Y como hasta ahora entre unos y otros capítulos había un total de cinco, que es un número de muy mala rima y la gente me hacía bromas con “brinco” “ahínco” y “ornitorrinco”, voy a resolverlo expeditivamente con esta SEXTA entrega de Borja y Sandra Mary, que siguen en tierras pixuetas. Si no leíste las anteriores, pues mejor empiezas por el principio de la historia pulsando aquí: Capítulo 1

Yo que queréis que os diga, no tengo costumbre de escribir series así por capítulos y se me hace raro, así que esta cosa es lo que salió…


 

Día 13 (ero, ero, ero, ¡Seguimos en Cudillero!)

Sonso, tía, ¡¡¡#SúperCaca y #SúperMierda !!! Hemos ido al coche y resulta que he descubierto con horror que no me había acordado de meter en mi bolsa de supervivencia de Mr. Wonderful unos pantalones de repuesto. ¡¡¡Ayyyyyy, que me súper da algo!!!  ¡Toda manchada de verdín por detrás! ¿Tía, y ahora qué? #GlamourPeroDelDeOferta.Y los demás riéndose y haciendo bromas. El novio de Tere se ha puesto a hacer el mandril, hablando como un tal “Ruí de Lopera” y me está dando un latazo con no sé qué de sentir los colores del betisim-mo y que si “viva er Beti manque pierda” #NoMeVuelvoAPonerPantalonesBlancosNunquiMás .

Borja me ha dicho que por qué no me pongo su peto amarillo de Capitán Pescacuqui y me ha parecido súper mal. ¡Tía, qué mierda de solución! ¡Sabe de sobra que combina fatal con mi camiseta blanca de Moschino! #LookHuevoFrito #BobEsponja
#TíaNoleHabloMás #InsensibleDeMierda.

El novio de Tere, que ya me cae megafatal, propone como solución definitiva que vuelva a la rampa pero que esta vez baje de espaldas “pa igualar”  #SúperApocalipsis#AniquilaciónQueTeCagas #MegaDestrucciónTotal. Ainsss…Por lo menos he podido cambiarme las Vans de pesca por mis Manolos de trekking, que agarran mejor y son más fashion.

Al final, para tapar un poquito la culobandera del Real Betis Balompié, Borja me ha dejado su suéter rojo de Lacoste, y me lo he anudado a la cintura. Que sólo me faltaba un periódico enrollado y una boina roja para poder ir de titular a los Sanfermines cuquis . Borja muy jocosito va y me dice que con los pantalones blancos y verdes y el Lacoste rojo, si me ponen en un mástil parezco la bandera de Hungría #VaAVivirEnElSofáHastaNavidadTeLoJuro#VaATenerMenosRoceQueLosFlanders

La verdad es que en Cudillero es todo tan bonito que se me ha pasado un poquito el súper enfado. Entre el puerto y el pueblo hay como un paseo marítimo con una barandilla blanca, y mogollón de gaviotas volando y haciendo súper cacas en vuelo rasante. Las gaviotas pían con una voz súper rara y hacen así como gallitos al cantar. Me recuerdan un poquito a Shakira. Por los de los gallitos, no por lo del vuelo rasante, que no creo yo que…
El mar está llenito de peces muíl, peces espada, Calamardos y de cosas así flotando y haciendo lo que sea que hagan los peces y los seres marinos, que la verdad es que es una cosa que me da un poco igual desde que me he enterado de las guarrerías que comen #AyQuéAscoTía .

Pero lo que es un súper amor que te pasas es cuando después de un ratito caminando junto al mar disfrutando ese súper olorcito a fitoplancton, sardinas, gasoil, merluzas y esas cosas que huelen a mar, ves de repente como un anfiteatro con muchas casitas de colorines que parecen de Ágatha Ruiz de la Prada y están todas como subiendo por una colina megaempinada que te cagas. ¡Ay, qué súper bonito! ¡Es como el pueblecito chachipiruli de los Pin y Pon, pero cuesta arriba! .

La pendiente media es del ciento cuarenta por ciento, pero está súper bien pensado: si te caes en la zona alta del pueblo bajas rodando en plan pinball por las callejuelas y rebotando en las casitas marineras , pero siempre acabas desembocando en la placita llana que hay al final de la pendiente, que ahí ya puede venir cómodamente tu familia a recogerte del suelo con una espátula y en caso de desgracia, el sepelio se puede hacer por correo porque cabes por la ranura del buzón #SúperPráctico. Si además te deslizas con mucha inercia y consigues atravesar la plaza, bajas al mar por una súper rampa que hay sin necesidad de verdín ni nada, y entonces ya haces bonus, bola extra, y te nombran concejal de urbanismo.

En la plaza hay muchas terrazas con unas sombrillas blancas súper cuquis para protegerse del sol, del orbayo y de las cacas de gaviota   y nos hemos sentado un ratito a tomar algo. Yo me he pedido un vasito de sidriña fresquita con hielo en copa de balón, con pepino, cardamomo y una pajita. Borja se ha puesto hecho una fiera y se ha escandalizado absolutamente porque dice que aquí eso es una herejía inaceptable porque por lo visto lo ha dicho Ferrán Adriá en un programa de Canal Cocina. Y entonces ya ha pedido él por los dos cambiando el cardamomo por apio y poniendo dos pajitas en lugar de una sola. #MenosMalQueSiNoQuedoDeSúperPaletaTía .

Tere y su novio se han pedido una botella entera de sidriña sin apio ni pepino ni nada ¡¡Para ellos solos!! #TíaSonSúperAlcohólicos. El camarero lo que se ha pedido es la baja voluntaria, y se ha ido súper afectado tirando el mandil al suelo #SúperPocoProfesional. La policía local le ha puesto una multa por tiramiento de mandil en vía pública , pero el camarero ha empezado a gesticular y a decirle cosas al policía señalándonos y haciendo aspavientos. Al final el policía le ha quitado la multa y le ha dado un abrazo al camarero mientras le decía “Ea, ea, ya pasó, vida…” El novio de Tere quería cambiarse de mesa al pueblo de al lado, como si se avergonzara o algo #NoLoSúperSoporto. Y entonces Tere ha cogido la botella de la sidriña, y la ha levantado por encima de su cabeza todo lo que le daba el brazo y va la tía y se pone a intentar acertar con la sidra dentro del vaso que tenía un metro más abajo pero le ha salido fatal. Ahí salpicando por todos lados a lo tonto y la sidriña toda estropeada haciendo como espumita y burbujitas en el vaso. Tía, como si estuviera escanciando…

Y entonces han pedido para picar unas sardinas, unos chipirones de potera a la plancha y unas parrochas, que no me atrevía a preguntar qué eran . Cuando han traído las tapitas ya he visto que las parrochas eran como bebés de sardina fritos #AySúperPena. De eso no he comido. He cogido un chipirón y estaba muy rico y con una textura como blandita y gelatinosa por dentro. Luego ya me he enterado de que lo blandito eran las vísceras, el duodeno y las cosas internas de la anatomía del chipirón. Cuando he vuelto de vomitar del baño (claro, como eran de potera, pues he potado…), Borja estaba ya comiéndose la tercera sardina a la plancha y ha dicho que el relleno estaba muy rico.

-¿Qué relleno, Borjina? Nun tan rellenas de nada…

Y entonces Borja, ya se ha enterado con horror de que lo marrón del relleno era el intestino y el páncreas y los órganos internos de la sardina a la plancha:

-¡¡AAAAYYYYY, QUE SEGURO QUE LO MARRÓN ES XORRA Y GUARRERÍAS DEL MAR A MEDIO DIGERIR!!! ¡¡¡QUÍTAMELO, QUÍTAMELOOOOOO!!!

#SúperAscazo #MegaNáuseasQueTeCagas. Cuando Borja y yo hemos vuelto de vomitar del baño, (las sardinas debían ser de potera también), el novio de Tere, que trabaja en hacienda, ha dicho que ojalá la declaración de la renta le saliera igual que a nosotros las tapas: A DEVOLVER. ¡¡¡¡Ayyyy ¡No lo aguanto! #Tonto #Idiota #SúperCretino#MecachisEnElProgramaPADRE

Al final he chupado un poco de limón de los chipirones con un trocito de pan y estaba muy rico. Menos mal que el cocktail de sidriña estaba estupendo y me he puesto un poco piripi para olvidar Jijijijijiji… Tere y su novio ya van por la sexta botella y no muestran signos evidentes de embriaguez. Creo que lo escupen cuando no les vemos… Borja ya va por el tercer Sidricocktail y está un poco perjudicado. El señor del bar también debe de estar perjudicado, porque tiene como lágrimas en los ojos y nos ha pedido muy emocionado que por favor no volvamos más porque ya se le ha ido otro camarero y le vamos a arruinar el chigre, que no sé qué es, pero me ha sonado como a felino chino grande o algo así.

¡Chiiigres! ¡Cheoooones! ¡Chodos quieren cher los campeooones!

Ay tía, lo siento, es que entre las casitas de colorines y que voy un poquito pedo del Sidricocktail…

Así que hemos decidido hacer una ruta por el pueblo. Nada más empezar el paseo, una gaviota francotiradora de mierda se ha megacagado con total éxito y precisión en lo alto de mi cabeza   , con el correspondiente acto reflejo:

grito desgarrador  mano a la cabeza  súper Asco y megagrito aún más desgarrador enérgico frotamiento de mano en el Lacoste rojo de Borja  grito desgarrador que te súper cagas de Borja Lacoste a la papelera  señora cogiendo el Lacoste de la papelera para su nieto y dándose a la fuga a gran velocidad

-¡Ay madre fía, un jersé colorao de los del lagarto pijotero! ¡Lávolo curiosín y pal mi Albertín que empieza la universidá y por la mañana refresca!

#MecachisEnTodoLoQueVuela #HolocaustoGaviotil#AbuelasPlusmarquistasQueLavanConWippExpressUltra

Aquí las cuestas no tienen término medio. Son todas ON y OFF, como en el Everest pero en pixueto. Hay muchos miradores para mirar unas vistas muy bonitas y hemos ido escalando por las calles, que son súper pintorescas, muy estrechitas y cuesta arriba. ¡Tía, qué súper vistas!

Hemos decidido subir a un mirador en lo más alto del pueblo por una calle monísima, muy estrechita y con una pendiente que no sabías si era una calle o una pared. Por algunos sitios había verdín en el suelo, ¡Pero no he picado! Jajajaja…  Cada vez que veía algo verde en la acera, pegaba un saltito hacia un lado para no pisarlo y resbalar. A la altura del número 65 Borja, que iba justo delante de mí y es idiota, ha resbalado en el verdín y me ha arrollado a lo bolo celta, con el consiguiente episodio por mi parte de deslizamiento frontal de competición en cuesta pixueta. Por suerte he conseguido agarrarme a una papelera a la altura del número 18 (Agradecidaaa….emocionadaaaa…). He bajado como un Sputnik, que si me llega a echar una carrera Clara la de Heidi por la cuesta con su silla de ruedas de competición, todavía le gano por seis cabezas.

Un señor se me ha acercado para comprobar si me había mancado o algo, y al verme la cara de niña del exorcista en esos días del mes, ha salido corriendo casi como la abuela del Lacoste. La verdad es que al principio iba a llorar, pero al ponerme de pie me he visto reflejada en un cristal y la verdad es que me han quedado los pantalones y la camiseta súper monos a juego con un estampado de rayitas negras y verdes y con unos rasgados muy cuquis. ¡Parece que voy vestida de Desigual!    #LookSúperCasual #MeMegaEncanta.

Me he animado mogollón, y he subido la cuesta otra vez toda pizpireta y súper contenta dando saltitos con mis Manolos de trekking.

Al final hemos subido hasta el mirador que está arriba del todo. Tía, Yo creo que a esta altitud los pixuetos ya tienen rasgos como más achinados, así rollo sherpa . Hemos hecho un montón de fotos y de selfies porque las vistas de Cudillero desde aquí son tan súper cuquis que si traes a Stevie Wonder con gafas de madera lo flipa igual  #Cuquillero.

Ay Sonso, tía, te dejo porque vamos a bajar a comer. ¡Otro día te sigo contando más cositas!

¡Besitos de Borja y Sandra María!

Ir al capítulo 7

 

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico

Leer más historias