El asunto de las pelis de Indiana Jones no lo veo yo del todo claro. Eso tiene más cabos sueltos que una ley de estas modernas de ahora.

Por ejemplo, en todos los sótanos y cavidades está petao de arañas, serpientes muy chungas, murciélagos, chefs chinos haciendo la compra pal pote de murciélago… ¿Quién le da de comer a toda esa fauna? ¿Cómo ha entrao el chef chino sin despeinarse? Porque tos los exploradores que lo intentaron antes están fiambres por el pasillo de entrada, ensartaos en palos con punta, estrapallaos por morrillos de seis mil kilos, o acribilladísimos con flechas envenenadas por pisar la baldosa que activaba el sofisticadísimo sistema mecánico ideado por una tribu ancestral cuyos mayores logros eran cagar detrás de un mato, vivir en una choza de mierda, y no conocer el fuego ni la mercromina. Pero la mecánica y la hidráulica avanzada con palos cuerdas y piedras, y los lanzaflechas neumáticos activados por sensores de presión se les daban de flipar. Yo a esto le veo lagunas. Y punto.

Y, en otro orden de cosas, ¿Cómo puede ser que el veneno de las flechas no estuviera ya caducao después de tantos siglos? No cuela. Dejas un donuts fuera del envoltorio, y en menos de dos horas está como la yesca y el paladar no lo distingue de un cartón de bingo. Yo tanta frescura, no me la creo. Si acaso, los exploradores habrán muerto por la pedazo infección. Porque otra cosa no, pero en esos sitios está todo lleno de mierda y polvo del siglo que la pidas. Pa ir a esos sitios antiguos guarrindongos, como en las pensiones de mala muerte de a dos rupias la noche, hay que ir vacunao del tétanos y fijándote bien por dónde pisas.

El tema de las entradas a los sitios secretos, no hay por dónde cogerlo. Porque lo de mover un piedrolo que guapamente pesa siete toneladas entre cuatro pavos esqueléticos, que hasta el turbante les queda siete tallas grande, todavía tiene un pase. Supongamos que son los típicos tirillas fibrosos que parece que no, pero si te dan una guantá te momifican y te envasan al vacío to a la vez. Bueno, vale.

Pero que debajo del piedrolo haya una caída de catorce metros que da a una cámara subterránea del antiguo Egipto del tamaño de un Carrefour con parking de cuatro plantas, sellada hace 3000 años, no se lo cree nadie que no sea pazguato del ojal. Vamos a ver: pa empezar has tardao tú dos minutos en dar con la entrada, cuando la hacienda egipcia no cobra el IBI del garito desde ni se sabe qué siglo, porque eso no lo tenían ni metido en el ordenador del catastro. NO LO ENCUENTRA HACIENDA EN MILENIOS, LO VAS A ENCONTRAR TÚ EN LO QUE TE COMES UNOS DORITOS ¡PRINGAO!

Que el suelo esté petao como Parqueprín estos días, pero de culebras, serpientes y esculancios VIVOS y en perfecto estado de salud, no cuela. NO CUELA. Alimentar semejante cantidad de ofidios durante 3500 años es un dineral en sacos de pienso, veterinarios, chuches de serpiente… Aparte de que tanto reptil defecando tres mil y pico años va haciendo pila, y después de un tiempo la cámara subterránea se llena y las serpientes se mueren de claustrofobia. De vivir entre mierda no, porque eso ya sabemos que hay humanos que lo hacen toda la vida y van tirando más o menos. Y no me vale que me digan que es porque en la cámara secreta hay servicio de mantenimiento. Si lo hubiera, pasarían el mocho de vez en cuando e irían retirando los cadáveres de los aventureros mongorolos que lo intentaron antes. ¡QUE NO!

Lo de que además haya antorchas encendidas por esos pasadizos de mierda sin ventilación me deja flipindor del todo. No te duran las pilas de la linterna cuatro horas, te van a durar las antorchas tres milenios y medio por la parte de los forrogüevers. Por no mencionar, que de repente encuentran la salida del garito empujando un morrillo tamaño DIN A4 que da directamente a una calle petada de gente con turbante. ¡HABER ENTRAO POR AHÍ DIRECTAMENTE, IMBÉCIL! ¡QUÉ GANAS DE COMPLICARSE LA VIDA!

Yo, con esos guiones de mierda llenos de inconsistencias, no puedo. Por lo menos mete ahí magos, mierdas de brujería, a Franco, a la oposición, o algo hombre. Que eso lo explica todo. Mucho me ofende esa desidia y esa dejadez.

Quiero unirme a la lista de reservas Te avisaremos tan pronto como el libro esté a la venta (primeros de 2022). Por favor, escribe una dirección de correo electrónico válida.