Pues oyes, a lo tonto fue un día muy largo, lleno de emociones y cosas, conocí a una luchadora increíble que será una de las personas que le pongan voz al proyecto que tengo en mente para que las personas con enfermedades “silenciosas” (fibromialgia, SFG, y otras) cuenten en la radio su historia y su verdad (durísima, todo hay que decirlo). Poco a poco, a ver si se le puede dar forma y materializarlo. Gracias a quienes os prestáis a participar.

En fin. Un día completito.

Ando un poco a rastras y hace días que no escribo nada aquí, pero ej que a cambio tengo hechos un par de guiones para la radio que creo que van a quedar mú ricos y mú ponibles. El de este sábado, tratará de un tema sugerido por uno/a de vuzotroh uztedeh, que recibirá los correspondientes saludos en antena, que es una cosa muy tradicional. Quien quiera saber si es o no el/la elegido/a, pues tié que ejcuchar el pograma.

Y oye, pa que no se diga que no escribo nada, pues pongo un poema que viene muy al pelo pa la cosa de la actualidad:

Lo he intitulado:

POEMA DE (LA) MIERDA
————————

Imaginaba yo que los hados,
sin pudor ni disimulos,
a nos, pobres malhadados,
nos habrían de dar rulos.
Por evitar que, ya que en yunta
juntáronse en el congreso,
el pelo todo de punta
pusiérasenos cual mástil: ¡Tieso!

Y en fanfarrias y jolgorio
devino tan magno evento,
que al igual que hacía el Tenorio,
culminaba en un momento,
la cosa de la juntanza
que no quedara nadie cuerdo
¡Pesia tal, cuánta pitanza!
Que no le diera gran muerdo

Y de tanto que parlaban
en gracioso parlamento,
a uno de ellos echaran
por hablar en mal momento.
Y de tanto andar andando
como anda el labriego al tajo,
de tanto andar trabajando,
¡Un tremendo escupitajo!

Uno que protestando
con los otros que marchaban,
decidió marchar andando
y a todo aquel que quedaba
dedicó con poco tiento
el asunto que salivaba,
que quedó el común sin aliento.

Cosa tal no se viera,
que hubo quien con encono
exclamó de sí hacia afuera
¡Qué delirio! ¡Yo, acojono!
Y como faros los ojos
no de mar, sino de Xenon,
clamaron los paticojos:
¡Tú acojono! ¡Yo, John Lennon!

———-
FIN

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico

Leer más historias