Hola.

Hoy paice que ha hecho frejco a primera hora, pero como solo os afecta a los jipis que vais a trabajar a horas intrempensti… inperspectri… inpextrectivas… a horas de mierda ahí en plan lumpen lo peor de lo peor, pues da igual. Si tenéis frisqui, os echáis un edredón fuerte por los hombros, y andando. Que lo ha dicho el gobien-no. Haber nacido en una familia de bien de las que se pueden permitir poner el ventorrillo para descongelar los carámbanos que cuelgan de las molduras de ejcayola del pasillo.

Vengo más que nada a saludar, porque hoy juego a la Primitiva tal y como vengo haciendo desde tiempos de Canalejas y Dato, todo hay que decirlo, con escaso éxito. Los que no sabéis de historia os preguntaréis a qué viene lo de Canalejas y Dato. Es normal al no haber tenido acceso a la educación ni a los 1.500 euros que cobran de entrada en las bibliotecas públicas sin derecho a consumición ni nada. La razón por la que os proporciono esa información, es porque se trata de un Dato importante (Albertiño Feixoo patrocina este chiste histórico solo al alcance de la élite inteleztuá. Por favor, no me bloqueen. No tengo amigos en la vida real).

Y otrosí, y por si no fuera suficiente orgía de ludopatismo y juegación, mañana lo haré al Euromillones. Que esta semana según parece, viene jugoso y turgente. Digo esto porque, como es lógico, de tocarme una cantidad indecente ya no podría relacionarme con el lumpen y tendría que irme a vivir a Tuiter o algún sitio de estos de alto standing donde puedes decir lo que quieras, siempre que sea concordante con la verdad única y verdadera.

Dicho esto, y antes de pasar a formar parte del club de los que se van a vivir a países donde se paga poco, quiero compartir con vosotros mi método infalible para la juegación de juegos de azar del estado español.

La Primitiva:

La juego religiosamente cada jueves y sábado, con una combinación de números cuidadosamente elegida. En estas décadas usando la misma combinación DE LOS WEVOS, me ha tocao lo jugao cuatro o cinco veces y una vez doce eurazos o así. La estanquera tuvo que sacar las sales para recuperarme del soponcio. Elegid números felices, como la fecha de nacimiento de vuestros hijos o el día que os comprásteis la tilivisión de plam-ma, o infelices, como la fecha de vuestro aniversario de boda (no tenéis ni puta idea de qué fecha es, y por eso no os toca na ¡jipis!). También podéis elegir números IMAGINARIOS, como la medida del cimbel en centímetros (no seáis fantasmas, que para eso cualquier número entre el 1 y el 9 OS SOBRA). Pongo lo de «en centímetros» porque no faltará el listo que la ponga en milímetros, en micras o en píxeles para alimentarse la autoestima. ¡FANTASMÓN!

El Euromillones:

No tengo ni la más remota idea de cómo coño va eso. Así que cojo el celular, cierro los ojos, y aprieto ahí a como caiga hasta que no me deja elegir más números. Entonces hay que bajar un poco más abajo, cerrar los ojos de nuevo, y aporrear porque hay que elegir otros dos números que se llaman «estrellas». Como van del 1 al 12, podéis elegir también el tamaño del cimbel. Pero entonces no elijáis del 10 al 12 ¡FANTASMACOS!

Luego ya, eso se sortea. El Euromillones tiene el inconveniente de que puede tocar lo mismo en Bruselas, que en Southculington o en Algete. A ver, son pila de pueblos donde puede tocar y eso reduce las posibilidades. Pero si te toca podrás enchufar a la vez el secador del pelo y el ventorrillo ¡HALA, A LA ORGÍA! Y no como los pringaos que solo pagamos entre 170 y 200 euros de luz.

La Primitiva, digo yo que se sorteará en un almacén de Fuencarral que tienen los de las loterías y apuestas del estado, donde guardan los bombos, las manivelas y las bolas, y va alguien y saca los números, y los que salgan mas el complementario, pues son los que han tocao y entonces lo publican en la Nueva España y en Feisbuk para que compruebes que ha tocao en una nave de chinos de Fuenlabrada. La ventaja es que como son tantos, pues toca muy repartido. Una vez les tocaron 18 millones, que era lo jugao el jueves entre todos. Y tuvieron que poner el euro pal sábado. Un negocio, vaya.

En la Primitiva hay una cosa que se juega aparte que no me acuerdo de cómo se llama. El Joker, el Batman, el Arriquitáun o no sé qué mi madre. Pero eso se juega aparte y no tengo claro qué te puede tocar. Pero pa mí que es como lo de contratar garantía adicional cuando te compras la yogurtera de Braun o la Cyclostatic. Que todo el mundo sabe que eso dura un mínimo de cuatro civilizaciones o dos extinciones masivas. Lo que ocurra antes. En la tumba de Fimosis I se encontraron dos Cyclostatic sin usar, que ya habían sido empleadas previamente en la tumba de Halitosis IV (circa 3050 antes de Yisus), y antes por la reina Nefermericrismas, en cuya tumba se encontraron los tickets de las Cyclostatic. Como curiosidad histórica, en el ticket decía claramente que PÁJARO-OJO GORDO-PALO-SEÑOR CON CABEZA PALOMO-SEÑORA DE PERFIL CON MÁS EYELINER QUE ROSALÍA-GATO-PALITROQUE-RAYA-MARTILLO-SOL-ESTRELLA MORENTE-HUEVO-PIEDROLO-SERRUCHO ¡JA JA JA JA JA JA JA JA! (haber estudiao jeroglisfismo ¡ignorantes!).

Y así es como hay que jugar al Euromillones y la Primitiva. A lo demás no juego porque no sé ¿Qué coño es eso del Lototurf y el Quíntuple Plus? ¡Nah! Algo de jipis.

Quiero unirme a la lista de reservas Te avisaremos tan pronto como el libro esté a la venta (primeros de 2022). Por favor, escribe una dirección de correo electrónico válida.