1 Metes el esmarfón que desees renovar en el bolso de la chaquetina

2 Circulas por la autovía. En moto.

3 Te se sale del bolso desafiando todas las leyes de la física

4 Ha de ser cuando venga un coche o camión detrás

5 Ves el momento de la desintegración. Los retrovisores traen esa función de serie

6 Empiezas a sospechar que lo mismo la magnitud de la tragedia es importante.

7 Paras en el arcén y retrocedes andando los aproximadamente 1500 metros hasta donde crees que se masca la tragedia.

8 ¡Hostia! Pues sí que se masca. ¿ESO ERA MI TELÉNFANO?

9 Procedes a despegarlo del asfalto con espátula. La batería es eso que hay a 5 metros. No puedes hacer ná por ella. De la que vuelves pillas la tapa y la fundilla.

10 El resto de conductores se preguntan qué mierda hace por el arcén ese cretino con la chaqueta colgando del brazo, el casco puesto y unas cuantas carroñas en la mano

11 Te pones un poco cinta americana en el morro pa poder cerrar la boca y que se te quite la cara de asombro

12 Queda científicamente demostrao que el cristal protector pierde sus propiedades cuando es arrollado por un turismo a 120. Menudo timo

Y así es como se cambia de esmarfón. Por la tarde me llega

 

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico

Leer más historias