-¡Polisía! ¡Abran la puerta!

-¡Y una mierda! ¿Cómo sé yo que son ustede de la polisía de verdá de la buena?

-¡Porque tenemos porra!

-¿Y qué? También la tenía Kojak, de esas de palo que saben a fresa y tienen el corasón de chicle.

-¡Pos Kojak era polisía, tío listo! No le digo más… Y ademá er chicle que iba dentro la porra (o chupachú) era una mierda pinchá en un palo, como es naturá en un chupachú propiamente dicho, y aquello a lo tré segundo se quedaba tó esaborío que era como masticá corchopán sin sal.

-¡Es sierto! ¡Ahí m’ha pillao! ¡Pero no me fío aún! ¡Jajajajaja! ¡Que yo me informo por los carteles del Feisbur! ¡Denme más pruebas irrefuntables!

-Tome. En esta bolsa como de congelar rajas de merlusa hay una pistola metía. Es la prueba número 8 en un caso mú tocho de asesinato que estamos investigando.

-¡Pero no me den esa prueba, hombre! Que hará falta pa’l juicio o algo…

-¡Qué va! La pistola es pa rellená. El asesino usó como arma asesina un recopilatorio de los grandes éxitos de Melendi cantaos a dúo por Pitingo, Leticia Sabater y Paquirrín ¡Aquello fue una masacre del cagarse!

-Pero eso no es un dúo, es un trío…

-Ya, pero es que Paquirrín no cantaba ni ná. Sólo hasía bulto. Claro, hágase cargo de que el muchacho no canta ni ná. Ná más que hase bulto. Es natural.

-Eso ya me parese más normá y más creíble ¡Pero entavía no me fío! ¡Quiero que pongan la sirena del cochepatrulla pa vé que son ustede la polisía uténtica deverdá!

-¡¡¡¡UIUIUIUIUIUIUIUIUIUIUIUIUIUIUIUIUIUIU…!!!

-¡Y ahora tienen que de poné la otra musiquilla esa que hasen las sirenas de la polisía, que van cambiando los ruidillos, como si fuera un puticlús mal organizao! ¡O como si fuera una cansión de Paquirrín!

-NONIIINOOOONIIIINOOOONIIIINOOOO ¡UIUIUIUIUIUIUIUIUIUI! ¡PIIIIIIIIIIIIII! ¡UOOOOOOOOOOO! ¡CHUI CHUI!

-¿Y ese “chui chui”?

-Es lo que suena al quitá la alarma con el contró remoto a distansia. No reparamos en gastos, como podrá comprobá usté. También llevamo arradiocasete en el sientoveinticuatro. Como debe sé en un cuerpo avansao.

-¡Está bien! Esperen que abro el portón…

-Buenos días. Traemos una orden de registro de la sede de la empresa “Exclusivas y Representaciones Genciano Mangurrias S.L.” ¿É aquí?

-Efectivamente. Aquí es, como podrán comprobá fehasientemente por el cartel de neón de dose por cuatro metro que luse en tó lo arto la asotea y que dise: “Exclusivas y Representaciones Genciano Mangurrias S.L.”

-Ya le dije que esto no era un puticlús, mi teniente

-Es sierto, Domínguez. Pero cállese la puta boca, que me deja usté fatalamente delante de este señor.

-Usté perdone señó teniente

-¿Es usted el señor Genciano Mangurrias?

-No. Yo soy el señó Exclusivas. Mi socio Genciano ha salío a hasé de vientre a su casa por unos asuntos personales que no vienen al caso por el asunto de la discrecsión. Es que le da grimica de cagá en instalasione sanitarias ajenas a lo que es su domisilio ¿Sabusté? Pero el que sí está es mi otro sosio. El señó Representaciones.

-Sólo por esos nombres que se gastan ustedes ya son automáticamente un cuarentaysinco por siento más sospechosos. Yo se lo voy avisando

-Es que los tres somos hijos del mismo padre, que ademá de sé mú infiel era mú cabrón er hioputa que en paz descanse. A mí, ademá, me dejó a debe ochosiento euro ¡No era cabrón ni ná!

-¡Sielos! ¿Era un señó de bigote con cara como de cabronaso?

-Sí señó. Mariano se llamaba. Stalin lo tenga en su gloria a dieta de aguarrá y zurullo de castor.

-¡Hermano! Lo supe porque ar iguá que a nuestro hermano Genciano también me da grimica de cagá en instalasione sanitarias ajenas a lo que es mi domicilio.

– ¡A mis brazos hermano! ¿Te puedo tutear?

-No, que no sé jugá ar tute. A mí los naipes no me van.

-Indudablemente, tú tiene que sé mi hermano. Por lo tonto lo cohone, mayormente. Y por lo de no cagá fuera de casa ¿Cómo dise que te llamas?

-Me llamo Teniente.

-¡JAJAJAJAJAJA!

-¡JAJAJAJAJAJAJA!

-Menudo cabronaso estaba hecho el viejo poniendo nombres ¿Eh?

-¡Fuá! En el registro siví lo conosían como “Mariano er hioputa lo nombre de mierda”

-Ahora que somos familia, ponme otra cansión en la sirena del

cochepatrulla. Pa selebrarlo.

-NONIIINOOOONIIIINOOOONIIIINOOOO ¡UIUIUIUIUIUIUIUIUIUI! ¡PIIIIIIIIIIIIII! ¡UOOOOOOOOOOO! ¡QUITATELTOOOOOOP!

—————

FIN (chui chui)

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico

Este sitio web utiliza cookies, y por tanto si continúas en él, das consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, y bla, bla, bla.. . Pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies