-Cari, hace tiempo que quería decirte algo y…¡no! ¡no digas nada, por favor! ¡Deja que te diga esto! Es demasiado tiempo ya guardándolo en los rincones más umbríos de mi alma y…

-¡Ay madre, fíu! Eso ye porque andes guardando les coses mal, y luego cuando les necesites nun les atopes. Pa eso has de poner los vidioclises que fai una china o de per ahí alantrones que ordénalo too más bien que qué sé yo. Dan ganes de pegase un tiru nel cielu la boca, pero tienlo too ordenadino que solo de pensalo danme arcaes y éntrenme ganes de agomitar. Nun me acuerdo como se llama la moza…

-¡Señora, que no estoy hablando con usted!

-¡MariKondo!

-¡Tu padre!

-No, que digo que la china que ordena les coses como si tuviere grillá de la cabeza, llámase así

-Mira Tino, la paisana esa que lleva volantes nel bañador pa tapar les lorces diz que la china llámase como tu padre. Yo que quiés que te diga, Bardomiano ye un nombre que pa una china nun me pega ni pa Dios, pero oye, allá ella…

-¡Estoy tratando de declararme a mi prometida! ¡Cállense, por favor! Cari, mírame a los ojos, porque lo que tengo que decirte…

-A ver guaje, yo si hay que mirate a los ojos, mírote, pero sin tocamientos ni na ¿eh? Que yo meto el trator embaxo la panera a hombros. Soy más paisanu quel Fary prendiendo col Clipper blancu llenu roña una Faria pinchá nun palillu ¡Cuidao!

-¡QUE NO LE DIGO A USTED, SEÑOR!

-¡Oigh! Pa una vez que pienso que ligué, y nun yera pa mí. Ya taba faciéndome ilusiones de que por fin diba afuracar… Na, pues tendré que seguir arreglándome cola empacadora. Ye una relación algo tósica pero ye lo que hay….

-Bueno, home, bueno, y entós ¿que-y tenía que decir usté a la china que ordena les coses como si fuere pichicópata la cabeza?

-¡Eso, eso! ¡Queremos sabelo too!

-¡Nun seas lenguatera, Antonia! ¿Qué tienes tú que metete en les coses de esti rapacín y la china lloca la ñocla que ordena les coses como si fuere metese droga?

-¡Tamos na playa, y lo que se diz na playa ye vozprópulis y tien que sabelo tol mundo! Eso ta en el artículo 3 de la ley

-¿De qué ley, ho?

-De la que me cuelga la fañagüeta

-Clara, amor mío, lo que yo quería decirte es que te amo y si tú quisieras compartir…

-A ver, yo llámome Argimiro pero si te valgo igual, yo adáptome a lo que fuere. Si hay que corchar, se corcha. Tengo praos, perres bastantes, cincuenta vaques, un Dacia Sandero y un trator seminuevu. Polo que más quieras, dime que sí, que nun aguanto a esta bruja un día más ¡Tómame, rapacín! ¡Faime tuyu! ¡Dame la libertá que me quitó esta arranante!

-PERO ¿QUIEREN DEJAR QUE LE PIDA MATRIMONIO A MI CHICA EN PAZ Y CON LA DEBIDA INTIMIDAD?

-A ver guaje, si viniste a San Lorenzo un domingu de calorón, nun veo yo que tengas mucha manera de declarate a la moza, y menos con intimidad

-Home, si se mete embaxo los volantes del bañador de aquella paisana… ¡sitiu hay abondo!

-No, eso ye verdá. Aparqué yo antes el Dacia Sandero y entavía quedaba sitiu a maza.

-¡CLARA! ¡MI AMOR! ¿DÓNDE ESTÁS? ¡CÁSATE CONMIGO!

-¡Oye guaje! la tú Clara, ¿será una que llevaba un bikini blancu y un cintuca amarrando la melena que daba gloria mirar pa ella? A ver, digo pa ella, pal bikini, pa la cintuca’l pelu y pa too. Ahí nun había desperdiciu.

-Sí señor.

-¡Ay madre, Argimiro! ¡Ya te dijere yo que la moza’l fatorolo esti ye la que marchó garrá col rapaz negru de los músculos que aquello nun yera normal. Bueno, y lo otru tampoco yera normal, que fijeme yo que la braganáutica que llevaba nun yera quién pa contener aquello. Si la braganáutica fuere la presa, y el poste de dientro fuere el agua, había que llamar al 112 pa que evacuaren la playa por si acasu. Cosa tal nun la viere yo ni cuando fuere Sánchez de visita al incendiu aquel vestíu colos Levi’s ¡virgen del entrepatu!

-¿A que ahora paezte meyor la mí oferta, guaje? Piénsalu bien, que ahora mismo saco’l Sandero de embaxo’l volante de la paisana monumental y marchamos a empezar una nueva vida.

-¡Es el peor día de mi vida! ¡No volveré a pisar la playa!

-Entós, ¿al final, esti faltosu marcha con la china repelente que ordena les lentejes por tamañu y color Pantone, o qué?

-Obdulia, vidina ¡encima de lenguatera y fata, sorda!

-Bueno, pa mí con leche y sacarina.

-Dígotelo de verdá: yo garro el Sandero ahora mismo, y tírome pol acantiláu más prósimu…

FIN

Quiero unirme a la lista de reservas Te avisaremos tan pronto como el libro esté a la venta (primeros de 2022). Por favor, escribe una dirección de correo electrónico válida.