Como los lunes en general son una gran cosa que debería estar prohibida por convenio, por la Convención de Ginebra Larios y por conjones, quiero dedicarle a este día glorioso una hermosa oda:


ODA AL LUNES.
¡Oh, lunes!
¡QUE TE ODAN!


 

 

Quiero unirme a la lista de reservas Te avisaremos tan pronto como el libro esté a la venta (primeros de 2022). Por favor, escribe una dirección de correo electrónico válida.