-¡Joseph! ¿Por qué te resistes al cambio? ¡Ya no me amas! ¡¿POR QUÉ?!!!

-Pero…

-¡Deja ya de jugar conmigo! ¡Si ya no sientes nada por mí, compórtate como un adulto y ten la valentía de decirme aquí y ahora que no puedes darme lo que te pido! ¡¡QUE ME LO DIGAS!!

-Creo que esto se nos está yendo de las manos y…

-¡Maldita sea, Joseph! ¡No hieras más mi alma atormentada! ¡¡¡¿POR QUÉ ME HACES ESTO?!!! ¿EH? ¡¡¡A VER!!!! ¡¡¡¡¡¿POR QUÉEEEEE?!!! ¡¡¡AIIIIIIIIIIIIIIIN!!!

-¡A ver, señora, que no le cambio el edredón! ¡Que huele a tigre y está lleno de lamparones y manchas de Nutella, y además el ticket es de “Confecciones Fernández” y del año 2010! ¡Y deje de llamarme Joseph ya!

-¡Joseph Luis! ¡No esperaba esto de tí! ¡Me has maltratado y humillado como nadie lo había hecho nunca! ¡No vuelvo más a Ikea! ¡Oh cielos, creo que me voy a desvanecer! ¡Al menos tráeme un perrito de esos de salchicha gorda con bien de cebolla y queschus!

(a punto de llorar)

-Voy a pedir la baja… ¡No puedo más!

-¡Huyamos juntos Joseph Luis! ¡Somos almas gemelas! Pero antes tráeme lo del perrito, vidina. Y un helao doble, que tengo hipoglucemia, que me lo noto yo, mi amor. Porque a mí cuando me da el apechusque me baja el azúcar y me da como linotipia… lipomitia… ¡¡¡QUE ME LO TRAIGAS YA, JODER!!! ¡Oh, creo que pierdo el sentido, y la percepción de mi propio ser se diluye mientras la consciencia me abandona a mi desdichada suerte en mala hora entretejida en algún rincón de mi alma doliente!… ¡¡¡¿ENTONCES ME CAMBIAS EL EDREDÓN O QUÉ?!!!

-¡NOOOOOOOO! ¡Acabaré con esto ahora mismo!

Afortunadamente, a pesar de sus reiterados intentos, Joseph Luis no consiguió hacerse el Harakiri con el set de perchas “Küelga” porque eso es una cosa de samurais y japoneses y él era de Sama, y porque no tuvo en cuenta que el apuñalamiento no está en la naturaleza de las perchas “Küelga”, que son de suyo pacíficas además de suecas…

FIN(KEA)

 

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico

Leer más historias