Intentar hacer cosas es un tema de mucha enjundia, molancia y gustamiento. Casi se podría decir que intentar hacer cosas es una cosa de mucho intento. De hecho, hay gente muy aberrante que cosifica intentos, y empatibiliza sinergias y polladas así porque cada vez hay más retrohipster por ahí suelto intentando tocar los güevsters.

Es el tipo de gente que se monta un huerto urbano, planta semillas de baobab y le crecen Bic naranja transgénicos, que eso está muy bien, porque como su propio Bic naranja indica, escribe fino y puedes venderlos por los semáforos y en las rotondas de polígono. Como Antonio Gala y eso. Lo de escribir fino digo, lo de las rotondas no. Es lo que pasa por no tener ni fucking idea de huertos urbanos de baobabs, pero tú lo has intentao, que es lo que cuenta.

Porque admitámoslo: la intención es lo que verdaderamente cuenta. Eso está demostrao científicamente porque hay casos de duques, por decir la primera profesión que me viene a la cabeza, que un día se levantan por la mañana tumefactos, y en un acto de coherencia sin precedentes fundan una fundación. Porque las fundaciones es lo que tienen: que hay que fundarlas. Si no las fundas, eso es una mierda pinchada en un palo selfie. Total, que ya con todo el tema fundao y eso, vas recabando fondos para intentar hacer cosas molonas de esas que hacen las fundaciones. Y ahí recabando fondos todo el día, pin paaaan, pin paaaan… Que te llaman los colegas por el telefonillo del portal pa tomar unas cervecicas y tú no puedes bajar porque estás tó loco ahí recabando (pin paaaan, pin paaaaan):

…mec mec mec mec meeec…mecmeeeeec (los colegas siempre llaman al telefonillo tocando cancioncicas de telefonillo, ahí a lo gilipollas)

– ¿Está Ignasi? Es pa ver si baja a tomar unas cervecicas a la tajca.

-No puede. Está recabando.

– ¿Pero recabando ahí pin paaaaan, pin paaaaan?

-No me consta

– ¿Pero lo que no consta es que recabe, o que pin pan?

-No me Constantinopla ¡Ploc! (porque los telefonillos cuando se cuelgan suenan “ploc”)

Y al final te vas a Suiza porque la vida no es justa y tú, criatura, cuyo único error fue no pasar la contabilidad a limpio por falta de Bic Naranja, lógicamente no pudiste escribir fino. ¡Porca miseria! ¡Cáspita! ¡Jolines! Y al final te ves ahí en Suiza, con lo siesos y desaboríos que son en ese sitio. Esto está demostrao también, porque yo nunca he visto un cuñao de barra de bar que fuera suizo o de por ahí.

Una vez contrataron en un hotel de Benidorm a un animador suizo, y el primer día se suicidaron tres autocares enteros del Imserso con su chándal, riñonera, gorra de la Caja Rural de Cuenca y todo. Eso es más triste que un bocata de brócoli. Sin pan. Porque no está en la naturaleza de un suizo ser cuñao de barra de bar ni animador de hotel del Imserso. Si acaso habrá alguno que sea dulce, guapo y de buen ver. El famoso bollo suizo, pero eso ya es otro tema con mucho moje.

A lo que iba yo es a que te alcuentras en un sitio del extranjero, fatal de lo tuyo, y cuando te piden los fondos resulta que los tienes recabaos al final del todo del trastero del dúplex, debajo de los adornos de navidad y de los juegos de sartenes de bancos suizos y jode muchísimo ponerse a revolver ahí sin GPS, ni mayordomo negro sin dar de alta, ni nada. Porque sacar del trastero la bicicleta estática y el Abdominaiser 2000 que compraste en la teletienda aquella noche que bebiste Red Bull con alcohol caducao es una cosa muy deprimente. Pero total, que tú la intención la tienes, que eso es lo que cuenta. Por eso tu mujer no cuenta nada, por no hacerle un feo a la intención. Ni al trastero.

Como Carmen Fortasec, de los Fortasec de toda la vida. Legendaria mujer que ya no es que fuera de trato desagradable, es que era de trato asqueroso. Mayormente por su carácter de mierda y porque escupía al hablar. Tenía tan mala baba que los felipitos de salivilla le salían con tropezones de jamón york, que eso era un asquete porque además de escupirte todo el careto te disfrazaba de leproso, cosa muy práctica en jalogüin, pero el resto del año tampoco. Cuando te presentaban a Carmen Fortasec, en lugar de “mucho gusto”, decías: “Se me ha quitao la felicidad y las ganas de cagar pa un trimestre entero”. Si Chuck Norris hubiera conocido a la Carmen, le habrían dado como mucho papeles de Antonio Resines, o de prota en la película esa del pollo cabezón con gafas, que daban ganas de mandarlo al gulag de preso becario sin contrato. Por moñas.

La cosa es que una vez, Carmen intentó ser más agradable y eso, y lo primero que hizo fue comprarse unas gafas estrechicas. Como de bibliotecaria con estreñimiento. Esto no hizo sino reforzar su insoportabilidad, y gracias a ello pudo hacer de hermana cabrona Calidad Suprema de la Señorita Rottenmeyer en la tercera parte de Heidi, donde el abuelo, con la connivencia de Heidi, Clara, Pedro, Niebla, la cabra y el cura párroco, le cortaba la cabeza con un hacha y le prendía fuego a la puta cabaña de los Alpes para que pareciera un accidente.

Como lo de las gafas no fue bien, se aficionó al jamón de york de lo caro, para mejorar la textura de los felipitos. Pero ni con la ayuda de Campofrío fue posible la cosa. Con los años desarrolló la habilidad de escupir el jamón de york en lonchas y recibió una oferta de trabajo en El Hormiguero, pero Pablo Motos la despidió por insoportable y por machista leninista. Así, continuó desarrollando su increíble talento para hablar y escupir a la vez jamón york, falleciendo trágicamente un día que se atragantó con un Campofrío entero con etiquetas y todo. Los servicios sanitarios le practicaron una traqueotomía de urgencia al jamón, pero nada pudieron hacer por salvar su vida. Ni la de Carmen. Algo bueno tenía que traer la cosa de los recortes en sanidad y educancia. Miles de enemigos asistieron al funeral de Carmen Fortasec y le rindieron un sentido homenaje clavando puntas del quince en la tapa del ataúd, no fuera a ser. Hoy se pueden leer en su epitafio estas hermosas palabras:

“Con la obediencia debida
se fue la Carmen en hora breve
Que a la tierra le seas leve
y no se dé a la bebida
Que en tan pesado deber
jamás la tierra se viera
de acoger cosa más fiera.
Qué mal bicho eras ¡Joder!”

Y del mismo modo que Carmen lo intentó, porque la intención es lo que cuenta, hoy vienen Borja y Sandra Mary a intentar contarnos cómo va lo suyo.

Para los no iniciados, dejo el enlace al primer capítulo porque si no se lee esta historia desde el principio, tampoco es que pase nada:

Ir al capítulo 1.

 

He aquí pues, el capítulo 28. Que por cierto, rima con “pelocho” porque aquí todo es de rabiosa actualidad. Y dicho esto, la expresión “rabiosa actualidad” debería llevar aparejada pena de prisión o treinta escupitajos con tropezón en un ojo.

Pues hala:

 


¡Sonso tía! Estoy fatala porque me he pillado un gripazo que te mega cagas . Pero estoy tomando un remedio a base de setas y hierbas del campo que me va fenomenal, Filomena tía #MeVaFilomenalFenomenaTía. La fiebre y eso no me la quita ni nada, pero el unicornio del cuarto de baño es monísimo . Espera, que me tengo que sonar la nariz. Bueno claro, no me voy a sonar el páncreas JUJUJUJUJUJUJU ¡PFFFFFFFFFFFFFF! ¡PFFF! ¡PFF! ¡PFF!….

nnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnn…. Ay tía, perdona que se me han caído los mocos encima de la “n” del portátil y se conoce que se ha producido un mococircuito o algo. Pero espera, que lo limpio con la manga del pijama nm ,klñophuiybjnkmlojilhunjkmlojiñhulnjkmlnj #YaEstáTía ¡Hala, cuantos mocos! Ayyyyyy ¿Por dónde iba? Ah sí, lo del unimono del cuarto de baño, que esta cornísimo . Jijijijijiji… ¡Qué fuerte tía! Tengo un cotilleo buenísimo, Filemona ¡La Sonso acaba de limpiar los mocos del teclado con la manga del pijama! #YaLeValeTía ¡Ay tía, méixome peles pates!  “Méixome peles pates” en el idioma de aquí quiere decir “Este simpático evento que acaba de acaecer, me provoca una hilaridad verdaderamente incomensurable”, Anémona tía. Ay, qué súperfuerte. ¡Espera tía, que voy a estornudar! Volvemos en seis minutos #ComoEnAntena3 

¡Hala, cómo se ha puesto la pantalla del portátil nuevo de Borja! Está toda escupida tía. #SeVaAMosquearMogollón Pero como tengo otra manga pues lo limpio. ¡Cunegunda tía, deja ya de escupirme la pantalla del computador de Borja o se lo digo a Sonso!  El otro día hubo aquí en la urbanización una fiesta de Juagüolin… Guarjolin… Jargüo… de eso de truco o treta que vas pidiendo chupachuses y piruletas por las casas  y si no te las dan les prendes fuego al felpudo . Pero en la fiesta no había chupachuses ni cosas de esas #TíaVayaMierdaDeFiesta. Borja y yo íbamos divinos disfrazados de Yoko Ono y de Expresident. Pero más que miedo, dábamos mucho el coñazo y nos tuvimos que ir a la fiesta de la casa de al lado por votación popular. ¡Qué éxito tía! Pero en la otra casa no nos dejaron entrar por prenderle fuego al felpudo #NoVuelvoMásTía#QueNoDanChupachuses 

Total, que como iba de expresident sexy debí de coger frío o algo porque hacía un frío que te cagabas y entonces cogí frío #CogíFrío #AnacletaTía Y ahora pues ya ves qué gripazo . Menos mal que el compañero hippy del bufete de Borja le dio la bolsita de setas y hierbas, que eso es mano de santo para la gripe . Que no te la cura ni nada, pero te la trae floja completamente. #MeLaFloeTrojaTía ¡Hala, nunca había visto este jarrón! ¡Qué bonito tía! ¡Holaaaa, gnomo que vive en el jarróoooon! Qué fuerte tía, tengo un jarrón con gnomo y no lo sabía. Lo voy a vender en Wallapop, o en eso de Claro que sí guapi. Donde más me paguen. Con lo que saque me voy a comprar un jarrón con gnomo #QuéMonoTía Pues lo que te decía, José Manuel ¿Qué te decía? Ah sí, lo del unignomo que vive en el cornio de mono. ¡Tía qué fuerte! ¡Tengo un cotilleo buenísimo! ¡Sonso la de los mocos en la manga del jarrón escupe en la pantalla del computador!  ¡Ay no se lo digas, que le va a parecer fatal! Hablando de parecer fatal, tía a ver si Sonso se afeita el bigote, que parece un capo armenio. #PareceUnPacoArmonio

¡Ay espera, que te voy a cantar una canción asturiana de aquí de Asturias!

 Chaflaneruuuu, chaaaaaflaneeeeruuuu
Que lleves en laaaa chaflaaanaaaaa 
Lleeevo leeeeggins deeee panteeeraaaaa…
 Y camiseeetaaa de Zaaaara
¡Ay tía! ¿Dóndeee vas tan horteeeraaa? 
¡Que con ese oooutfit vas súuuupeeer fataaalaaaa! 

¡Ay tía, qué bonita que es!  Creo que es de Melendi, o de Shakira, que son de por aquí de la misma Asturias. Hablando de Piqué, espera, que me pica la nariz mogollón y creo que voy a… 

ffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffff… ¡Hala tía, otro mococircuito en la f! Espera que lo arreglo con la pernera del pijama fdgeyftdygfsyftefdsygfuetgsdyfgtydsfatugtydstfgsdtf ¡Ya controlo mogollón de informática tía! #ControloMogollónTía  #DeInformática#YComputadoras

Te dejo Maruja, que me está llamando Sonso por el móvil ¡Qué pesada tía!  ¡Hola gnomooooooooo!  Por cierto, tengo un cotilleo buenísimo de la Sonso y una cosa de mocos y escupitajos pero te lo cuento otro día unimornio, que se me está acabando la batería de la Thermomix y no puedo seguir escribiendo, que esto se corta en cualquier momento. Voy a ver cómo va la mayonesa, que la estoy haciendo en el computador nuevo de Borja, no se me vaya a cortar.

Otro día te cuento más cositas, Luis Alfredo. Por cierto, a ver si cambias la foto de perfil del WhatsApp que con ese bigote te pareces a Sonso. ¡Ay tía, ya me está llamando otra vez el capo armenio! ¡Cuídate esos mocos, unimonguer, que luego te queda monísimo el gnomo del cuerno de baño!

¡Besitos de Sarja y Bondra Mary! 

 

Ir al capítulo 29

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico

Leer más historias