Querida prima Etelvina:

Espero que al recibu de la presente teas bien. Yo bien. Bien jodíu. Ya sabes que nunca fuere al médicu porque a Dios gracias nun tuve falta ninguna. Bueno, tuviere a puntu aquella vez que la Cuca me diera una coz en to’l ombligu. ¡Qué burra más buena yera! La Torda, digo. La Cuca entavía nun mesplico cómo me casé con ella con lo basta que ye. Tuviera que venir Mino co’l trator pa sacame la madreña por cesárea. Y tóo porque me preguntare si no-y notaba ná diferente y dije-y que sí. Que-y hubieren salío pelos nuevos en la verrugona la nariz. Pero no. Ye que estrenaba güondebra de aumento. Como si nun tuviere abondo. Esta ye como’l bancu, que siempre quier más.

Pues últimamente tenía como dolor así por un láu de la barriga. Y nun era en el láu de apoyame ne’l chigre, así que preocupeme. Probó Cuca a dame pataes pela otra parte. Pa igualar. Taquelaparió. Ye más basta que dir de boda y guardar la sopa mariscu pa’l bolsu.

Al final vine pa’l HUCA. ¡Ayyyyyy! Esto ye grande como la puta su madre. Primero hay unes máquines que metes la cartilla pel furacu y aquello echa una papela escrita a máquina:

GAS planta 2, bloque B, sala espera 4

Entonces méteste con una pila gente de la virgen en unes báscules grandes que tienen, ciérrase el portón y pésente ahí tóos a la vez. Luego ábrese’l portón y sal to’l mundo estampiando. Como el ganao. Cuca preguntando a voces: ¿ENTÓS QUÉ? ¿CUÁNTO PESÉ?

Yo nun pasaba tanta vergüenza ajena desde que sacara Miguel Bosé el discu aquel con falda.

Entós siénteste a esperar ahí en unos tayuelos que hay y tienes que quedar mirando pa una tele que ta colgá na paré. Ahí la Cuca volvió a cagala:

¡VAYA MIERDA PROGRAMA! ¡PONÉ-Y EL SÁLVAME!

Ya y-dijere yo que aquello yera la lista precios, porque en seguida salió en la tele:

“GAS – 60” ¡HOME NO ME JODAS! A LA PAISANA QUE TABA ANTES SALIÓ-Y PEU – 3

Siempre tuve una suerte de mierda. A la paisana 3 euros por un péu y a mí dos mil duros por un gas. Y la Cuca:

¡MIRA BERTÓN! SALIÓ LA PAPELETA TUYA NA RIFA ¡TOCONOS LA XATA!

Siempre tuve una suerte de mierda. Nun vuelvo más al HUCA.

Por cierto, al final lo de doleme nun yera ná. Yeren gases. Ya lo decía la papela bien claro. Pa acabar de jodelo bien, el médicu nun quería cobrame porque decía que taba tóo pago. Cuando garre a Mino voy da-y unes hosties que lu dejo influencer. Por dir de grandón dejándolo tóo pago. Menos mal que unu ye educao y tien mundología, así que espeté-y los sesenta euros ne’l bolsu la bata y dije-y que nun lu gastare en fartures y putes

A ver si el prósimu güasá ya nun tengo que mandátelo en sobre. Ya casi convencí a Cuca pa que me deje comprar el esmarfón.

Recibe un fuerte abrazo del tó primu Bertón, que te quier muncho.

 

 

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico

Leer más historias