Entre los miles de millones de cosas que me apasionan, tienen un lugar destacadísimo las letras de boleros. Eso no es ni medio normal. ¡Cuánta belleza! ¡Cuánto sufrimiento! ¡Qué ganas de pasarlo fatalamente, primo! Tengo la teoría de que vale más que te salga la declaración de la renta a pagar, o que te caiga un meteorito mediano en to lo alto, que ser el protagonista de la letra de un bolero. Eso es como un quiero y no puedo y una frustración constante. Y pa eso ya tenemos lo que viene siendo la vida cotidiana, y no se precisa bolero ninguno.

Ejemplo clarísimo:

♫Voy a apagar la luz

Para pensar en ti

Y así dejar soñar

A mi imaginación

Allí donde todo lo puedo

Donde no hay imposibles

Que me importa vivir de ilusiones

Si así soy feliz… ♫ (y así, cuatro minutos más de bolero)

Es normal, claro. Si el payo hubiera cantado exactamente lo que quería decir, el bolero duraría 15-20 segundos. Lo que un coito medio, vamos:

♫Voy a apagar la luz

para zurrarme la pandereta

porque nunca te avienes

a hacer guarreridas españolas.

♫¡¡Chim… Pum!!♫

Una tragedia todo. ¿Amas a esa muhé por ensima de todas las cosas? Pues como vayas por la vía del bolero, vas jodido amiguete:

♫Yo te quería más que a todas las cosas

Más que a mi vida, y a la mar salada

Como se aman los lirios, como se aman las rosas

¡Lástima que seas un armario empotrao, y no una zagala!

¡Qué fatalidad la mía, que voy al Ikea y me pongo to perraco!♫

Eso es tener peor suerte que el que fue por churros y volvió con brócoli y zumo de apio. Hazte un favor y apúntate a ese curso online de “Pinta y colorea tus dislates mentales”.

Otro caso gordísimo que revela una notabilísima falta de ganas de vivir y ser razonablemente feliz:

♫Reloj no marques la hora

Porque voy a enloquecer

Ella se ira para siempre

Cuando amanezca otra vez

Nomás nos queda esta noche

Para vivir nuestro amor♫

♫Y tu tic tac me recuerda

Mi irremediable dolor ♫

Vayamos por partes. Para empezar, ¿Dónde coño trabaja ella, que tiene que pirarse para no volver más en la p*ta vida? ¿En el CNI? ¿En un Alimerka ultrasecreto? ¡PERO PIDE UNOS MOSCOSOS O ALGO, TÍA! ¡INVÉNTATE UNA DOLENCIA Y PILLA LA BAJA! ¡Apúntate a Infochofs y busca algo aunque sea en el concejo de al lao, que han abierto un Mercadona! Por otra parte ¿no venden billetes de ida y vuelta a donde coño sea que vivas? Obviamente, sí. Porque has venío y al amanecer te piras de vuelta ¡PERO DE QUÉ VAS! ¿TÚ A QUIÉN QUIERES ENGAÑAR, APARTE DE A ESE IMBÉCIL QUE CANTA?

Respecto al muchacho que canta: pa empezar, tienes por delante la noche entera, y estás lloriqueando como la nenaz… como el tipo sensible que eres en lugar de aprovechar y darle como a un cajón que no cierra. Y con las horas que te quedan, que son todas porque con lo que dura medio bolero te sobra tiempo pal machihembre y pa lavar marcar y sanear las puntas, pues echa un Trivial o un parchís, pide un Kebab, convéncela pa pagar a medias el Netflix o algo de provecho ¡So parguelas!

Más:

♫Somos novios

Mantenemos un cariño limpio y puro

Como todos

Procuramos el momento más obscuro

Para hablarnos♫

♫Para darnos el más dulce de los besos

Recordar de qué color son los cerezos

Sin hacer más comentarios, somos novios♫

Resumen: chingamos menos que los Roper en vigilia.

Para los que no saben leer entre líneas y ver la verdadera magnitud de la tragedia en un futuro no lejano: ¡SI ES ASÍ LA COSA EN EL NOVIAZGO, YA VERÉIS CUANDO SE CASEN!

Ahí va a haber menos desenfreno que en La Casa de la Pradera un Jueves Santo, que venía el reverendo Mcmulligan a comer y el muy gorrón se apalancaba hasta el lunes de pascua. Y lógicamente, debido a la escasa insonorización de aquel chamizo infecto, nadie osaba palparse el boniato ni cosa parecida por no incomodar al reverendo.

MaikelLandon, aquellos días, se refería al bondadoso pastor como “el reverendo hijo de mil p*tas”.

En fin, que pa mí que el que canta el bolero, lo hace por no apuntarse al curso de “Lidiando con mi pertinaz castidad, con perspectiva degenero” en el que se explica la degeneración vital ante la perspectiva de no cohabitar hasta la vigésimocuarta glaciación con ningún ser corpóreo y/o ectoplasma.

Y para terminar, otro caso absolutamente inquietante de letra de bolero, que a mí me deja picueto:

♫Si tú me dices ven, lo dejo todo

Si tú me dices ven, será todo para ti

Mis momentos más ocultos,

También te los daré,

Mis secretos que son pocos,

Serán tuyos también♫

Si tú me dices ven, todo cambiará

Si tú me dices ven, habrá felicidad,

Si tú me dices ven, si tú me dices ven♫

Habrá quien se indigne porque oso mencionar este hermoso bolero: a esos les digo que a Favila lo mató otro oso por andar metiéndose en fangales que no eran de su incumbencia. Ahí lo dejo.

Pero a los que sois normales y tenéis aún un leve atisbo de humanidad, empatía y forondongancia, seguro que no se os escapa que el pringao del bolero este lleva esperando sentao -con nulos resultados- a que ella le diga “ven” desde que Franco era ordenanza. Que alguien vaya a decirle a ese muchacho que vuelva a su casa y haga algo con su vida, que menudo papelón está haciendo el gachó…

A Franco no, al muchacho del bolero. Que hay que decirlo todo…

Quiero unirme a la lista de reservas Te avisaremos tan pronto como el libro esté a la venta (primeros de 2022). Por favor, escribe una dirección de correo electrónico válida.