Hoy entre el júrgol y todas las cosas graves me dais mucho trabajo:


-Buenos días. Soy Iñaki y vengo a ingresar. ¿Dónde está mi jacuzzi?

-Firme aquí y saque todo lo que lleve en los bolsillos

-¿El Rolex que me regaló cari, también? ¿Y la llave del candao de la bici Rolex? ¿Y el Rolex de poner en hora el Rolex?

-Sí. la pulsera de Hello Kitty también. Y los cordones de los zapatos. Hala, pase a la cabina de exploración de cavidades y ya en lo que lo hayamos mirao le damos un manguerazo.

-Relájese usté Don Iñaki

-Vale. ¡Ommmmmmmm! ¡Súper ommmmmmmm….! ¿Incienso o algo tienen? Póngame una música así zen, por favor.

-No, eso no. Relaje lo que son los esfínteres y portañicas en general. Que le vamos a jasé una exploración rapidita.

-¿Pero qué… ¡OIGA, QUE ME SAQUE LOS DEDOS DE AHÍ! ¡Oy, qué cosquillas! ¡Y TIENE LAS MANOS FRÍAS! ¡TORTURADOR! ¡ESBIRRO!

-¿Y este fajo billetes en el recto?

-No me consta ¡ESTO ES UN ATROPELLITO! ¡QUE VENGA CARI!

-Bueno, pues requisao. Me deposite el monóculo en esta bandeja y se pone el uniforme de estar en la cárcel

-¡AY, UN CHÁNDAL! ¡Y NO ES DE MARCA NI NADA! ¡QUÉ HORROR!

-Pase a sus aposentos. ¿Quiere un vinito o una gaseosa?

-¿El colchón es un Lo Mónaco? La decoración no me gusta. Me la cambien. Una cosa como de más oropel. Así rollo contrabandista de armas Kazajo. ¿AGUA MINERAL DE MARCA BLANCA? ¡ESO JAMÁS! ¡QUE LLAMEN A MI CUÑAO, QUE ME ESTÁN VIOLENTANDO LOS DERECHOS HUMANOS!

-¡Iñakiiiiii! ¡Soy cari! Que yo me voy yendo que tengo el coche aparcadito en la zona azul de la cárcel. ¡Y no he puesto ticket!

-¡CARI NO ME DEJES!

-Hale, que es que no te oigo por culpa de que hay un cretino diciendo “Cari no me dejes” a gritos ¡Ay la chusma, cómo es! Llevas el puzzle de Bob Esponja en la mochi y te he cocinado unas galletas de chocolate de Príncipe de Bequelagüer envueltas en Albal. Pórtate bien y no les quites los juguetes a tus amiguitos… ¡OIGA, NO SE ATREVA A PONERME UNA MULTA DE LA ZONA AZUL DE LA CÁRCEL! ¿Usted sabe con quién está hablando?

-Sí señora

-Vaya por Dios. Qué fatalidad. ¿Tarjeta acepta para la multa? ¡Ay, pero si no es mi coche! ¡Qué tonta! jajajajaja Es el de mi marido. Bueno… ¿A qué espera para llamarme una calesa para que me recoja? Esto queda súper lejos ¿no? ¿Por qué hacen las cárceles tan lejos? ¿Usted es un plebeyo auténtico de pura raza? Nunca había visto uno así tan cerca ¡Qué mono! Aguli guli guli guliiiiii… ¡Elena, dale una propina al señor plebeyo! ¿Elena?

-¡Hola Criiiiis! ¡Mira cómo saludo desde la ventana! Esta sala de escape me gusta mucho!

-Disculpe, operario de la cárcel. ¿Ve aquella chica que saluda desde las rejas?

-Sí

-Pues es que es mi hermana,que no sé cómo se ha metido ahí ¡Ay, las doce y media ya! Me voy, que se le quema la comida a la mucama filipina. Ya otro día vengo a buscar a mi hermana

-¡CristiiiI! Hay un señor que me ofrece un caramelo ¿Tendrá droga?

-¡CARIIIII! ¡QUE NO ME DEJAN JUGAR A LA CONSOLA! Bueno. sí, pero son juegos que tengo repes ¡SÁCAME DE AQUÍIIIIII!

-Tía, de verdad, Qué familia, Yo no puedo más ¡LACAYO, MI CALESA! ¡Hop, hop! ¡Rapidito que no tengo todo el día! Bueno, voy a saludar a la muchedumbre con la mano así pa los laos sin mover la muñeca… ¡Adios plebeyooos! ¡Ay qué cuquis son! ¡Y qué desagradecidos!

 

 

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico

Leer más historias