Qué guapo era aquello de «La casa de la Pradera» y qué buen rapaz el Miguelín Landón, y qué curiosina tenía la casería y los praos y todo. En la foto, poniendo la caruca aquella de «Acabo de tirame un cuesco en el ascensor, verás el que venga detrás qué risas» .

 

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico