZOSA! VALE MÁS CAUTERIZAR LA PUPA CON UN SOPLETE QUE ARRANCARSE ESO ¡SÁDICOS! ¡DEGENERAOS! ¡CARA PIJOS!

Quiero unirme a la lista de reservas Te avisaremos tan pronto como el libro esté a la venta (primeros de 2022). Por favor, escribe una dirección de correo electrónico válida.