-Me gustas cuando callas la boca porque estás como más mejor y no se te oye nada, que ganas muchísimo. ¡Dónde va a parar!
Y me oyes desde lejos y mi voz no te toca ni con un palo. ¡Peaso loca!
Parece que los ojos se te hubieran volado. Tienes los globos oculares saltones, jamía. Pareces un Minion cuando se fija mucho.
Y parece que un beso te cerrara la boca, o cinta americana en su defecto, que eso pega que flipas y es mas higiénico.
¡Vuelve cuando quieras, pero a un concejo distinto! ¡Blum!

-Paco, no le cierres la puerta a mi madre! ¡Y no te tragues la llave!

-Por una mirada, un mundo,
por una llave, un desgarro de esófago gordo.
O pitar en los aeropuertos, que eso es un incordio.
Por un beso… ¡Coño, que me atraganto!
¡Ná, qué cojones! Me compensa.

FIN

Pablo Neurosis

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico

Leer más historias