-¡Albricias, madre! ¡Qué venturoso día, padre! ¡Apenas puedo contener la emoción! ¡Cuán agradecido me hallo por la deferencia que han tenido ustedes para conmigo al traerme a este mercado tan vasto y bien abastecido! ¡Vean qué variedad de adminículos! ¡Cuán abundantes abarrotes y ultramarinos! ¡Qué ingente cantidad de mercaderías!

-¡Amos, no me jodas Carmen! Este niño no es hijo mío. ¡Que tú me la has pegao con el butanero, lo sabe hasta el papa de Roma!

-¡Deja en paz a Genarito, Paco! Ya sabes que le encanta venir al Carreful ¡Y no nombres al Santo Padre sin haber necesidad! ¡Ni a Genaro el butanero, que Dios lo tenga en su gloria!

-¡Cómpreme unas abarcas, madre! Que está por venir la temporada de lluvias, y será menester contar con unas por no andar con los pies encharcados por esos mundos de Dios. ¡San Andrés nos ampare y nos libre de semejante penuria!

-¡La mierda’l niño! Yo me viá jasé el jarakiri aquí mismo ¿Ánde queda la sección de cuchillería y alfanjes en general?

-¡Paco, no empieces! Deja al niño que se esparza por el centro comercial…

-¡LOS SESOS ME VIÁ ESPARCIR! ¡CAGUN DIOLA! ¿ÁNDE QUEDA LA SECCIÓN DE TRABUCOS? ¡SAN GUINARIO, FUSÍLAME YA!

-¡No se altere, padre! Que luego le da el tantarantán y el apechusque. ¡Madre! ¡Adquiera una frasca de Agua del Carmen en la botica! ¡Y unas cataplasmas de romero! Mala cosa habrá de ser si con unas friegas de aceite de enebro no se le aplacan los malos humores a padre…

-¡Igualico que el cabrón de Genaro el butanero! ¡Si hasta lleva la riñonera pa guardar los cuartos y to! ¡MÍRALO! ¡MECAGON SU PADRE!

-Dígame, madre ¿Cree usted que aquí expenderán labores de cestería, yugos, y frazadas de lana merina?

-¡NO PODÍA QUERER UNA PLESTEICHON, UN ESMARFÓN O UN PIRSING EN EL CIMBEL COMO UN NIÑO NORMAL, NO! ¡LA MADRE QUE LO PARIÓ!

-¡Paco, deja en paz a Genarín!

-¡Padre, deme cuatro reales para ir al alfarero a adquirir una cantaruela para ir a la fuente!

-No me atropellará un trolebús pa acabar con esta tortura, no…

-Dígame, padre: ¿No es cierto que Don Genaro el butanero falleció al ser arrollado por uno de esos trolebuses que dice usted?

-Sí, hijo, sí. Menudo suertudo era er hioputa…

FIN

Quiero unirme a la lista de reservas Te avisaremos tan pronto como el libro esté a la venta (primeros de 2022). Por favor, escribe una dirección de correo electrónico válida.