Como cada año a primeros de agosto, cuando me acuerdo, quiero lanzar desde aquí algunas recomendaciones básicas para los amigos que visitan esta nuestra hermosa tierra asturiana. Porque hay unas cuantas cosas elementales que aunque ya se dan por sabidas para cualquiera que venga mínimamente informao, nunca está de más repetir.

EL TEMA COMER Y BEBER: RUDIMENTOS BÁSICOS

La sidra no se bebe a sorbitos, ni a nada que termine en “ito”. Es importante saber que si se te ocurre decir en público que te vas a tomar un “culito” de sidra, es muy probable que recibas miradas de reprobación y/o desagrado. Si te lo tomas a sorbitos, hay una ley no escrita que permite la agresión física moderada, pero de buen rollo. Si repartes el culín (o culete) entre la gente que te acompaña y cada uno le da “un buchito”, la Guardia Civil no está obligada a intervenir cuando te cojan y procedan a tirarte al bardial más próximo. Ye un culín, no un porro. Aquí no se toma a buchitos ni un botellín de lava del Monte del Destino. Si acaso, se permite tomalo a sorbinos mientras profieres exabruptos como “su p*ta madre, esto ta que fierve”. Esto es porque aquí los exabruptos -o cagamentos- se emplean a modo de analgésico y/o frases motivacionales

Ejemplo: aquí, si alguna tarea resulta compleja o directamente imposible, el cagamento siempre es la solución:

-¡Cagon mi p*ta madre, dígote yo que la p*ta rueda los cojones entra, y entra!

-Manolo, nun seas burru, que tas poniendo-y la rueda’l trator al 127

-¡Calla coño! ¡Qué sabrás tú de mecánica! ¡TRAE EL SERRUCHU, LA CINTA AISLANTE Y LA PARAFUSA! ¡CAGON MI MADRE!

Pero el caso es que a buchitos no se puede tomar nada ni de coña.

Ojo si cuando van tirate al bardial tienes la osadía de decir “por favor, amables lugareños, no me arrojen entre esos frondosos matorrales”, porque te van a arrojar igual debido a que aquí el diccionario de la RAE no trae ni “frondoso” ni “matorral”. Ese concepto aquí se expresa mediante la frase “bien que pagamos perres al ayuntamientu, pero equí nun vien desbrozar esti putu bardial ni Dios”.

Resumiendo: aquí lo único que termina en “ito” ye el mirador del Fito y cuatro cosas más. Cómo será la cosa con el sufijo “ito”, que aquí al bisulfito potásico lo llamamos “bisulfitín” o “bisulfitucu” pa que no nos peguen por faltosos.

De todos modos, si tienes la mala fortuna de que alguien entienda lo de los frondosos matorrales, es fácil que vayas directo al bardial igualmente pero con un par de hosties de regalo totalmente gratuitas. Por carapijo.

No digas “he comido unas fabes” ni “qué ricas que estaban estas fabadas”, ni mierdas por el estilo.

EXPRESIONES CORRECTAS: les fabes, las fabas, una fabadona de la virgen, acabo meteme una fabadona que van tener que llevame na UVI móvil, etc.

MAL: las fabes, les fabas

PENALTI Y EXPULSIÓN PORQUE LA PENA CAPITAL ESTÁ PROHIBIDA: “nos hemos comido unas judías blancas a la asturiana” “¡Qué ricas estaban estas alubias con guarnición de diversos derivados del porcino!”

HECATOMBE ATÓMICA: “¡Qué ricas estaban estas alubias con guarnición de diversos derivados del porcino!, ¡tomémonos unos buchitos de sidra!”

Los menús del día “para compartir” NO EXISTEN ¿PERO TÚ DÓNDE PIENSAS QUE VINISTE? ¿A TELETABILANDIA? ¿A LA GRANJA DE BARRIGUITAS? Una persona -> un menú (como mínimo). Si te paez mucha comida, pide medio menú en los restaurantes que lo toleren, o que te metan lo que sobre del menú de persona normal en una tarreña pa llevar pa casa, que ahora nos hicimos súper tolerantes y aceptamos dicha práctica. Nos costó, pero la aceptamos.

EL MEDIO NATURAL: CONOCIMIENTOS MÍNIMOS PA PASAR LA TARDE

RECUERDA: aquí no hay bosque. Hay monte, y acabose la discusión. Otra cosa no, pero monte pa dar zapatilla tenemos a maza. Si vas caminando por el monte haciendo el pijo con tu conjunto de Coronel Tapioca, y crees que alguien te puede oír, no digas jamás “¡mira, en este bosque han cultivado matorrales que dan ricas bayas silvestres!”. Vamos a ver: VAMOS A VER ¡¡¡PERO VAMOS A VER!!!

Punto primero: pa empezar, nadie se dedica a sembrar bardiales en el monte porque eso es como fregar el río, limpiar el jabón con jabón o peinar las pelotas de pádel con raya al medio. Los bardiales aquí, de toda la vida, salen ellos solos en cualquier superficie imaginable sin prestarles la menor atención. Da igual que sean los arcenes de una comarcal, el bordillo la acera, un sobaco poco transitado, o el HUCA antiguo. Deja un Toyota Prius aparcao más de quince días en el mismo sitio, y le salen bardiales hasta en el GPS. Los asturianos expresamos este concepto con la frase “Si los bardiales valieren perres, ya veríes como el ayuntamientu desbrozaba hasta los tapacubos de los Toyota Prius”.

Punto segundo: ¿NO DIJE ANTES QUE AQUÍ LO QUE HAY SON BARDIALES, HO? ¿QUÉ “MATORRALES” NI QUÉ MI MADRE? ¿YO PA QUIÉN HABLO?

Punto tercero: ¿”ricas bayas silvestres”? ¡¡Tú tas pidiendo a gritos que te abofeteen!! ¡AQUÍ HAY MORAS, MIRUÉNDANOS, ARÁNDANOS, GROSELLAS Y LA DE MI MADRE! Para “ricas bayas silvestres” tendrás que ir a Unicornilandia, a la Casa de la Pradera, o al bosque de los Teletabis. Consejo: no comas nada que tenga pinta de “rica baya silvestre” salvo que vayas con una persona mayor y competente. Si estás en la granja de Pin y Pon, tampoco. Las ricas bayas silvestres de Pin y Pon son de poliprolipeno y se digieren (o digiesen) mal. Hazme caso, que lo más parecido que viste a unas ricas bayas silvestres ye la foto del yogur ese de color violeta.

Si vas a la playa: eso peludo que ves disperso por el arenal no son osos. Son personas con depilación asintomática. Mira a ver, no vayas a llevar una hostia de Tinín o de Mary por querer hacete un selfie con la fauna local en plan mongolo. Tas en Bañugues, no en el Safari de Pocoyó.

Si yendo por el campo ves que hay un somier, NO LO TRASPASES. SE TRATA DE UNA FINCA PRIVADA. En el norte peninsular estamos comprometidos con el reciclaje de verdad. Le damos uso al somier 20 o 30 años y cuando ya está dao de sí que al machihembrar se raya el parqué, se convierte automáticamente en portilla para cerramiento de finca rústica. Son nuestras costumbres y hay que respetarlas.

Muy importante: no-y preguntes a ninguna paisana asturiana de cuántos meses está, no sea que te arrastre polos pelos. Avisaos quedáis. Aquí tenemos menos natalidad que en el barco pirata de Famobil, así que ye muy difícil que aciertes. A ver si usamos un poco la cabeza.

Otro día pongo más cosas, que pa una vez va a ser demasiao. En caso de duda, consulta a tu asturianólogo de cabecera.

Quiero unirme a la lista de reservas Te avisaremos tan pronto como el libro esté a la venta (primeros de 2022). Por favor, escribe una dirección de correo electrónico válida.