Querido Marsuquerberj:

Espero que al recibo de la presente te alcuentres bien. Pero me da a mí que no.

Ya sé yo que debes andar más liao que el que le hace a Papá Noel la planificación pa entrar a las casas que no tienen chimenea. Porque entrar con la barriga, el gorro y el saco de Nancys activistas y Quimicefas edición «Mi primer laboratorio de barbitúricos» por el conducto de ventilación del váter de un bloque de barriada periférica postindustrial decadente de las afueras de Moldavia, tié que ser una cosa que no está pagada. (Botellas de oxígeno Gutiérrez e Hijos S.L. patrocina esta frase larguísima).

Imagino que entre lo del Instagrán, el Güasa y esto, debe ser mucha faena pa un chaval tan tirillas, y encima con el Efebeí, la Agensia Sentral Dinteligensia, los Pagüer Ranyers, los lobbies de poder, los Hombres de Jarrelson y otros colectivos de ofendidos ahí presionando tol día, la cosa tiene que estar muy mala. Pero a lo que iba:

¿Tú has tocao algo del algoritmo? ¿No habrás apretao algún botón del cuadro eléctrico de Feisbuk inadvertidamente y ensin darte cuen? Lo digo porque últimamente me salen cosas como muy inquietantes. O sea, más entavía de lo normal. Me parece fatalamente que tras todos estos años de registrarme la faltriquera, el cajón de los medicamentos y de mirar lo que llevo en el selular, no sepas lo que me mola y lo que no ¿EN QUÉ NOS HEMOS CONVERTIDO? ¿EN UN MATRIMONIO? ¡YO CONFIABA EN TI, MARSUQUERBERJ!

Esta mañana, asín de seguido y por lo que fuere, se te ha cantao por el entrepato que seguramente me molaría y sería para mí de gran interés ver estos horrores:

-Videoclises de personas bailando consigo mismas por alguna circunstancia que no logro descifrar.

-Señor inquietante con pinta de llamarse José Francisco Putaderas Simago, vestido de moderno de la Yugoslavia de los años 70, que le felicita el cumpleaños a Concha Velasco. Por alguna razón que no alcanzo a entender.

-Persona con serios problemas mentales que sube una foto con sus amigos con serios problemas mentales y a uno de los seres que sale se le escapa una molla, no sé si por ser corta la camiseta, por no llevarla bien arremetida por dentro del pantalón y la bragafaja, o por elección personal. #EsosAnsiolíticosGüenos#TerapiaSinHacer#MeSeHorripilanlosPelos

-Persona que ya de buena mañana pone treintayocho post de cosas de autoayuda y positividad a tope, que dan ganas de subirse a una azotea con la ejcopeta de asalto a abatir gente en patinete y comerciales que van por las tiendas de ultramarinos y numismática a ofrecer criptomonedas antiguas de coleccionista. ¡A ESTA HAY QUE MANDARLE AL EFEBEÍ, QUE ESTÁ METIDA EN ASUNTOS DE DROGAS, FIJO! @Polisía, @Efebeí, @Meretérita, @TenienteColombo, @Callofduty, @Termineitor @Pakirrín

-Cantante modelo, actriz e influencer inquietante que nadie sabe lo que canta, modela, actúa y/o influencia exactamente, pero es inasequible al desaliento y a que nadie le dé un like o algo. Hay que vigilarla, porque tiene que estar relacionada de algún modo con la de las frases positivas de mierda. @ServicioSecreto @Yeinsbón @Perrimanso @JoseLuisRodriguezElPuma

-Y luego ya, lo más sórdido de todo: Leticia Sabater ha sacao otro villancico satánico de los suyos. Ya verás cuando lo ejcuche Satán. Se va a poner de una hostia que cuando empiece a repartir no va a haber dermovagisil pa tanta gente rascando.

En esta ocasión, Leti nos trae un temazo navideño lleno de metáforas sublimes, referencias sutiles, y una intertextualidad cuyo disfrute está reservado exclusivamente a las mentes más cultivadas y leídas de la galaxia. El tema versa acerca del empeño y/o compulsión por parte de Leti para que papá Noel le meta la manguera y le llene el tanke pa que le arranque. Una fantasía llena de luz y color en la que solo falta para completar el Hall of Fame del putísimo horror, que salga el señor inquietante con pinta de llamarse José Francisco Putaderas Simago, vestido de moderno de la Yugoslavia de los años 70. Bailando consigo mismo un dueto de Concha Velasco y Badbani mientras se come un bocata de Tigretón con ketchup. Hay quien cree ver en esta magna obra referencias a «Desatáscame el sumidero» «La pescadera, su marmitako, y otras cosas pal furaco», «Gasolina 95, por el orto te la bonifico», y otras creaciones magistrales del género degenerao.

A ver, Marsuquerberj ¿puedo llamarte «Suquer»? Harfavó y baja un poco el nivel de inquietabilidad y bizarrismo, que uno no está pa estos trotes. A mí dame mis raciones de mierda de la buena, pero con tiento y dosificación. Que soy persona de orden.

Enseriodeverdá te lo digo.

Recibe un cordial saludo de este tu amigo que te quiere, pero cada vez menos porque ya no me tratas como antes:

Isma

Quiero unirme a la lista de reservas Te avisaremos tan pronto como el libro esté a la venta (primeros de 2022). Por favor, escribe una dirección de correo electrónico válida.