Ya sé que casi siempre digo que tal o cual asunto es apasionante y la repanocha, pero es que casi todo me parece apasionante, excepto el olor a repollo cocido de rellano, la gente coñazo, y alguna cosa más. Y por eso hoy me dio por la cosa del proceloso y apasionante mundo de:

LOS REPARACIONAMIENTOS Y ARREGLACIONES DE COSAS

Eso es cremita. Mola mucho porque cuando llevas lo que sea a reparar que no entiendas tú mucho del tema, lo primero que te preguntan es:

-¿Qué le pasa?

-Ufff… mi suegra, el curro, que no llego a primeros de mes, se acaba Supervivientes, escribo “haber” en vez de “a ver”… una mierda todo.

-No, me refiero al aparato.

-¡Qué se yo! ¡Será el estrés! Nunca me había pasao antes ¡Se lo juro!

-No, gilipollas. Que qué le pasa a la tostadora

-¡Qué sé yo! Vaya mierda de reparador de tostadoras…

Por eso hay que ser un poco específico al decirle al de la empresa de arreglamientos lo que le pasa al artilugio en cuestión:

-¿Qué le pasa/ocurre y/o sucede al artilugio en cuestión?

-¡No funciona!

-Sea más específico, por favor.

-¡No funciona ná!

Y así ya vas dando pistas. Lo mejor es cuando te dan un diagnóstico clarito del asunto. Ahí ya te dan nombres de piezas y te explican exactamente por qué falla. Pa que lo entiendas bien entendido. He aquí una breve exposición de las causas de avería más habituales:

Ejemplo 1:

– ¡Huyyyyy! Estoooooo… va a ser de la cosa del asunto de la junta tórica del capuchón de entrada. Que eso deriva a masa y hace cortocircuitamiento en el pirindolo de la transmisión… ¡Ná, no lo iba a entender! Son 600.

-Pero si es un chupete…

-Haber ido a otra farmacia

Ejemplo 2:

-Verá. El coche no arranca porque es usted gilipollas

-¡Hala! ¿Tendrá arreglo?

-El coche sí. Haga erfavó de intentar arrancar otro coche que sea el suyo. ¡Documentación y sople aquí! ¡Que deje de mariconear en el coche patrulla ya!

Ejemplo 3:

-El problema estaba en el espadín

-¿Y ya puedo matar gente?

-Sí. Pero la próxima vez usa el espadón, o un buen revólver, Jon Nieve. ¡Que dejes ya el abrecartas, anormal!

Ejemplo 4:

(tun tun pás… tutún pás)
-El problema real radica…
En la opresión de los de arriba…
Somos los de abajo…
Y venimos a arreglarlo…
Somos gente de barrio…
Tomemos una caña…
Y el cielo por asalto…

-¿Entonces pueden arreglarlo?

-Podríamos

Ejemplo 5:

-Ná, un casquillo que estaba gastao y por eso era la vibración

-¡Claro, claro!

(¿Qué mierda es un casquillo, y por qué se escoñan siempre?)

Ejemplo 6:

-El informe es terminante: el edificio se ha caído porque se ha derrumbao

-¿Pero cómo?

-Asín: ¡BROOOOOOOMMMMMM! Son 8000 por el peritaje

-Me paice que tié usté unos güevazooooos

-Haber estudiao pa perito de hacer informes

Ejemplo 7:

-Hola. Soy el fontanero y venía por lo del aviso

-Pues mire, que es que este grifo pierde agua

-Cierre la llave de paso y vuelva a abrirla

-¡Hala! ¿Cómo lo ha hecho?

-Yo es que antes era informático. Son 200. ¿Tié alguna cosa más que haya que apagar y encender?

Ejemplo 8:

-Doctor, aquí mi mujer y yo tenemos problemas con la penetración. Duele mucho

-Eso es un Geyperman, gilipollas

-Ya la notaba yo como distante…

Ejemplo 9:

-Pues el problema era una biela que picaba…

-¿Y ya funciona?

-Sí. Le hemos rascao la espalda, y la mar de a gustirrinín que que se ha quedao.

-Son ustedes unos hachas

-¡Bué…! Pofesionales que semos.

Ejemplo 10:

-El aparato no furrula, doctor.

-Pos te agarro de la pirula. ¡Ahí va! Pero si no puedo ni cogerla…

-¿Es grave?

-Na, es un simple cortocipote…

Y por eso las arreglaciones son tan importantes, y a veces hay que resetear el país pa que funcione el Güindous.

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico

Leer más historias