Cuando no se educa en valores y los principios importan una mierda, pasa lo que pasa. Nada del otro mundo. Cosas muy elementales, como no ir matando, ni partiendo caras, ni pateando cabezas. O que está feo abrir a alguien en canal porque te mira mal, o por cualquier otra «afrenta intolerable», o porque te sale de las gónadas. Y lo siento, pero la pobreza no es justificación. No es pobreza, es el resultado de haber crecido en la convicción de que la mujer es la última mierda de la casa, y de que tienes todos los derechos pero ninguna obligación. O sea, lo dicho: sin valores ni más principios que los que se te canten.

A lo mejor, sólo a lo mejor, es que es aberrante que haya gente que, con su currículum, ande suelta. A lo mejor es que soy un cuñao, pero me parece que una cosa es un robaperas y otra muy distinta un psicópata asesino. Digo yo ¿Eh? Debemos ser muy buena gente, porque veo pocas hogueras.

Qué bien todo…

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico