Una ventaja muy buena es que se pueden variar las muletillas de uso cotidiano. Cuando te preguntan: «¿Qué tal?», nada de: «¡Psé! Tirando…», «Ahí vamos», ni ese tipo de mierdas que están más vistas que el meme que te han mandao 1.000.000.000 de veces, y eso sin incluir el IVA.

Ahora, un «¿Qué tal todo?» se puede resolver muy guapamente con un: «¡Psé! Aquí, confinao…».

Y eso que te llevas, oyes.

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico

Este sitio web utiliza cookies, y por tanto si continúas en él, das consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, y bla, bla, bla.. . Pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies