Afueraparte de los Sugus de piña, hay cosas que me fascinan más aún que las katiuskas con shorts en una fiesta de prao. Más que hablar con alguien que tiene un moquete asomando tímidamente por la portañuela la nariz y no decirle ná. Ahí, a lo mala persona.

Sí: me refiero a:

¡LOS DEFENSORES A ULTRANZA DE LA HISTORIA QUE MOLA PORQUE LO ESTUDIARON EN LA ESCUELA UNA VEZ Y ESO ES ASÍN Y ADEMÁS TIENEN UN LIBRO!

Aparecen documentos que son analizados por reputadísimos y reputadísimas historiadoros. Pero no reputadísimos en Pumarín, no. Que también. Reputadísmos a nivel mundial de eso que los conocen en la Universidad de Alabama y el Doctor Kavinsky, que es otro muy reputao que se caga el can, está totalmente de acuerdo con sus teorías y cosas históricas. Y quedan pa tomar unos tés y departir amigablemente sobre las nuevas evidencias históricas.

Bueno, pues da igual. Aunque quede demostrao, por decir un poné (o ejemplo) que en Covadonga no entraba tanta gente a hostiarse de lo lindo porque aquello iba a parecer el Parqueprin el día sin IVA entre otras cosas, siempre saldrá el experto en Estoesasínlogía con el argumento definitivo:

-¿Qué ye, que tabas tú allí pa velo, campeón?

Y ante tanta sapiencia y rigor te quedas desarbolao. Sin recursos. Sin colesterol del bueno. Sintoísta. Sin embargo. Sinta Bárbara bendita. Sin tabaco.

¿Tamos preparaos para conocer verdades incómodas? ¿La historia es la que es? ¿El bollu preñao, con tocín o sin tocín?

-Pues el Che Guevara…
-¿Qué ye, que tuviste tú allí pa velo, campeón?

-Pues Pipino el Breve…
-¿Qué ye, que tuviste tú allí pa ver si tenía breve el pipino,
campeón?

-Pues arderéis como en el trintiséis
-¿Qué ye, que tabas tú allí pa ver si ardía, campeón?

Y en sin en cambio, son los mismos que hablan de cualquier período histórico porque, según parece, ellos sí que estuvieron allí y a callar to’l mundo. Lo de la documentación y el estudio de las fuentes es pa flojos y julandretes.

En resumiendo: no me toques el Mito que me irrito y la historia de verdá de la buena no hay más que una y a ti te encontré en la calle. Y además tengo un libro. ¡EEEEEEEH!
Ojocuidao.

Buenhome, bueno. Así queeeee… ¿Entós tóo bien eh? ¡Hala, alegrándome!

No sé si me explico…

 

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico

Leer más historias