Lo de las profesiones con nombre en inglés que tiene la gente moderna me deja con los congojos de pajarita. Uséase, acongojado. Pero del todo. Que lo veo yo en el LinkedIn. Qué decepción, de verdá que te lo digo. Ahí se miente más que en Tinder, coño.

Que al final uno no se atreve a preguntar: «Vale. O sea, que eres Social Media Manager, que sí. Que lo he entendío. Pero ¿Eso que é lo que é? ¿Y cómo haces cuando llueve o cae pedrisco?»

Y luego escarbas un poco y era uno que escribía polladas en las redes sociales del taller de reparación de patinetes de su cuñao, que de vez en cuando le daba una propinilla. Más de veinte eurazos ganados en toda su trayectoria profesional. Que ya son cuartos.

O el que dice que es Innovation Headhunter & Talent Manager, y luego arresulta que es el que hace las nóminas y va metiendo los curris que le llegan en un AZ reciclao. Er hioputa. Con lo fácil que es decir «Soy el que hace las nóminas y, con no ser poco, archiva los curris que van viniendo». Y punto.

Porque ya, de ponerle a tu profesión un nombre que te haga parecer completamente gilipollas, hazlo en castellano ¡Copón! A ver, o en la que sea tu lengua materna con la que te vas arreglando en el día a día. Lo que no es normal es que siendo de Algete de toda la vida y tus padres de Sos del Rey Católico y el Ferrol del Caudillo, respectivamente, digas las cosas en inglés y te refieras a tu noble oficio de panadero como «Muffin & Cupcakes Designer plus Empanás de Atún Que Eso is Not Normal Logüenoque is»

No sé: por ejemplo, si una vez cociste un par de centollos en un descampao, pues lo adornas un poco y con tus cojovarios como balones de Nivea, te declaras Mariscal de Campo. Que ya hay que tener cuajo, pero por lo menos es cuajo español a la par que marcial ¡Vaspaña!

Las posibilidades son infinitas, oigausté. Claro, en el curri queda mejor «Experiencia como Auxiliar de Servicios en Ingeniería aeronáutica» que «Una vez le arreglé la cometa a mi sobrino, que arresulta que se le había rompido el palo gordo del medio. Con un moco y cuatro grapas que hice el apaño. Soy el puto McGyver.»

No es poca cosa, y harás las delicias de los profesionales del Talent Management & Career Enforcement cuando reciban tu curri en el departamento de recursos humanos del Carreflús. Tanto, que lo archivarán en el AZ reciclao de meter los curris que van llegando, pero no con desgana como hacen con los de gente que es Coach & Project Manager, no. Que de esos están ya hasta el badajochichi. Lo harán con cariño, pasión, y sin pensarlo dos veces porque ven que eres una persona talentosa, pero talentosa del carajo.

Así que ya lo sabes: si no te contratan tal vez sea porque no quieres, o porque llamas a tu profesión como si te faltaran cuatro hervores. Aunque ¡Ojo! Otro factor también puede ser que vivas en Asturias u otras zonas de España de florecientes industrias, comunicaciones orgásmicas y semillero donde el emprendimiento encuentra el más cálido de los cobijos por la parte de lo cohone.

Que, por poder, puede ser.

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico

Este sitio web utiliza cookies, y por tanto si continúas en él, das consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, y bla, bla, bla.. . Pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies