No tengo pruebas (Sí. Sí que las tengo) pero tampoco dudas, de la existencia de ciertos perfiles en redes sociales que se repiten con una frecuencia lo bastante importante como para conformar categorías científicas. Ya quisiéramos que RENFE tuviera la mitad de frecuencias, oigan. Ya aviso que no están todas las que son, y que incluso hay quien pertenece a varias de ellas a la vez. De momento, ahí dejo diez, once o por ahí:

-El mirandas: no escribe na NUNCA, así lo maten. Pero estar, está. De vez en cuando hay que mandar a alguien a la puerta de su casa para comprobar si están bien o ya se los está comiendo la iguana. En su perfil tienen una publicación de 2010 de un sorteo que había de dos sacos de Piensos Biona. Y eso es todo.

-La “asina sería yo si fuera o fuese guapa”: selfies sin tiento ni medida a todas horas. No apto para la salud de la persona humana. Generalmente solo obtienen reacciones de señores inquietantes, alguno de este continente y la mayoría de otro distinto, pero todos ellos deben hacerlo con aviesas intenciones. Otra cosa no se entiende.

-El ultrademócrata: nadie es demócrata excepto él y alguno más que él diga. Un dictador tenía que venir pa poner orden y apiolar a todos los rojofachos que sobran. Pero lo que tarde en desbrozar na más. Luego ya no, que quedaría feo. Habría que convocar un referendum para elegir libremente al dictador, no vaya a ser que alguien ose decir que no hay verdadera democracia. Las opciones serían: “¡Por supuesto que sí!” y “!Hágale pues!”. Su modelo ideal de país es aquel donde impere la verdadera libertad de poder elegir libremente lo que a él le salga de los libertongos, que pa eso los tiene más gordos. Se insulta y vitupera a domicilio con gran ímpetu. Razón en portería.

-El turras aficionao a una cosa, y de esa cosa no se sale ni jarto setas alucinógenas: por ejemplo, llaves inglesas. Muchas llaves inglesas. Abiertas, cerradas, con puntillas, de colores, a la plancha, fritas… pero solo llaves inglesas. Odia a muerte cualquier otro tipo de llave. Sobre todo las llaves de Judo que, si por él fuera, las prohibía. La puerta de su casa se abre con llave inglesa. Pojclaro.

-El del júrgol everytime: todo lo que no sean orsays, esféricos, goles, chistes acerca del VAR, gundioses, estupor en La Condomina, gol de Juanito, patadón y garrola Arkonada, no existe. Cuando no hay liga comparte partidos de cuando las pelotas se hacían con vejigas de brontosaurio. Decirles amablemente que no te gusta el júrgol y que dejen de pedirte que le des me gusta a su página “Júrgol is mai pashion ol de dei” es como decirle a un señor muy comprometido con su fe que eres ateo. Te la juegas muchísimo.

-La que habla ella sola pa sí misma comentando -o eso creemos- lo que está viendo en la tele en ese momento. Pero como lo hace sin contexto ni referencia alguna, uno se queda picueto tratando de adivinar de qué va la cosa. Sus post son del estilo: “¡AJAAAAAAAH! LLA SAVIA LLO KE LO TULLO HERA TO KUENTO, ORHEHAVIÉ” , “PO NO BIENE HAORA CONKE KIERE A LOSIJOS ¡LAGARTA! ¡VIEN KE ALUEGO TE VA DE BACACIONE A OTELE DE MURSIA A TO TRAPO DE ESO DE COMÉ SANJACOVO TO LO KE TE SE ANTOGE!” Por lo general, solo obtienen reacciones como “me asombra” y comentarios como “¿Tú te alcuentrah bien, Maricarmen? ¿ta dao un irtus? ¿Llamamoh ar SAMUS o argo pa que te manden una ambulansia? ¿Te ha entrao un comando terrorihta en la casa o argo? ¿llamamoh a lo onvre de Jarrelson?”

-“La indirectitas”: todo lo que pone son indirectas, pero claramente dirigidas a alguien con quien sanfadao muy fuerte: “A ti que sé yo que estás leyendo esto, ¡guarra! Que sepas que sé eso que crees tú que no sé, que no es que me moleste ni na, ni soy rencorosa pero te vas a enterar de quién soy yo ¡JAJAJAJAJAJAJAJAJA! ¡¡¡TE VAS A CAGAR, BONITA!!!”. Es muy estresante porque nunca sabes si serás tú el que sabe eso que ella dice que también sabe o qué sé yo y te vas a cagar por ello.

-El que tiene 89 perfiles y todos ellos son amigos tuyos. Por alguna razón. Por lo que sea. Por lo que fuere. ¿Por qué? Tengo la teoría de que es que se les va olvidando la contraseña, y van abriéndose cuentas nuevas. En el mundo real sería el que cuando pierde las llaves de casa, se va comprando otra por ahorrarse el cerrajero. Así empezó su fortuna un primo segundo de Rockefeller. A su muerte había acumulado un patrimonio inmobiliario de 800 inmuebles. Pero todos ellos embargaos por no pagar la comunidad, menos el último. Acababa de perder las llaves y no le había dao tiempo a más.

Los más inquietantes son los que usan los 89 perfiles, porque eso quiere decir que no se les ha olvidao la contraseña, y además tampoco ocultan que usan 89 perfiles. Algo traman. Muy oscuro. Mal rollito. Tengo miedo.

-El de los conocimientos incognoscibles e insondables: escribe y escribe, pero no se le entiende una mierda de lo que dice. No está claro si son filósofos nivel lo más plus, practican una poesía que dejaría picueto al mismísimo Góngora, o simplemente no se han tomao la medicación. O nos están vacilando a todos, que también podría ser. Errejón hizo algunos intentos como aquel del núcleo irradiador que no sé qué coño le pasaba. Pero luego ya se dedicó a sus asuntos. Este tipo de usuario, escribe cosas como “El fin, en ningún caso puede justificar los medios, en tanto categoría que no ha de ser tomada ad pedem litteræ. Porque, como bien decía Karl Obermeiermauer en la primera versión de Das ist eine grössen Kagaten, “eine merden und oder merden, zwei merden”. Esto, como contestación a una noticia de La Nueva España que habla de una startup establecida en Colunga, orientada a cosas de esas que les molan a los millenials. No te digo na, y lo digo to.

-El conspiranoico perdío: clama a los cuatro vientos que los de la mayonesa Musa tienen un plan para dominar el mundo, y han empezao experimentando con una pequeña parte de la población de Moratalaz. Las pruebas irrefutables del contubernio, en el que también están implicados los militares, dos obispos y los de los Grefusitos, están en que si lees al revés la etiqueta de la mayonesa Musa, dice: “asuM asenoyaM. areven al ne esevrésnoc otreiba zev anU”. Que en dialecto arakanawa quiere decir: “Mayonesa Musa. Una vez abierto, consérvese en la nevera”.

Esto es el acabose. No os molestéis en fabricar hielo, que no nos va a hacer falta.

-El timador vago: se suele llamar José María Mihail Yonlenon Smith Ndongo. A él el nombre pa timar hispanohablantes le suena bien, y punto. Pero de foto de perfil tiene a una señora de mediana edad con pinta de señorita Rottenmeyer sentada en una mesa con una calculadora, un cuaderno y un lápiz chupao. La siguiente foto es de una modelo de Europa del este turgentísima sentada en el capó de un Lada Niva con la aleta abollá. La siguiente es de un ciudadano subsahariano en chanclas sentao en un bidón a la puerta de un locutorio de Kinshasa. Nada puede salir mal.

-El que no fornica ni pagando en Bitcoins y dejando el cambio de propina: le va metiendo ficha a toda bicha viviente que a él le parezca mínimamente follabile ma non troppo. Según les pide amistad a las señoras ya les ha mandao cuatro mensajes. Tres pidiéndoles de f*llar, y uno con una foto suya tocado con una gorra de las primeras que regalaba la Caja Rural, y con la chorra por fuera de los pantalones de tergal. Acompañada del texto: “to esto pue ser tuyo ¡moza!”. Nota: el “to esto” no incluye la gorra original de la Caja Rural. Estas cosas siempre tienen truco.

Le mete ficha hasta a José María Mihail Yonlenon Smith Ndongo, que procede a bloquearle de inmediato totalmente aterrorizado.

-La que, así a ojo, tiene años cotizaos como pa cortar la autovía Irún-Porriño en ambos sentidos y que la Meretérita eche la tarde pa dejar la vía expedita. Pero por lo que pone en Facebook, se deduce que no tiene edad ni pa hacer la comunión. Ni por lo civil ni por lo militar. “Ponme cuatro cosas bonitas acerca de mí” ¡HOSTIA! ¿TANTAS? No tiene tanta inventiva ni Agatacristi. “Otra vez esidoengañifada por el amor. ¡Qué decepción!” ¡Coño, pues normal! ¡Pon cosas de tu edad, y no te va a abandonar hasta el tío que no fornica ni pagando con Bitcoins y dejando el cambio de propina! Hay constancia de estafadores de esos que se hacen pasar por marines y te piden perras pa poder salir de Kabul, donde se han quedao atoraos por haber perdido el último Alsa Kabul-Limanes, que han abandonao a la estafada. Porque hasta la estafa tiene unos límites de sacrificio personal. José María Mihail Yonlenon Smith Ndongo, JAMÁS le entraría a este tipo de perfil porque vaya pereza…

Hay más, pero se me ha terminado el folio.

Quiero unirme a la lista de reservas Te avisaremos tan pronto como el libro esté a la venta (primeros de 2022). Por favor, escribe una dirección de correo electrónico válida.