El honorable Ansaldo Fagalde llevaba varios días triste, apagado, afligido, apesadumbrado y contrito. No como antes, que estaba triste, apagado, afligido, apesadumbrado, pero por lo menos sintrito. 2020, efectivigüonder, estaba resultando un año bien remamahuevero y cabronsón. Un año en el que montar un circo era un problema muy gordo, pero no por la posibilidad de que te crecieran los enanos o la mujer barbuda contrajera o contrajese una súbita alopecia facial -que dicho sea de paso generaría una dicotomía muy tocha, porque lo que iba a ganar la mujer en fermosura y normalización estética opresora, lo iba a perder en forma de ERTE o incluso de ERE. Que es una cosa más jodida si cabe que ver tu estética pilosa sometida al yugo de la normalización estética opresora y de las JONS. Y para demostrar que esto es verdad, se lo vamos a preguntar al papa:

-Santo Padre ¿Cree usted que un ERTE o incluso un ERE es una cosa más jodida si cabe que ver la estética pilosa de la artista antes conocida como «La mujer barbuda» y ahora conocida como «La mujer lampiña normooprimida» sometida al yugo de la normalización estética opresora y de las JONS?

-¡Mirá, pelotudo! ¡Andate a la remierda y dejá de romper lah boooooolas! ¿Cómo carajo entrahte acá? ¿Vos pensás que podés entrar en el Vaticano cuando se te cante por el ortoo preguntado pendejadaaaas? De mañana no paaasa ¿Eh? ¡Cambio las cerraduras y acá no entra ni San Peeeedro!

-Bueno, pero en referencia a la pregunta, ¿Es peor un ERTE o la lampiñez sobrevenida y la subsecuente normalización estética opresora?

-¡Y SHO QUÉ MIERDA SÉ! ¡DEJAME ACABAR EL COLACAO CON GASHEEEETAS! PERO ¿ADÓNDE CARAJO ANDA LA GUARDIA SUIZA DE MIERDA CUANDO HASE FAAAAAALTA?

Y resuelto este tema por una voz autorizada e infalible, centrémonos en el asunto.

El problema era que el año 2020 venía en forma de circo de siete pistas en sí mismo con el que no podías competir con el primer circo de mierda que pillaras en el Aliexpress. Ahí ya había que subir la apuesta a invasión extraterrestre de babosas urticantes que se meten por los orificios y te van envenenando de a poco convirtiéndote en zombi. Como comer risketos en ropa interior tirao en el sofá mientras opinas en redes sociales, pero todo mucho más desagradable y fulminante.

Y hablando de mierdas, las cuitas y miserias del honorable Ansaldo Fagalde venían justamente por el deficiente tránsito intestinal que aquejaba sus tuberías intestinales por las que el tránsito intestinal, mayormente, no transitaba nada.

Ansaldo no podía expulsar sus demonios internos desde al menos dos fases lunares atrás. Que si ya es jodidillo no expulsar desde una fase lunar atrás, no hacerlo desde dos ya es una cosa muy notable. Al menos de 8 en la escala Richter de las putadas y el no cagar.

Ansaldo trataba de convencerse a sí mismo de que si la especie humana había sido capaz de inventar el Avecrem, los Phoskitos y el Walkman, con toda seguridad habría inventado alguna pócima para desatascar los fantasmas de modo que, al fin, el moñeco se dignara a asomar el hocico por la portilla desbloqueando la situación política intestinal. Que no deja de ser un curioso paralelismo. Normal en un año de mierda, por otra parte.

Pero su innato carácter flemático y su impecable disciplina y

natural elegancia, dificultaban el doloroso e inevitable trance de establecer comunicación con el boticario al que debía solicitarle la poción liberadora (Para los que comen risketos en el sofá, en gayumbos y vestidos con una camiseta de Piensos Biona mientras dan soluciones a todos los problemas del mundo comentando noticias en el Feisbuk: que a Ansaldo le daba corte pedirle al farmacéutico algo pa cagar).

Ansaldo, cuando ya la cosa tomaba proporciones de Alien a punto de salirle a presión por las trompas de Eustaquio, el ombligo y todos los orificios a excepción del orto, se armó de valor y se presentó en la botica de guardia más próxima. Mayormente porque no se veía capaz de llegar hasta la segunda botica de guardia más próxima sin reventar y decorar de gotelé la vía pública tontamente. Como si no fuera ya bastante con el sarscovdos.

Enfiló la calle, y observó con gozo que los dioses estaban de su parte: no había cola en la botica. Pero no había contado con que, al ser domingo a las 22:37 horas, la comunicación con el boticario había de hacerse desde la vía pública y a través de un interfono de los chinos. Se conoce que era un boticario muy rácano a la hora de comprar interfonos de botica.

-Buenas noches. Verá usted: me veo en un embarazoso aprieto y requiero de algún producto que pueda zanjar el asunto. Ya sabe. Porque claro, yo antes podía, incluso a diario, pero ahora ya no puedo y…

-O sea, que GRHXHKDFRTTTT… PIIIIIIIP… CRRRRRRRRRRRR… se le levanta el pajarito ¿Eh? ¡jajajaja GRHXHKDFRTTTT… PIIIIIIIP… CRRRRRRRRRRRR…

-¿Oiga? No, que es que me parece que el interfono de la botica no funciona bien y…

-GRHXHKDFRTTTT… PIIIIIIIP… CRRRRRRRRRRRR… le pasa a cualquiera, hombre! A ver, a mí no pero a usted, que tiene cara de pichafloj…GRHXHKDFRTTTT… PIIIIIIIP… CRRRRRRRRRRRR…

-¡No, no! Usted no me ha entendido. Se conoce que hay interferencias en el inferto… interflo… intlertlo.. ¡En el telefonillo! Verá, el problema es que hace ya dos fases lunares que no hago de cuerpo y…

-¡Hable más alto, pichafloja! ¡Que se conoce que no va bien el telefonill…GRHXHKDFRTTTT… PIIIIIIIP… CRRRRRRRRRRRR…

-QUE DIGO QUE HACE YA DOS FASES LUNARES QUE NO OBRO DE VIENTRE COMO ES DEBIDO. QUE HAY UN PROBLEMA DE MOVILIDAD EN LO QUE ES EL ASUNTO INTESTINAL Y…

Fue entonces cuando Ansaldo escuchó con horror aquellas voces que resonaban a sus espaldas, claras y nítidas como las aguas de un arroyuelo alpino. Prístinas. Perfectamente inteligibles. Que se escuchaban que aquello parecía el Espotifai Plus Ultrasound. Como si no procedieran del altavoz patatero de un telefonillo low cost de botica:

-¡Ay, pobre, además de pichafloja estreñido! ¿Lo has grabao, Federico?

-¡Vaya! ¡Y lo he subío al Feisbur, a Tuíster y a Instagrás! 350 megustas tiene ya…

-Pues yo conozco a uno que se murió a la misma vez por no cagar y porque no le piaba el canario. Que ya hay que ser pringao…

-¡Huy! ¡Ha habío cienes y cienes de casos! Eso es por el 5G, que te deja el ciruelo paso con el consiguiente problema de atasco del tránsito por falta de ciruelo, que como todo el mundo sabe es buenísimo pa’l estreñimiento

-¡Pobre hombre! ¡Estreñío y encima quedando fatalamente en el catre! ¡Más le valiera de morise, fíjate lo que te digo!

Ansaldo comprobó con horror que tras él se había conformado una fila de más de 32 personas que se saltaban el toque de queda haciendo como que iban a la botica. Por joder y por entretenerse en algo. Esto es España y es lo que hacemos mayormente cuando no nos despellejamos y no están las tascas abiertas como Dios manda.

-GRHXHKDFRTTTT… PIIIIIIIP… CRRRRRRRRRRRR… onces le pongo unas pastillas pa la falta de trempe, o no? GRHXHKDFRTTTT… PIIIIIIIP… CRRRRRRRRRRRR…

-¡Boticario! ¡Calla, que no tienes ni puta idea! Caballero, hágame caso. Coja usted un puñao de unto de gallina ponedora y se lo arremete por el ano, empujando si fuere menester, de tal modo que aquello se quede bien impregnao y haga lo suyo. Aluego ponga el ojete al baño María Carey en el bidé un par de horas mientras escucha a Camilo Sesto, o lo que le mole. ¡Va a cagar como un emperador! ¡Garantizao!

-El pobre muchacho tiene cara como de mustio ¿No?

-¡¡Fuá!! ¡Ya te digo! Pero claro, es normal que en no teniendo presencia de ciruelo tenga estreñimiento

-Claro, porque los ciruelos son buenísimos pa’l estreñimiento

-¡Buf! ¡Eso es ciruelo de santo! ¡Jajajajaja!

-Mary, no malmetas que bastante tiene ya el hombre con lo suyo…

-GRHXHKDFRTTTT… PIIIIIIIP… CRRRRRRRRRRRR… aballero, que no tengo to’l día! ¿No ve la cola que me está armando usté en la botic…GRHXHKDFRTTTT… PIIIIIIIP… CRRRRRRRRRRRR…

-Pero ¿Al final ha cagao el muchacho o no?

-¡Fulgencio! ¡No te traigo más conmigo a la botica a saltarnos el toque de queda haciendo como que vamos a la botica! ¡Que siempre pierdes el hilo y no estás a lo que estás!

-Y Franco ¿Qué opina d’esto?

Y así fue como, a causa de la pertinaz miserabilia de un boticario reacio a invertir en dispositivos de comunicación de calidad, el honorable Ansaldo Fagalde perdió todo atisbo de honorabilidad, y en adelante pasó a ser, lisa y llanamente, Ansaldo Fagalde.

Cuentan las crónicas que tuvo que emigrar a otro país dejándolo todo atrás excepto el atasco, que pasó la aduana con él a pesar del recelo del agente encargado de los rayos X, pero con una valiosa lección aprendida:

«Nunca digas que las cosas ya no pueden ir a peor, ni este cura no es mi padre, ni que dos fases lunares enteras sin soltar el moñeco es una cosa que no se puede superar, porque sí que se puede».

Seis lunas, seis, tuvieron que transcurrir para que Ansaldo hallara al fin el merecido descanso y el tránsito volviera a su natural devenir con puntualidad prusiana.

Puto 2020. Putos telefonillos low cost de botica…

Quiero unirme a la lista de reservas Te avisaremos tan pronto como el producto esté disponible de nuevo. Por favor, escribe una dirección de correo electrónico válida.