-…y fue entonces cuando el tiempo se detuvo de golpe. Y me invadió una mezcla indescriptible de ansiedad y dicha al verme viviendo en un eterno presente que no se puede medir, en el que la razón no da tregua a la paz del alma y el tiempo deviene en un mero concepto sin valor ni sentido, que no deja espacio a lo que fue ni a lo que será, pues ambos se maquinan desde el aquí y ahora…

-Bueno, pelo entonces yo cambia pila leloj o qué? Yo no tiene toda mañana!.

-Sácame pues de este infierno atemporal, Feng Chung.

-Son tle eulo

-Engaaa…taluegooo

-Tú sel mucho capullo. Madle que palió….

Y el continuo espacio-tiempo permaneció a salvo una vez más, y todo volvió a su ser sin que nadie resultara herido…

 
Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico

Leer más historias