Jo, Tiffany Doang me ha pedido amigamiento en feisbuk. Creo que lo voy a aceptar porque dice que es caliento y tiene pornochats y quiere pasar rato mocho bueno con yo. Qué susto. Creí que había perdido la cosa sepsi porque últimamente sólo me salían señoras con nombre francés raro, rollo «Dominique Tejodan» o «Carla Mbndonga», que de foto de perfil parecían señoras de gafas con estreñimiento, pero luego siempre tenían fotos de un señor de color. De color negro. Y cuando aceptabas la amistad, te ofrecían un préstamo. Sólo me querían por mi no dinero.

Pero con Tiffany es diferente porque lo que quiere es mi cuerpo. No sé para qué todavía, pero lo quiere.

Es un buen día, cáspita!


Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico