Digo yo, y conste que soy consciente de que es sólo una opinión personal, probablemente cargada de mis propios prejuicios y miserias:

Una de las cosas buenas de todo esto, es que cada cual tiene la oportunidad de decidir qué es lo quiere aportar, dentro de sus posibilidades.

Otra, es que también tiene la libertad de decidir si eso que aporta sirve para buen fin, o no. Si sirve para dar calma o para crispar. Para unir o para separar. Si tiene la razonable seguridad de que eso que aporta es mínimamente bueno y por tanto, al menos, con algo de utilidad para el resto.

Si eso que de forma vociferante estás propagando sin saber si es cierto o no, tal vez con la mejor intención pero sin calcular las consecuencias nefastas que tiene, ni pararte a pensar que estás ayudando a difundir el pánico, el odio, el bulo, la confusión, la desesperanza o la madre que lo parió -por si no hubiera ya bastante- sirve para algún fin que no sea dar salida al miedo, la rabia o la ansiedad, perfectamente comprensibles por otra parte, que sientes. O a tus prejuicios, tu odio y tus pupitas personales que, no lo olvides, son tuyos y eres responsable de ellos. Tú, y nadie más.

Y si te ves incapaz de gestionarlos, en lugar de poner todo tu empeño en buscar y compartir sólo aquello que cuadre con tu visión, incluso sabiendo que es falso, o en escupir odio, busca ayuda en otra gente. Porque por aquí hay legiones de personas que están brindando su ayuda y sus conocimientos y experiencia, gratis. Él «ayúdate y ayudarás» de toda la vida, vaya. Porque hay muuuucha gente que trata de hacer «cosas» en lugar de vomitar bilis que, además, perjudica principalmente a quien la vomita. Cada cual elige.

Todo el mundo en mayor o menor medida tenemos miedo o inquietud, o incertidumbre. Y es momento, justo ahora, de darse cuenta de que el culo, o nos lo salvamos entre todos, o entonces sí que se puede ir todo a la mierda. Y luego no cabrán lamentaciones por la parte que a cada cual le toque. Que, no lo olvidemos, a todos nos toca hacer lo nuestro.

A quienes sólo pensáis en poner vuestro culo cómodamente a salvo, y además en muchos casos hacéis alarde público de ello, que sepáis que es imposible tener una actitud más errada y falta de visión, raciocinio y elemental humanidad. No se pueden invocar derechos cuando te pasas por el forro los de los demás en aras de una pretendida, y muy mal utilizada libertad, que sólo provoca dos cosas: retratarte ante el mundo en alta resolución, y joder al prójimo sin pararte a pensar que esto último -karma elemental- te va a venir de vuelta antes o después, y probablemente en todo el hocico.

Y claro que eso no quita para que una vez superado todo esto se depuren las responsabilidades que correspondan. Ni el hecho de tratar de actuar todos a una implica que se esté de acuerdo en cómo se está gestionando todo esto. No. Son cosas perfectamente compatibles.

Por eso, cada cual decide cómo y para qué hace las cosas. E incluso, tal vez, si no se ve capaz de aportar nada bueno, pueda pararse a reflexionar si no será mejor hacer un pequeño esfuerzo y, directamente, hacerle un favor a la comunidad -porque hay una realidad que, guste o no, es la que es: SOMOS una comunidad- y no aportar nada de nada aparte de poner a los demás, y por tanto a uno mismo, a salvo.

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico

Este sitio web utiliza cookies, y por tanto si continúas en él, das consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, y bla, bla, bla.. . Pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies