– Óigame bien, lisensiado Domíngues: acá vengo declarándole a usted que yo lo amo y lo deseo pues.

-¡Sielos, doctora! Tal ves este no sea el momento. Figúrese, ¡Un hombre en mi posisión!

-Pero es que yo lo amo y lo deseo. Tal como le dihe antes y le reitero en este mismo momentico.

-¡Vaya pues! Yo también la amo y la deseo moderadamente, doctora.

– Yo lo amo más, lisensiado. Por especificar, lo amo bastante y lo deseo seis con treintaysinco en una escala de dies

-¡Usted aviva en mí el fuego de la pasión juvenil algo en una escala de nada a bastante!

-Someto a su distinguida considerasión la posibilidad de estableser una sita en un futuro para dar salida a esta pasión que nos desborda un poco

-En cuantito me suelte la próstata lo considero pues

-¡Oh!

-¡Ay!

-¡Ya puede subirse los calsones pues! ¡Tiene una hiperplasia prostática bien linda! Le doy un siete sobre dies.

-A veses creo que sólo me desea por mi próstata, doctora.

-Y por su hiperplasia tan chévere y su fístula anal.

– La deseo algo

-Lo amo un poco

-¡Deme su correo de Hotmail!

-No quiera ir tan rápido, Lisensiado. Le hase ver ansioso.

– Sierto

-Adios

-Bueno

#SábadosDePasiónModerada

 

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico

Leer más historias