Capítulo 32 (otro episodio especial)- CRÓNICAS DESDE EL PARAÍSO: diario de dos emigrantes en Asturias

Capítulo 32 (otro episodio especial)- CRÓNICAS DESDE EL PARAÍSO: diario de dos emigrantes en Asturias

Los años 80 eran unos años de traca fallera. Por aquel entonces se consideraba que los años 70 eran muy horteras y que los 80 sí que molaban. Los 70 eran una payada de años que no había por dónde cogerlos, vaya.

Porque los 80 eran de una modernidad que se fundía el misterio. Pero eso era por falta de perspectiva y porque no nos fijábamos en los años 80 propiamente dichos. Pasa mucho. Es como cuando un político pofesioná afirma rotundamente que SÍ, pero luego le da como un apretón o un gas o algo, y dice que siempre ha dicho rotundamente que NO. O sea, aquí no, pero allí sí, pero acullá ¡Eso jamás! Son contradicciones que hay que cabalgar, ahí con los genitoides abultaos como melones de Villaconejos de los de presentar a concursos de melones de Villaconejos..

A ver, que tú con aquella americana de calaveras con hombreras de metro cuarenta de eslora por 0,95 de manga te veías del copón. Pero no. Vete a la caja de zapatos de guardar fotos, y mira bien. Verás que llevabas una patera de tamaño medio a cada lao y te parecía lo más plus. Anda, quémalas. Que no queden pruebas.

Hay documentos que demuestran fehacientemente que las lanchas de salvamento marítimo están inspiradas en las hombreras de los 80.

Es más: después de los outfits de los primeros 80, parecía que a la humanidad le iba a entrar un poco el sentido común. Pero no: se pusieron de moda los vaqueros que quedan mal, y los jerseys de Privata. El mocerío decidió que ponerse unos Elvis 501, que están diseñaos pa que te queden como a un Buda unos 501, era fetén. Y entonces ya, de cintura p’abajo las muchachas quedaban como un click de Famobil pero en mal. La cosa se completaba con un jersey Privata de colores raros. El Privata era como el jersey de la abuela de toda la vida, pero sin coletas y con un triangulete en el brazo que, invariablemente, ponía “Privata”. ¡EEEEEH! ¡CUIDAO!.

Dicho así, puede parecer que lo del jersey Privata no era pa tanto ¡NO NI NÁ! Porque al Privata, si querías ser algo en la vida y que te dejaran entrar a las discotecas, ¡HABÍA QUE PONERLE HOMBRERAS! Y entonces ya, aquello fue la plaga. Cualquier zagala que se preciara parecía un HE MAN, que era un muñequete que por arriba era como un armario empotrao pero sin empotrar, y sin en cambio, por abajo era estrechete y recto de culera. Era como un quesito de El Caserío me fío pinchao en dos mondadientes er hioputa. Así no había manera de ligar ni nada. Que había que deducir a partir de pistas como el tono de voz, o el ADN si le podías entrar a alguien o no:

-Disculpe, HE MAN de cromosoma sexual indeterminado, tenga la bondad de escupir en este tubo de ensayo con el fin de determinar si le puedo entrar o no

-¡Grptuá!

Y te tirabas dos horas sacando la secuencia genómica en los servicios de la discoteca. Con lo incómodo que era. Y claro, cuando ya habías acabao de secuenciar, la discoteca estaba cerrando. ¡Cagüen!

Además del ADN había otro medio también, que era el DNI. Mucho más rápido, pero quedaba raro de pedirlo. Eso sólo lo podía hacer sin quedar mal el portero de discoteca y la pulisía nasioná.

En los 80 había que ser ante todo, moderno. Pero que se notara bien. Por ejemplo, salía por la tele Eva Nasarre haciendo Aerobic y llevaba en las paticas unos calentadores de lana. Como es lógico, al día siguiente ya se organizaba un batallón de más de dos millones de abuelas especializadas en satisfacer gilipolleces, que tejían calentadores de lana pa poner por encima de los vaqueros en agosto, cosa muy necesaria. Nunca se podrá ponderar lo suficiente a las abuelas, que después de una vida de sacrificios todavía tenían humor pa chuminadas.

Era muy importante también ser artista de cosas trangresoras. Por ejemplo, te vestías de cretino con la pelambre cardá a lo Kunta Kinte un día de mucha humedad y una cadena colgando del cincho, y ya eras cantante de la Movida:

🎶🎶🎶-PÁNICO… EN EL TRANSATLÁNTICO
ALUCINA MI VECINA
EN MITAD DE LA COCINA🎶🎶🎶
SIDERAL

(estribillo)

🎶🎶🎶¡PÉNDULO, PÉNDULO!
¡ORÁCULO, ORÁCULO!
¡POR LA VENTANA🎶🎶🎶
SE CUELA UNA MANZANA
SIDERAL!🎶🎶🎶

Que ya había que tener cuajo en los melones de Villaconejos…

Y para rematar la actuación sacrificaban un calentador de lana a Satán, cosa que creo que no estimaba en demasía el Maligno porque a quién carajo se le ocurre sacrificar esas mierdas. Lo de tocar bien ya tenía menos importancia. Es más: tocar como el orto era transgresor y molaba mucho. No era como ahora, que la gente es millenial o de la generación nosequé y se ofende por nada.

Yo mismo miro mis retratos de la época y me veo en la obligación moral de mudarme de piso y fustigarme con una fusta de fustigar. También había intolerancia, no nos engañemos. Tú ibas a la discoteca con tus zapatos de tafilete con hebilla dorá y una cosa roja en el medio y calcetines blancos de los de raya roja y azul, y no te dejaban entrar. Yo habría hecho lo mismo si fuera portero de discoteca. Es más: contrataría a Putin de portero de discoteca y ahí no entraba ni Dios con pase VIP.

A ver: que había música que estaba bien y eso. Pero es que también estaba Locomía, y eso le quitaba mucho mérito a la época:

🎶🎶🎶Sexo Ibiza, locomía
Moda, Pene loco mía
Marcha prepucio loco mía…🎶🎶🎶

Y luego ya, era como que en el estribillo corroboraban que, efectivamente, era así:

🎶🎶🎶¡¡LOOOOOOCOOOOOOOMÍA!!!! tintun tin tiiin tun. Tin tin tiriti tín ti tun…🎶🎶🎶

De hecho era tan convincente que durante una temporada los notarios daban fe de las cosas diciendo:

¡¡LOOOOOOCOOOOOOOMÍA!!!! tintun tin tiiin tun. Tin tin tiriti tín ti tun… Son cincuenta mil. Ojo, que de aquella con 50.000 pesetillas eras el rey del mambo.

Y hablando de notarios, prepucios, calentadores y señores de Locomía que trabajan de transbordadores Ceuta-Melilla, vuelven Sandra Mary y Borja con el capítulo 32, número especial donde los haya. Ese número que tantas satisfacciones ha dado a lo largo de la historia gracias a la magia que encierra en la suma de sus dígitos, que tan buena rima tiene y no pare ni preña.

Al igual que el capítulo que le precede, es un capítulo especial.

Para quien no sepa de qué va esta historia absurda, dejo el enlace al primer capítulo por si desea empezar desde el principio. Que en viniendo la Semana Santa es un acto de mucho autoflagelo:

Ir al capítulo 1

He aquí pues, carísimos hermanos y hermanas en la humanidad, el capítulo 32:


 

¡Sonso tía! Hace cantidubi guachipén que no te escribo unas letras, pero es que ha sido salir de los años 70 y entre atascos y golpes de estado y eso, está la calle imposible #EstánLos80Imposibles. ¡Qué fuerte tía! Ahora gobiernan los socialistas .Papá y mamá se han ido al exilio. A la casita de Perpignan. porque dicen que seguro que les quitan el palacete y les suben los impuestos. Además a mamá le ofenden muchísimo las americanas de pana y no lo puede soportar. Pobre…

Por aquí todo bien. Los obreros haciendo barricadas y tirando tuercas con tirachinas y esas cosas que son mucho ellos de hacerlas, y por la tele salen tetas y no pasa nada. Como ya son los años 80 te iba a escribir por la computadora, pero resulta que las computadoras de ahora sólo sirven para jugar al ping pong y no se pueden mandar e-mails ni nada. Papá me ha regalado una con lo que sacó de vender los viñedos y un riñón. Es súper compacta y casi casi cabe en el dormitorio grande. Borja está todo el día con ella. y es súper experto en computadoras, tía. Ha conseguido llevar la contabilidad de casa él sólito. Pasado mañana ya vamos a saber cuánto hemos gastado este mes. En cuanto que termine la computadora de computar los datos.

Lo que es súper chachi molongui es lo de descargar pelis. Te vas a una tienda, y te descargan la peli en una cinta. Luego la tienes que devolver rebobinada, porque de lo contrario el señor del videoclub de descargar pelis te parte la cara. De hecho la gente queda para pegarse en los callejones para ver quién tiene razón: si los del VHS o los del Beta. A los partidarios del sistema 2000 y a los que no rebobinan las cintas los ingresan en instituciones para asociales, bipolares y lúmpenes. Aquí estas cosas son muy serias tía. Espera, que te pongo un hashtag: #SonMuySeriasTía.

Lo que es muy mejorable es lo de volver a ver la peli si te quedas dormida tía. Para cuando llegas al minuto donde lo habías dejado ya te toca hacerte la cera otra vez. #TíaNoHayDepilaciónLáser #TeLoJuroPorSnoopy Lo de tener que depilarse todo el rato con cera es una cosa de mucha opresión y quema que te cagas. Bueno, han sacado un aparato que es como una máquina de afeitar que lleva unos muelles indoloros que te arrancan de cuajo todo el forraje, De color rosa la ha hecho el fabricante, tía. Como para indicar que no duele. El muy cretino. Yo la uso con mucha frecuencia, y la verdad es que si metes la mano en la cera de depilar ardiendo mientras Borja te pisa el dedo meñique, se lleva bastante bien lo de la mierda de la Epileidy #EstoEsSúperModernoTía #QuéLiberación #LoQueInventan

Una cosa te digo tía: se hacen unos temazos que son la monda. Yo por las mañanas me pongo el elepé de Bertín Osborne ese que sale con camiseta rosa que dice “Bertín” y una cinta en el pelo, y todo se vuelve súper dabuten. Cara gluten. ¡Ay, que me lo como!

🎶🎶🎶¡Yo soy un vaaagabuuundooo
que va por eeeeste muuundoooo
con su guitaaarracuestas 🎶🎶🎶
y uuuuna historia que contaaaar!🎶🎶🎶

¡Bertín, capullo! ¡Queremos un vástago tuyo! Tía, está más bueno que el Tulicrem, que es una mierda que se unta en pan en los 80 cuando no tienes otra cosa que hacer. Bueno, la verdad es que el tema de la publicidad sí que es fuerte tía.

Hay un anuncio de margarina para untar en el bocata de chorizo, que sale un señor con bigote y gafas, con pinta como de actor porno búlgaro, que va en un helicóptero que por fuera lleva escrito “Tulipán”. Que eso le quita mucha credibilidad al helicóptero Y entonces decide el señor del porno búlgaro que lo más acertado es aterrizar en mitad del patio de un colegio de niños de clase media-baja a la hora del recreo. Después de aterrizar, barren las cabezas que sobran y eso, y entrevistan a los niños mientras les atascan las arterias a base de Tulipán. Pero como estamos en los 80, aquí nos pasamos por el forro la cosa de la prevención de riesgos y todo eso y aparcamos los helicópteros en doble fila donde nos da la gana. Claro, como hay mercromina, pues da igual.

Lo que es súper fuerte es que han puesto una cosa que es el IVA, que te cobran lo que valen las cosas mas un doce por ciento. Es para ser europeos y hacer carreteras, subsecretarías, departamentos de cosas y eso. Y para que el fontanero te diga:

-¿Lo quiere con IVA o sin IVA, señora?

Que ya verás cómo son cosas que acaban siendo tradicionales.

¡Ay tía! Que empieza por la tele “Tocata” y hoy viene Miguel Gallardo, Alaska y Los Pegotrones, Miguel Bosé y Mecano😍😍😍.

 

Otro día te cuento más cositas guays del Paraguays. ¡Besitos de Borja y Sandra Mary! 😘😘😘

 

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico

Leer más historias

Capítulo 31: (especial) CRÓNICAS DESDE EL PARAÍSO: diario de dos emigrantes en Asturias

Capítulo 31: (especial) CRÓNICAS DESDE EL PARAÍSO: diario de dos emigrantes en Asturias

Los años 70 son apasionantes. Hay incluso quien, por llevar la contraria y hacerse el que lleva la contraria, considera que son apasiondespués. ¡Ñiñiñiñiñi! ¡Ipisindispíis! A ver, que habrá quien quiera más matices, porque todos los siglos tienen años 70. En ese tema los siglos vienen equipaos de serie. Yo me refería a los años 70 del siglo equis equis. Los del siglo equis palito equis eran diferentes porque no se habían inventao los Bee Gees, los pantalones de campana, ni los cantantes de rumba con pajarita talla 58.

Es más: en la década de 1870 no había ni Mirinda en los bares, lo cual deja claro que era una década de mierda con muchas carencias. Además, la gente se hacía fotos de familia y eso, y salían con unos caretos y unas pintas que aquello metía miedo a las polainas. Como queriendo decir: “Cuidao con nosotros, que semos unos chungos de los años 70 del siglo equis palito equis”. Si de petaca alguien salía en el retrato con cara de chiste o algo, le afeaban la conducta por salir bien y tener que repetir la foto. Algunos fotógrafos contrataban a gente pobre y chusma así, les enseñaban los retratos de familia, y si infartaban o se iban por la pata abajo del mismo acojone, es que la foto era buena.

-A ver, ustedes pongan cara de tener acidez de estómago, y de que les duelen tres callos en el dedo gordo y cuenten hasta 6000 en lo que se va haciendo la foto al óleo. A ver, la señora con cara inquietante, tápese la enagua, que le asoma un poco por entre la bajera del faldón ¡Impúdica! ¡Guarra! ¡Esto no es un selfie!

El caso es que la década de 1970, que es la que nos ocupa, tenía la particularidad de que se extendía entre los años 1970 y 1979, lo cual nos da una idea de la verdadera dimensión del momento. Ya de mano, ibas al cine y antes de empezar la peli te cascaban el NO-DO que era una cosa tradicional de mucha información que ponía el mundo al alcance de todos los españoles. Lo primero que hay que decir, es que el nodo empezaba siempre con una música molona:

 Tiiiii, tiririiiiii, tiriri, tiriri, tiriri… (y así todo el rato).

Y la música terminaba así:

Tiii tiiiii ti ti ti ti ti tíiiiiiiiiiiii… que era mucho mejor que tachín o chinpún, que eso estaba muy visto. Luego ya, si había suerte, se inauguraba algo. Si era una cosa muy gorda de inaugurar, rollo pantano o sitio con máquinas tochas y un botón rojo de inaugurar, la cosa empezaba con “Su Excelencia el Jefe del Estado…” y si no, pues se ponía una tonadillera o algo de eso y un señor con voz raruna como de tener mocos, decía:

“La popular tonadillera “La Niña de los Hematomas”, inauguró este magnífico parque infantil con columpios totalmente hechos en España, sin homologar ni nada, donde las futuras generaciones se forjarán como españoles de bien con las rodillas todas pelás. En las imágenes podemos observar a esta graciosa pequeñuela que se acaba de abrir la ceja con el canto’l tobogán, oportunamente afilado. Es de destacar el maternal gesto de la Niña de los Hematomas, a la que vemos en el momento de reintroducir el globo ocular de la pequeñuela en la cuenca. Para finalizar el entrañable acto, la tonadillera les dedicó algunas coplas a los agradecidos infantes, que llenos de júbilo y alborozo se entregaron como corresponde a sus despreocupados juegos y mutilaciones…”

Porque los niños en los 70 nos alborozábamos con cualquier mierda. Así daba gusto de ir a ver una pinícula. Lo de la tele ya era otra dimensión muy jevimetal. Por ejemplo, se inventó el “Un Dos Tres”, que era un concurso que iban parejas, como en First dates pero en otro plan, y primero tenían que responder preguntas. En otro plan también:

-Por veinticinco pesetas, nombres de animales que podemos encontrar en el zoo. Por ejemplo: “avutarda”

Ti turu tirirururú pi… pi… pí ¡Cu, cu! ¡Cu, cu! (que la música también, le roncaba la huevera)

– ¡Avutarda! (la primera la solía acertar todo el mundo, y de ahí la expresión “Eres más tonto que cagal-la en la primera pregunta del Un Dos Tres”)
– ¡Elefante!
– ¡Foca!
– ¡Tu puta madre!

¡TOLÓN TOLÓN TOLÓN! Y Don Cicuta te jodía vivo porque en los zoos no tenían tuputamadres. Los zoos españoles eran muy precarios y no tenían de ná.

Y entonces una azafata vestida de domadora de circo con unas gafas más tochas que los tapacubos de un Pegaso, cogía la calculadora y echaba cuentas, que eso era un prodigio:

– ¡Han sido tres respuestas acertadas! A veinticinco pesetas cada una (clic, clic clic clic, clic, clic, clic, clic ¡Ay, mierda! Clic, clic clic… clic… clic… … clic!) ¡SETENTA Y CINCO PESETAAAAS!

Con calculadora también yo ¡No te jode!

La cosa es que la pareja que más perras ganaba, seguía la semana siguiente. Que oye, a mil doscientas pesetazas cada semana, ya eran cuartos. Las otras dos parejas, que habían ganado una mierda pinchada en un palo -con doscientas cincuenta pesetas no se iba a ninguna parte- pasaban a la eliminatoria, que era una cosa de mucha risa. Por ejemplo, había que llenar una taza de ácido sulfúrico hasta el borde, bajar por un tobogán español sin homologar, saltar de un trampolín a una piscina llena de mierda mientras te estampaban huevos en la cabeza, que en casa nos partíamos todos el ojal, y luego ya metías el ácido sulfúrico que quedaba en la taza de Duralex en una tarreña que había al final del recorrido. La tarreña era de Duralex también, que era lo único que aguantaba el ácido sulfúrico. En caso de hecatombe nuclear, lo único que sobreviviría sería el Duralex. Ni cucarachas ni nada. El puto Duralex, que no había manera de acabar con aquello. Eso lo pilla Hitler pa blindar los Panzer y gana la Segunda Guerra Mundial con la chorra. Total, que el que más miembros conservara sin desintegrarse, ganaba la eliminatoria. El que perdía se iba a la mierda y no levantaba cabeza más en toda la vida, porque perder en el Un Dos Tres era de catetos.

La pareja ganadora iba a la subasta, que aquello era la escojonación del átomo. Ahí salía gente haciendo cosas de risa, y dejaban un objeto que lo mismo podía dar pistas de qué regalo escondía, que no darlas en absoluto:

– ¡Ay Pepe! Nos quedamos con la mierda de cartón piedra, que tengo un pálpito
-No, que me da mala espina. ¡La verruga con pelos, la verruga con pelos!
– ¿Y si les ofrezco cinco mil pesetazas y nos olvidamos de todo?
– ¡Pepe, mil duros! ¡Nos da pa un piso modesto! (con aluminosis, que era una enfermedad que venía de serie en los edificios baratejos, pero piso al fin y al cabo)
– ¡Aquí hemos venío a jugar! ¡LA VERRUGA!

Y entonces Kiko Ledgard cogía un tarjetón que iba pegao en el culo de la mierda de cartón piedra, y resulta que estaba el Seat 124 o el apartamento en la Manga del Mar Menor, Murcia. ¡Ooooooooooooh!

Y el paroxismo llegaba cuando cogía el tarjetón que iba pegao en el culo de la verruga con pelos:

-De todos es sabido que las verrugas, esas molestas lesiones cutáneas, pueden aparecer en diversos puntos del cuerpo de la persona humana, como manos, pies, o incluso en el mismo ojete… Sin olvidar, naturalmente, las verrugas plantares también conocidas como “ojos de gallo”. Y hablando de gallos, y aprovechando la feliz coincidencia de que el Arlanza desemboca en el Pisuerga, han ganadooooo…

– ¡Ay Pepe, que nos ha tocao un río!

– ¡ESTE MAGNÍFICO POSTE DE TELÉGRAFOOOOOOOOOOOS!

Luego ya, la dirección del programa te facilitaba un pasaporte falso pa que pudieras salir del país dignamente. Hoy le puedes hundir la vida a alguien con las redes sociales, pero por aquel entonces el Un Dos Tres era el puto amo del universo.

Los setenta tenían muchas otras cosas, ojocuidao: revistas de tetas, pelis de tetas y de quinquis, revistas de quinquis, quinquis con tetas, y niños que ponían ratas muertas en las vías de tren a ver qué pasaba. Como cosa científica.Y Quinqui. Fue un momento de mucho aperturismo cultural, que ibas a los coches de choque y ponían música de Los Chunguitos y te atracaban primero los de los coches de choque, que te dejaban sin la paga de la semana, y luego ya los quinquis titulares de los alrededores de los coches de choque, que ejercían una fascinación sobrehumana entre los quinquis. Estos últimos te quitaban las fichas. Por aquel entonces se aprovechaba todo hasta el extremo de atracarte dos veces por lo mismo. Hasta había quinquis que les robaban a los otros quinquis las fichas que te acababan de robar, que eso sí que es reciclaje de lo bueno ¡Qué recuerdos!

De aquella todo el mundo iba en la amotillo sin casco. El casco era una cosa desconocida, o en caso de ser conocida, de mariquitas y blandengues. Como queda dicho, era una época de mucho aperturismo. Sobre todo, por traumatismo craneoencefálico. El único casco interesante era el de los refrescos y eso, que eran botellas pero los llamaban “cascos” como si fueran auriculares o algo. Era una época de muy poca lógica en la que cuando te acababas la Fanta de litro ibas a la tienda y te devolvían las perras del casco.

– ¡Una Fanta!
– ¿Con casco o sin casco?
– ¡Sin casco!
– ¡Ahí, con dos cojones chavalote! ¡El casco es de mariquitas!

No era como hoy, que estamos más avanzaos y primero pagamos el casco y luego se lo llevamos a domicilio al que lo recicla y se lo regalamos por la cara pa que lo recicle, que es más lógico.

“Deposite sus cascos en el contenedor verde ¡No sea mariquita!”

Otro día seguimos hablando de los años setenta, que quedan muchas cosas que decir, pero es que hoy me levanté nostálgico y me dio por el No-Do, el Un Dos Tres, los coches de choque y los envases retornables.

Y hablando de retornar, vuelven Sandra y Borja Mary con el capítulo 31, que ya van siendo capítulos. Y para celebrar que me da por la gana, es un capítulo especial.

Para quien no sepa de qué va la cosa, por si le apetece, dejo el enlace al primer capítulo para empezar la historia desde el principio propiamente dicho, que hay que ser masoca:

Ir al capítulo 1.

Al final de cada capítulo hay un enlace al siguiente, y bla, bla, bla… y también se puede ir a mi página güeb www.ismaalvarezpaz.es que está todo colocao en cómodos envases retornables.

He aquí pues, el capítulo 31:

 


 

¡Sonso tía! Espero que al recibo de la presente te encuentres bien. No como la última vez, que te encontrabas mal. Me tienes que perdonar que hoy no te escriba por Messenger ni por Whatsapp como siempre. Lo que pasa es que como estamos en los setenta y el Internet está prohibido o sin inventar o algo de eso, te tengo que mandar el Whatsapp por correo ordinario. Que no me gustan nada las ordinarieces, pero como es una cosa de fuerza mayor te fastidias. Estúpida. #QueNoHayInternetTeDigo

Tampoco te puedo poner emoticonos porque no están inventados, y para ponerlos tengo que usar los rotus de Carioca, que da mucho trabajo. Bueno, te pongo este de un esmarfón, y te arreglas:  Tía, los 70 son súper agotadores

#SonSúperAgotadoresTía (esto es un hashtag, que tampoco está inventado, pero yo lo pongo igual)

Pero eso sí: son súper aperturistas. En la tienda de debajo de casa han puesto un servicio nuevo muy moderno de compra on line con consultas de stock en tiempo real. Te asomas al patio de luces y haces así:

– ¡Norbertoooooooo!
– ¿Quéeeeeeee?
– ¿A cómo tienes la naranja güasintonaaaa?
– ¡A catorce pesetaaaaas!
– ¡Qué carísimoooo!
-Por culpa la crisis del petróleooo
– ¡Mándame tres kiloooos!
– ¡A qué cuentaaaa!
-A Sandramary@tercerocé.es
-Vaaaaaaa

Y te los manda por E-milio ipso facto, y pagas la compra por PayPal:

– ¿Cuánto es?
-Son tres kilos de güasintonas acertadas, a catorce pesetaaas… clic, clic, clic clic, clic… clic. Doble clic… ¡Cuarenta y dos pesetas, señá Mary!
-Toma 45 y lo que sobra lo metes P’ayPal bolso, E-milio, guapo.
– ¡A mandar!
– ¡Ea!

¡Cualquier día inventan la compra por teléfono, tía! Hablando de teléfono, voy a aprovechar el emoticono de esmarfón de antes: 

Los setenta son muy entretenidos y hay muchas cosas que hacer. Por ejemplo, esta mañana hemos ido a comprar el pan a la panadería, la leche a la lechería, la carne a la carnicería, los expendos a la expendeduría y los abogos a la abogacía, que estaban de oferta. También hemos ido a la abacería porque no nos quedaban abazos, pero estaba cerrada. Que eso ya nos ha llevado media mañana. Ya casi no llaman mariquita a Borja por ir conmigo a la compra, ni le pegan ni nada, porque hay mucho aperturismo. Pero yo lo mando al bar con los amigotes a tomar solysombras y cubaslibres y a decir “MecagoenlalecheMerche” y eso. Para que no lo discriminen por blandengue. Yo creo que me lo está estropeando un poquito ese tal Antonio Alcántara, que es un pesao y está en todas partes. Como la Mirinda. Una vez me lo encontré el mismo día en la calle Preciados, en Moratalaz, en 1992, y en la sopa Knorr. Y las cuatro veces estaba riñendo y cagándose en la cuna que lo arrulló el tío cretino.

Hablando de cret… de Borja: ¡Ay, qué mono que es! Desde que es abogado progre lo llevo hecho un pincel, Sonso, tía. ¡Está para comérselo con los pantalones de pana de pata elefante y el jersey cuello pico con corbata gorda! Espera, que pinto un emoticono: Estoy a ver si lo convenzo para que se deje las patillas más largas, como Peret.

Los viernes por la noche nos vamos a dar un voltio a la boite, que es como si fuera una discoteque pero se dice “buat” y movemos el esqueleto cantidubi, que es como decir que vas a bailar, pero haciendo oposiciones a imbécil. No veas lo que farda Borja con los zapatos blancos de punta fina, tía. Lo malo es que desde que se murió Franco, las boites están llenas de quinquis y milindroquis que te intentan seducir sacándote la navaja y diciendo cosas quinquis:

– ¡Chati, te invito a mi queli a ejcuchar el último de Camilo Sesto! ¡Ayyyyyy, que te lo daba tó!
– ¡No me da la gana!
-Pos uno de Camilo Sétimo. A mí me da lo mim-mo ¡Chati! ¡Tronga!

Y cuando la cosa ya se ponía fea, va Borja y se encara con el quinqui, que por cierto era monísimo con ese flequillazo, la camisa apretada, la cadena de oro gorda y la recortá escondida en la pata elefante.

– ¡Oiga, señor quinqui, le conmino a que deje de importunar a mi mujer, o me veré obligado a llamar a la pol…. ¡A los maderos, a los maderos! ¡Tronco! ¡Malhechor! ¡Que te des el queo, cara peo!
– ¡Será “que te des el piro vampiro”!
– ¡Ahí, ahí! Eso también

Menos mal que en ese momento entró El Fary a la boite y dijo:

– ¡Deja a los chavaleees! ¡Que camelen lo que ellos vean que quieren camelar! ¡Ere un figuraa! ¡Qué arte má grande! ¡Quinqui! ¡Que ere un quinqui! ¡Ole!

Entonces Borja hizo una maniobra de distracción, sacó un billete de mil pesetas y amenazó con él al quinqui de boite ¡Qué valiente tía! Imagínate cómo sería, que el quinqui se llevó toda la cartera de recuerdo.

– ¡Y no vuelva por aquí! ¡Quinqui de boite!

Y el Fary a lo suyo:

– ¡Ole! ¡Qué arte má grande! ¡Como un pachá has quedao con la chavala! ¡Ere un número uno! ¡Blandengue! ¡Que seguro que haces la compra y llevas casco que no es retornable! ¡Ole!

Cuando le dejó de temblar el pulso y eso, nos pusimos a bailar, porque ponían nuestra canción:

¿Qué pasa contigo tíiio?
Conmigo qué va a pasaaar…

Y luego llega la parte de:

Y es que me paso el día de juerga
Todas las noches sin descansar
dándole al vino y a la guitarra
con las chavalas cerca del mar… 

Que es una canción muy transgresora y aperturista, como queriendo decir que no das un palo al agua y eres un borrachuzo. No sé dónde vamos a llegar, tía…

Pues ya te digo, tía. Por aquí todo bien y muy moderno, que hasta hemos puesto portero automático.

– ¡Matíaaaaas!
– ¿Quéeeee?
-Suba, y bájeme la basura ¡Haga el favor!

Y automáticamente sube y te baja la basura. A veces se equivoca y te sube la basura y luego baja. Pero es buena persona y gasta poco, que es normal con la mierda que le pagamos. Pero con mucho aperturismo, tía.

¡Ay, te dejo! Que está llegando Borja en el 124 y va a empezar el Un Dos Tres. Otro día te cuento más cositas ¡Besitos de Borja y Sandra Mary! Espera, que te pinto un emoticono: 

PD: Mañana echo el Whatsapp al buzón.

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico

Leer más historias

Capítulo 30- CRÓNICAS DESDE EL PARAÍSO: diario de dos emigrantes en Asturias

Capítulo 30- CRÓNICAS DESDE EL PARAÍSO: diario de dos emigrantes en Asturias

El mundo está lleno de gente mala, pero mala de eso que dices: ¡Halaaaa! ¡Qué mala persona que es!

Por ejemplo, Emeterio Chamorro era un lumpen de lo peor que había. En los años 70 fue el introductor de las chuches rancias y mierder en el revoltijo de Reyes, que hay que ser cabrón nivel tallar con navaja “ijoputa cavron” en el buzón del vecino. Que ya, de tallar buzones, hazlo sin faltas de ortodoncia.

Emeterio, un día que tenía la úlcera de estómago como una reyerta de ñus y además le picaba la cara anteroposterior del escroto, cosa muy inoportuna cuando tienes los brazos cortos, decidió consagrar su vida al desarrollo de chuches de mierda, con gran éxito de crítica y público.

Lo primero que hizo fue desarrollar las bolitas de anís, que eso es un crimen contra la humanidad. Hasta que se enteró de que el ratón de Susanita se las comía a puñaos después de ponerse como un cerdo de porros y turrón, como si fueran palomitas, cosa que le molestó muchísimo. Emeterio era de mucho molestarse.

Y el ratón de Susanita está claro que era un degenerao y un cretino, que pudiendo comer cables y cosas normales de ratón, llevaba esa dieta absurder. Lo que pasa es que lo disimulaba yendo al cine, al júrgol y al teatro. Como para tapar la vida de mierda que llevaba. Los vecinos decían: “Jo, parecía un ratón normal. Siempre saludaba…”

Fue entonces cuando Emeterio desarrolló las bolitas de anís esas que tienen como pinchos, que eso es una cosa de violencia gratuita y de ser gentuza. Es como el que inventó la bala explosiva, que se conoce que el muy cabrón pensó que la bala igual era poca cosa, y que era mucho más mejor que además explotara, no fuera a ser.

-La víctima presenta orificio de entrada, explotío tocho junto al bazo y luego ya, un orificio de salida muy apañao.

-¿A que soy un crás?

-Sí, pero la próxima vez que inventes la bala explosiva, ten la bondad de probarla en los webos de tu padre, que esto duele.

Como aún le parecía poco, llevó más allá su villanía inventando la bolita de anís con pinchos 2.0. Era una bolita igual que las otras, pero de color naranja como queriendo hacer ver que eran de naranja, pero no. Eran de anís también. Esto lo cuenta Piqueras en el Telediario y no tiene adjetivos bastantes pa dar la noticia.

-¡Espeluznante!, ¡Apocalíptico! ¡Firusdonfonciante!… eeeh… estoooo… ¡BUAAAAAAAAA!   

 

 

En 1978, Emeterio fue nominado al Premio Nobel de las ciencias malignas por el desarrollo de la bolita de anís con pinchos de color naranja pero que sabe a anís, con nivel de dureza 14 en la escala de Mohs.
Aquello cortaba diamantes de 200 kilates y vigas de acero gordas con la chorra sin despeinarse. Lamentablemente no se lo dieron por cabrón y por hacer bolitas de anís. El premio fue a parar finalmente al estilista de los Bee Gees por su outfit de traje papel albal con pata elefante con la cazadorica desabrochá enseñando el pelamen desde la pechera hasta la cepa’l ombligo. Un premio merecidísimo.

A raíz de aquella decepción, porque ya se había comprado el frac y todo en Galerías Preciados, que de aquella era lo más top, Emeterio juró vengarse del mundo de la forma más horrible que cabe imaginar: decidió que no se iba a morir ni nada. Que ya hay que ser.

Su meteórica carrera alcanzó un nuevo hito al introducir en el revoltijo caramelos repulsivos de esos de sabores que por fuera ponen un dibujo de una fruta para que sepas a qué fruta en particular se supone que te tiene que saber.
Algunos ponían ya directamente en letras tochas:

“FRESA”.

Por dar alguna pista. Lo malo es que además tenían por dentro una cosa blanda, que la debían hacer con los descartes del banco de semen porque si no, no se explica. Además no se les podía quitar el papelillo porque estaba pegao con láser. Que la chavalada de mi generación tuvo que desarrollar novedosas técnicas para solventar el problema metiéndose el caramelo sabor fresa garrapiñada en el morramen con papel y todo. En un ratillo ya se despegaba el papel, que había que escupir así:

-¡GRPTFÚA!

Y entonces el caramelo, que era más pegajoso que Alex Ubago abrazándose a sí mismo, se te quedaba empotrao en la castañuela obligándote a morderlo. Que ahí la cagabas con vistas al parque, porque se desparramaba lo blandurrio de dentro. Así rollo babosa poco hecha.

Como demostración de que eso de “a peor ya no podemos ir” es una estupidez calidad extra, Emeterio descubrió que el envoltorio de plastiquete de los caramelos sabía como el orto. Porque la gente mala malota es de mucho investigar las mil y una formas de joder a la humanidad.

Aprovechar el sabor de mierda del plastiquete de los caramelos, planteaba un reto técnico nivel “mear dentro de la taza”. Pero Emeterio se las sabía todas.

Descubrió que para transferir el sabor al resto del revoltijo, era preciso contar con un nuevo elemento de textura porosa. Y va el muy cabrón y descubre tres: la rosquilla de anís pasá de fecha, las galleticas esas pequeñas de pedernal con forma de teta y el carbón de mentira.
En origen, estos tres elementos saben a rosquilla de anís pasá de fecha, a galletica pequeña de pedernal con forma de teta y a carbón de mentira. Pero eso lo metes a macerar una noche con el resto del revoltijo dentro de una bolsa de plástico bien atá, y ¡Voilá! Sabe a polipropileno, a tinta tóxica y a una puta mierda todo. Y todos tan contentos.

Emeterio tuvo una larga carrera profesional, que aún continúa con grandes éxitos como el pack de yogures indivisible que de los ocho cuatro son de coco, o la caja bombones que no te avisa de que los hay de licor. A Forrest Gump se conoce que no le tocó ninguno de esos, porque en lugar de irse a hacer el pijo pescando gambas o a correr p’a ná, se hubiera o hubiese quitao de hacer de tontico y se habría o habriese sacao una oposición a notarías. Los notarios conocen el poder de los bombones de licor, los muy jodíos.

Y hablando de cosas absurdas y eso, hoy llega el capítulo 30 de Borja y Sandra Mary. Que a pesar de que en números a la romana se escribe “XXX”, no salen tetas ni perendengues. Que me parecía una cosa muy curiosa hacerlo cuadrar con el año nuevo como queriendo simbolizar que no me dio la gana de escribirlo antes. Eso sí: es el capítulo más largo de todos. Yo aviso para que no digáis que soy mala gente.

Y hablando de ser mala gente, dejo el enlace al primer capítulo por si alguien quiere empezar la historia desde el principio propiamente dicho:

Ir al capítulo 1.

Al final de cada capítulo hay un enlace al siguiente, y todo eso que ya se sabe…

He aquí pues el capítulo 30, y que este nuevo año sea algo más decente en pudiendo ser, y que los Reyes Magos se estiren un poco. Que si no, luego vienen los esguinces y los escamochamientos de lomo por no haber estirao antes.

 


¡Sonso tía! ¡Ay, que no sé por dónde empezar!  Me pasa como a un cuñao con un jamón: que tampoco sabe por dónde empezar. Estas navidades han sido tremending topic que te cagas por las Hunter abajo . ¡No hemos parado! Como un cuñao en la cena de Nochebuena, que tampoco sabe cuándo parar.

Aquí pasa como en las Fallas, que se tiran todo el año ahí entrenando haciendo las figuritas, los ninots, los calorets, la crítica social, y esas cosas que llevan las Fallas, tía. Y cuando llega la primavera lo queman todo, porque las fallas si no se queman es como si les faltara algo. 

Pues aquí igual, pero con las comidas. Básicamente de Enero a noviembre es la época de farturas, que es como llaman aquí a comer normal. Y luego ya en diciembre es la época de la trombosis, que como están tan contentos por no haber reventado antes, lo celebran comiendo como cerdos . La crítica social aquí se hace después de comer. Mientras se bebe y se ciscan en el santoral y todo eso. Se calcula que en cada sobremesa asturiana se arregla el mundo una media de catorce veces sin IVA.

Pero este año nos hemos adelantado ¡Jijijijijijiji!  Y nos hemos ido a hacer un poquito de ejercicio antes de empezar a comer como cerdos para bajar los kilos que vamos a coger. Porque el orden de factores no altera la fartura #¿AQueNoLaAlteraTía? 

Total, que a Borja le recomendaron una ruta muy bonita, que la han instalado como en un desfiladero que pasa un río por abajo . Aquí son mucho de instalar rutas en los desfiladeros y de ponerles ríos por abajo. Bueno, también son mucho de instalar rutas con bares y sitios de comer por los lados. A algunos bares hasta les ponen otro bar dentro, y dentro del bar un sitio para comer como cerdos #TíaEstánObsesionados Vaya, que aquí mayormente a las rutas les ponen cosas por abajo o por los lados. No es como los vestidos de novia de traficante armenio, que esos llevan cosas por abajo, por arriba y por los lados.

¡Tía, qué bonita es la Ruta del Alba!  Es una ruta que está en un concejo que se llama Sobrescobio, porque aquí a los concejos les ponen nombres como inventados: Yernes y Tameza, Ortega y Gasset, Bimenes, Trimenes, Tetramenes, ¡COLUNGA DEGAÑA! -que en dialecto Murumba quiere decir “A los misioneros les falta sal”. #YTodoEnEsePlan #SonsoTía.

Lo que me pareció de lo peor, es que te venden aquello como el “Parque Natural de Redes”, que un trocito es de Sobrescobio y otro de un concejo que se llama Caso, que es donde están las plantaciones del konocido Kesu Kasín, ke komo sabes es un keso kasero ke kultivan en Kaso #KonsoTía. Pero yo creo que tenían el recibo sin pagar o algo, porque no funcionaba ni Facebook ni Instagram ni ninguna red. Voy a poner una keja al Departamento de Redes . ¡Ay, pero bonito es un rato! 

Total, que nos fuimos a hacer la Ruta del Alba a lo súper aventurero. ¡Como la chusma!  Bueno, yo fui sin depilar ni nada. No te digo más . Como eso ya es la Asturias profunda, Borja se llevó la navaja multiusos de desollar caribús, el Kit de Supervivencia Viril de la Señorita Pepis, y el machete Coronel Tapioca de ir por la selva #PorSiAcasoTía.

El machete se lo quitó la Guardia Civil en un control rutinario de incautación de machetes Coronel Tapioca de andar por la selva #NosTienenManíaTía . Uno de los guardias civiles nos conoció y todo porque ya nos había atendido el día que nos empotramos en Pajares, nada más llegar. ¡Qué majo tía! Dice que con los puntos que tenemos acumulados, la próxima vez nos regalan un juego de sartenes . Eso sí: la navaja de desollar caribús no se la encontraron porque la llevaba atada al tobillo. #MuchaPolicía #PocaDiversiónTía 

La ruta es una divinidad tía #AyQueMeLaComo . Tiene muchas cascadas y cataratitas y todo eso #ComoElHucaCuandoLlueve La verdad es que fue todo súper bien, sin ningún percance ni nada. Y además fuimos los ganadores porque llegamos los primeros, tía #Sonso .

Todos los demás senderistas iban detrás de mí haciendo “¡Gñgñgñgñgñg! ¡Jujujujuju!” , y sus mujeres agrediéndoles todo el rato a los pobres, dándoles tochas y eso #QuéOpresorasTía . Al terminar la ruta y dar la vuelta, me miraban todas fatala, porque no saben perder #Chusma. Pero una señora me dijo algo así como:

-¡Alai konthola braghona laire! ¡Serago Tsona!

Debía de ser del este. Rusa, rumana, o de Llanes o de por ahí.
Imagino que me estaría felicitando la navidad o algo, así que le dije “¡Serago Tsona, señora! ¡Y para toda su familia, Serago Tsona también!”. Y le pareció fatal, tía #QuéMalLePareció #SeráFata 

De verdad, a partir de ahora voy a repetir y pienso ir a todas las excursiones de minifalda, que te da como una libertad y una cosa de lo más cuqui . ¡Es como que sientes el aire a flor de piel! 

Luego nos fuimos a un pueblo que queda cerca, que se llama Rioseco y es donde va a desaguar el río de la Ruta del Alba, que se les junta todo allí en un pantano y por eso nunca sufren la pertinaz sequía ni nada #NoLaSufrenTía. Pero el pueblo se llama Rioseco, porque aquí son de poner nombres que no pegan nada.

En cualquier sitio normal tienen, por ejemplo, un pueblo que era nuevo y vivía uno que se cambiaba de compañía de la luz para ahorrar. Pues “Villanueva del Pardillo”. O había dos rubias monísimas en el siglo XII. Pues “Parderrubias”. O una señora que tenía mucho pecho: “Pardeberzas de la Condesa”. O un heroico caballero que no se lavaba nunca la sobaquera: pues “Guarromán”. Y asunto resuelto. Pero no. Aquí, cuando hacen un pueblo se asoma el alcalde al balcón y dice:

-¡EEEEEEEEEEEH! ¡A ver, faltosos! ¡Anda-y p’acá, gunmimadre! ¿Qué tenemos aquí en abundancia?

-¡Manzanes! ¡Gochos! ¡Vaques! ¡Y praos!

-¡Pues arreglao! Le ponemos al pueblo “La Cagallona”

-¡AÚ, AÚ, AÚ!

Total, que estábamos paseando por el barrio financiero de Rioseco, y de repente se oye como música. Pero no música de
esa de aquí rollo:

 (uoooooooooooooo…. Tiiiiiiii tiririririiiiiiiiiii…. Plom toco plom plom toco plom…)

 Baxó la neña a la fonteeee
A da-y de beber al xaaatuuuu
Resbaló al cruzar la pooonte 
¡Y estampoooose en medio’l ratuuuu…!
¡Eeeeeeeeeeeeh! 
(Plom toco plom… plom toco plom… plom. ¡Plom plom!) 

¡Tía que fuerte! Resulta que hay un restaurante que está decorado súper cuqui y tiene terracita, y había unos señores con melena tocando en directo, que tenían pinta como de músicos #AsíComoLúmpenes  Y un montón de gente bohemia y artistas y de todo tomando el cuquiVermouth ¡Ay tía, mi primer restaurante de cuquichusma! 

En lugar de llamarse “Casa Tante”, o “Bar-Restaurán El Fañagüetu”, se llama “La Marquesina del Alba”, que le pega mucho tía. Te tengo que llevar cuando vuelvas a Asturias. ¡Ay, el sitio no puede ser más bonito! Bueno, si tuviera al lado una tienda de Gucci, sí.

Tía, tienen unas sardinas marinadas caseras y una pasta fresca rellena de calabaza y avellanas que te cagas. Borja se comió la mitad de lo mío, unes cebolles rellenes de carrilleres, cecina, croquetas de cabrales y manzana, y una hamburguesa casera de venado que le encantó. La Marc-quesina tía. De postre se pidió otra. Y el señor de melena me dedicó una canción y todo ¡Ay, qué mono! . ¡Tía, volvemos seguro! A ver si la próxima vez en el Parque de Redes funciona el Facebook y el Instagram.

Este año no han podido venir papá y mamá a cenar en Nochebuena porque a papá le están reparando el monóculo y las piezas vienen de Alemania. Bueno, eso me ha contado mamá…  Lo que pasa es que creo que no quiere venir porque sólo tenemos dos cuartos de baño y a ella esas cosas de jipis no le gustan nada. Total, que los padres de Emilio nos invitaron a cenar en su pueblo. ¡Hemos vuelto a Tineo, tía! #GüeiNina

Así de mano nos costó un poco llegar porque el ordenador de a bordo del mini se negaba a pasar por la caleya internacional que sube al pueblo . Se conoce que lo tenía guardado en la memoria RAM o algo. Pero un señor mayor con gafas de culo de garrafa que subía a toda leche con un tractor pascualín verde amarillo y rojo, nos empujó sin problema hasta arriba . Que resulta que es que no nos había visto porque tenía cataratas. Y el señor pisando a fondo el acelerador del pascualín porque le parecía que aquello no tiraba:

– petpetpetpetpet.. ¡Gundios negroooooo!  ¡Anda p’arriba nin! ¡Güeeeeey, más gorda nun la ví! ¡PETPETPETPETPETPETPETPETPET…..! 

Cuando llegamos arriba del todo el señor fue a meter el tractor en boxes, pero como llevaba el mini incrustado delante, pues no le cabía.

-¡Güeeeeey! ¡Nun entra! ¡Mi alma si nun medróu el trator! ¡MARUJAAAA, QUE NUN ENTRAAA! ¡GUNDIOS NEGROOOOOO! (¡PETPETPETPETPETPETPETPETPET…..! )

Luego ya se dio cuenta y por no mover el tractor cogió un cesto típico de allí, que es un maniego, y metió el mini dentro.

-¡Aiiiin! ¡Aiiiiiin! ¡¡¡¡AAAAAAAINNNNNN!

Y lo sacó del box del pascualín a hombros . El ordenador de a bordo acojonado, que no se atrevía a decir una palabra tía .

-Entóoooos… ¿El volquete este, que lo compraron por fascículos ¿Eh? La outra mitad danla en la segunda entrega ¿Eh? ¡Hala, alegrándome!

#SeAlegrabaTía #HalaAlegrándose. Llegamos a casa de los padres de Emilio a las ocho, y empezaron los rituales típicos de la zona:

-¡Coño! ¿Entós vinísteis?

-¡Güeeeeey! ¡Qué guapos tan! ¿Engordásteis algo eh?

-¡Coño! ¿Entós vinísteis?

Y la abuela:

-¡Güeeeeey, ven que ti garro los papos! ¡Ayyyyyyy qué neno más guapo ya más capaz!

-¡Tomay algo!

-¡Coño! ¿Entós vinísteis?

-Seique tareis esfamiaos ¿Eh? ¡FALÍN, GARRA UNOS CHORIZOS YA ALGO DE TOUCÍN DEL HÓRREO!

-¡Tomay algo!

-¡Güeeeeey! ¡Qué gordos tan! ¿Enguapecisteis algo eh?

-¡Hala pasay ya tomáis un pouco café con toucín!

Y el hermano de Emilio. El de las manos tamaño DIN A3:

-¡Coño Borja! ¿Entós vinisteis? (Palmada en la espalda. Borja catapultado hasta el hórreo)

-¡Tomay algo! ¿Querréis algo de flan pa mojar con el toucín, eh?
-¡Güeeeeey! ¡Qué entocinaos tan! ¿Enchorizasteis algo eh?

-¡Ayyyyyyyy! ¡Que ti garro los papos! (derrame facial severo)

-¡Home nina! ¡Tas como una xiblata! ¡Pasa ya come algo
curioso! (Palmada de la madre de Emilio. Arrastrando los catorce metros de escaño de la cocina.  Agradecidaaa.. emocionadaaaa….)

-¡Coño! ¿Entós tomáis algo?

-¡Coño! ¿Entós algáis tomo?

A eso de las diez y media terminaron las presentaciones y el tomar algo, y nos pusimos a cenar hasta las dos y media pasadas 

-¡Güei! ¡Ya nun llegamos a la misa’l gallo ninos!

-Pues entós tomamos algo. ¡FALÍN, GARRA UNOS CHORIZOS GARRAPIÑAOS DEL HÓRREO!

Y luego ya cantamos villancicos tradicionales de la zona:

 Reeeecogiido, túuuuu rebaaaaño.
¡Aaaaanda veeen, ya tooooma aaaalgo!
¡Muñalén! ¡Campanas de Muñalén…
————
 Veeeeinticinco de diciembre ¡Güeeey, güeeey nin!
Veeeeinticinco de diciembre ¡Güeeey, güeeey nin! 
¡Ven pácá ya toma algo, saca el chosco ya el toucíiiin!
¡Ven que ti gaaarro los papooos! ¡Güeeey, güeeey nin!
————
 Laaaaa virgen vaaaaya fartuuuu-uraaaa
Seeeique quedáaaasteis con fa-a-a-a méeeee 
Looos cachopooos son de chooooo-oscóoooo
¡Coooño! ¿Entó-ooos viníiii-isteis?
 ¡¡¡Pero mira cooomo cooomen
los gochos en la corteeee…
Pero mira coooomo coooomen
¡¡¡GÜEY NINOS TOMAY ALGOOOOOO!!! 

Otro día te cuento más cositas de Tineo, que me ha quedado el capítulo súper largo tía. ¡Besitos de Borja y Sandra Mary! 


 

 

Ir al capítulo 31

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico

Leer más historias

Capítulo 29 – CRÓNICAS DESDE EL PARAÍSO: diario de dos emigrantes en Asturias

Capítulo 29 – CRÓNICAS DESDE EL PARAÍSO: diario de dos emigrantes en Asturias

Hay seres humanoides que son muy de buscarle las vueltas a las cosas. Pero hay que decir a su favor, que se ciñen estrictamente a las que están compuestas por átomos, y a las que no tienen átomos ni nada. Les pasa como a los leggins: que se ciñen estrictamente. Y de la que le buscan las vueltas a las cosas se indignan más que Pitita Ridruejo viendo un DVD de La Tuerka con comentarios del director a grito pelao y todo. Tal que asín:

-¡Eh, tú! ¡Sí, te hablo a ti! ¡El que tiene átomos!

-¿Es a mí?

-¡Ha dicho “mí”! ¡YA ESTAMOS CON LA EGOLATRÍA! ¡El individualismo deshumanizador no te permite comprender la verdadera naturaleza de las cosas! No es como yo, que sí que las entiendo ¡JAJAJAJAJAJA! ¡Ignorante! ¡Neoliberal! ¡Atomista!… ¡JULANDRÓN!

Y claro, tú que estabas a lo tuyo en la cola de la charcutería vegana no sabes qué decir. Y pides un cuarto de chopped de tofu de lo de oferta. Como disimulando. Lo malo es que cuando se te ocurre una respuesta buena, Indignator ya está en la cola de la panadería afeándole la conducta a una señora por comprar pan con gluten, que eso es una cosa de mucha indignación:

-¡Y ENCIMA PIDE BOLSA PARA EL PAN! ¡ESO ES DE POLIPROPILOIDE Y LUEGO VA TODO AL MAR CASPIO! ¡IGNORANTE!

-Pe.. pero oiga, que la bolsa es de papel reciclao…

-¡POR ESO YA NO QUEDAN ÁRBOLES RECICLAOS NI GLUTEN EN EL MAR CASPIO! ¡ADOCENADA! ¡CORTICOIDE!

Y luego ya, el indignao entra en combustión espontánea por decir “corticoide”, que era la palabra prohibida por su TOC galopante. Y deja todo perdío el suelo de la panadería y lo tiene que fregar el becario. Que deben estar los becarios hasta la parte sur de las gónadas de fregar indignaos autocombustionaditos.

Una noche, el conocido ufólogo sueco Ulf Almöndrigansson estaba a lo suyo con un amiguete viendo UFOS y OVNIS y todo eso, cosa muy lógica que ya reflejó extensamente en su obra: “Los OVNIS son una cosa que me gusta mucho de verla, imbécil” . Total, que va Ulf y dice:

-¡Cönnio!(*) ¡Un OVNI!
(*Nota del traductor: “cönnio”. Término sueco que significa “Ahí vaaa” y denota sorpresa, agitación y/o asombro.)

-Pos a mí que me da que eso no va a ser un OSNI…

-¡Ya estamos! ¡Negacionista! ¡Equidistante! ¡MARICÓN! ¡Observa detenidamente esos delicados matices de color azulado que se aprecian sobre la cúpula del platillo volante!

-Pero es que…

-¡Silencio! ¡Acerquémonos a recibirlos desnudos con los brazos en alto de modo que vean que nuestras intenciones no son violentas y…

Lamentablemente, corría el año 1954 y el sargento Genciano Amarrete no tenía el tricornio pa pasodobles y se apeó del Land Rover con escasa disposición al diálogo. Porque llevaba muy malamente lo de encontrarse suecos con el badajo al libre albedrío en mitad de la campiña de Murcia al tratarse de una cosa de poco decoro y mucho escándalo púbico.

Como consecuencia de aquel encuentro en la tercera fase, Almöndrigansson escribió su obra más conocida: “Los OVNIS en Murcia y su relación con los tricornios por vía rectal: breve introducción y extracción dificultosa”.
Igualmente célebre fue el único libro del sargento Amarrete: “Acho, pijo, l’he dejao la retambufa al suequico como una boca riego”, que tanto éxito cosechó en las boites y verbenas de la misma Murcia.

Genciano era un purista del copón y un virtuoso del tricornio.

Capítulo aparte merece Juan Francisco Talibán, que cuando iba al IKEA le daban los muebles ya montaos por no aguantarlo. Una vez se equivocó, y nada más entrar se dirigió a Atención al Cliente exigiendo enérgicamente una hoja de reclamaciones antes de ofenderse por algo:

-¡Señorita! Exijo enérgicamente una hoja de reclamaciones para protestar por algo. ¡Y no me dé la espalda mientras le hablo, maleducada! ¡Batracia! ¡Mequetrefa! ¡Miriñaque!

-En primer lugar, me llamo José Luis, esto son los urinarios, y que sepa que al girarme le estoy mingitando la pernera a lo tonto.

Al comprobar que, efectivamente, no tenía ninguna reclamación que interponer, Juan Francisco sacó su propio talonario de hojas de reclamacionamientos y cagundioxes y se puso una enérgica reclamación a sí mismo, pero la rechazó por defectos de forma no sin antes afearse su propia conducta a la voz de “sinvergüenza” y “usted no sabe con quién está hablando”. Tras lo cual aprovechó para mingitar mientras gritaba con indignación consignas como “El fin está cerca” “Esta felonía no ha de quedar sin castigo” o “Tigres, Leones, todos quieren ser los campeones”. Esta última consigna le gustaba mucho cantarla en los urinarios públicos mientras flexionaba rítmicamente las rodillas a la buena fin de centrifugarse el ciruelo antes de subirse la portañica. Juan Francisco era un capullo, pero muy aficionao a las danzas tradicionales y el folklore en general..

Actualmente, Juan Francisco Talibán triunfa como instructor de señoras que se cuelan en la charcutería porque tienen prisa, y pasa su tiempo libre insultando a los taxistas en las rotondas.

Y como es todo una vergüenza y un sindiós, pues ahí va otro capítulo de Borja y Sandra Mary. Total, ya puestos…

Para los no iniciados, dejo el enlace al primer capítulo con la vana esperanza de que alguien se lea esta historia desde el principio:

Ir al capítulo 1.

Al final de cada capítulo hay un enlace al siguiente, y todo eso que ya se sabe… y también se puede ir a mi página güeb www.ismaalvarezpaz.es, que está toda llena de cosas y justamente hoy le cambié los rodapiés.

He aquí pues, el capítulo 29, que tiene la particularidad de que antes de sí mismo le preceden otros veintiocho. Que es una cosa muy común en los capítulos 29, y en los hijos menores de las familias de bien.

—————————————————–

¡Sonso tía! De verdad que exijo una disculpa por lo fatal que me trataste la última vez que hablamos. #MeTratasteFatalaTía. Pero te perdono, porque ya sabes que soy mucho de perdonarlo todo. #TePerdonoTodo#SonsoTía. Bueno, menos lo de aquella vez que no me acuerdo en absoluto de lo que me hiciste, pero me pareció súper fatal #TíaQuéSúperFatal#MePareció#LoDeAquellaVez

Ya me encuentro mucho mejor de lo de la gripe, pero desde que Borja me escondió la bolsita de setas y hierbas para estados gripales ya no veo gnomos ni nada #YaNoSoyLaQueEra#ConLoQueYoHeSido. Estoy deseando coger otra gripe igual de cuqui
Ya sabes que por aquí el tiempo estaba más raro que un gintonic sin cosas flotando, pero ahora ya se ha puesto todo oscuro otra vez, llueve que te cagas, y por fin la gente puede quejarse tranquilamente de la mierda de la lluvia y el frío, que buena falta hacía. #QuéFaltaHacía La lluvia, y lo de quejarse por la mierda de la lluvia y el frío, que es una cosa muy de aquí. O sea, que es muy de aquí la lluvia y lo de quejarse. #EsMuyDeAquíTodo
Aquí cuando alguien se queja de que llueve en el ascensor, hay que decirle que si no lloviera esto no sería tan verde, y que es lo que toca porque es la época y eso. Y entonces te tiene que contestar con un “Home, eso sí perooo…” Como dándote la razón a medias. Eso es por ley, que viene en el convenio colectivo de ser de Asturias. O sea, quiero decir que viene lo de que no sería tan verde Asturias, no el ascensor. A ver, que no es que llueva en el ascensor ni nada, que en algunos sí que llueve, y además también aquí hay ascensores que son verdes y me van fenomenal con la parka paramilitar de Kenzo y… ¡Ay tía, déjame ya! ¡ Que desde que tuve la gripe no hay quien te aguante! #AVerSiMeEntiendesTía
Total, que como hay una borrasca del ártico muy cuqui , he podido sacar al fin la colección de invierno y las Hunter . Que en el insti los alumnos ya estaban más pesados con lo de las Hunter que Falete en una espicha vegana.
-¡Profe! ¿Qué ye, que vendió les Katiusques o algo? Ye pa que nos aclaremos, porque como ya no les trae nunca…
¡Qué fuerte tía! Querían hacer un Comité Revolucionario para votar si me cambiaban el mote o algo . Porque aquí son mucho de comités revolucionarios para cambiar los motes a la gente si no les combina bien con lo suyo. A cada futbolista, por ejemplo, le van cambiando el mote casi todos los domingos según les venga mejor: “gallu”, “joputa”, “puxarrona”, “fartón” , y así. Luego se cagan en todos los santos impares del santoral porque llueve, que hacer, hacía mucha falta y la lluvia es una gran cosa, gonsumadre. Luego insultan al árbitro, y se van de sidras. #SonTradicionesQueTienen
Total, que ya vuelvo a ser “La kati”, que es una cosa que me hace mogollón de ilu, tía.
Hablando de tradiciones, este año nos hemos ido a El Entrego a la fiesta de Les Cebolles Rellenes, que como sus propies cebolles rellenes indiquen, cogen les cebolles, les cuecen, les vacíen, les rellenen de bonite, les cierren, y luegue les comen. Y después, quelles y quesedielles asgaya come pa une bode. O arrez quen leche. Le que més te preste…
¡Ay, tía! ¡Como la canción!:
🎶🎶🎶 Quende Fernende sépteme, esebe peletén. ¡PELETÉN! ¡ESEBE PELETÉN! 🎶🎶🎶
Se conoce que el compositor era de El Entrego o de por aquí. #CómoSonTía#LesDeLeCuenqueDelNelén.

¡Ay, que se me pasaba! ¡Este año vamos a ser la endivia de la urzanibación grpf… ¡COF, COF! ¡Ay, perdona tía, que tenía una flemita! ¡Puta lluvia! ¡Qué falta hacía, tía!
Que te decía que este año vamos a ser la envidia de la urbanización . Ya hemos decorado el jardín con las cositas de Navidad. Que por cierto, aquí a la Navidad lo mismo la llaman “Navidad” que “Avientu”, y de ahí la conocida expresión “Voy date una hostia que te avientu”, muy popular cuando van a la pescadería a comprar pixín y les dicen el precio . Aquí al rape le llaman “pixín” tía. Pero luego al bonito le llaman “bonito” y al sacapuntas “tajalápiz” #HomeNoMeJodasTía.

Cuando voy a la pescadería me meo con los nombres que le ponen a los peces. Hay veces que me siento depre, y si no me queda chocolate me voy a la pescadería más próxima a preguntar cómo se llaman todos los peces que tienen #TeMeasTía .
¡BOTONA! ¡ORICIU! ¡FURAGAÑA! ¡ÑOCLA! ¡VIRIGÜETU! ¡PARROCHA!
Que parece que te están poniendo a parir, pero no. Son peces y bichos del mar.

Eso sí, en todas las pescaderías el último pez que me dicen se llama “Taquemeparió”. Que lo dicen así:
-¡Taquemeparióoooooooo!
Una vez fui a la pescadería a comprar un kilo de taquemeparió para probar:
-Póngame un kilo de taquemeparío.
-¿Un kilo de qué, ho?
-¡Taquemeparió!
-Bueno mujer, le pongo lo que quiera, pero no se encabrone. ¿Quier unes llámpares?

#MéixomeTía. Por cierto, si vienes a Asturias no compres pez llámpara, que es duro que te cagas. La última vez, a Borja se le saltaron dos empastes comiendo pez llámpara porque no le quita la piel ni nada, pero como es un fartón… Por cierto, aquí no puedes decir que “tienes el oriciu de oferta” porque al parecer los machunos se confunden
A lo que iba, tía, que desde que tuve la gripe te vas mucho por las setas . Ya hemos puesto la decoración navideña en el jardín, y nos ha quedado súper cuqui .
Resulta que había unas ofertas muy buenas en AliExpress de cosas navideñas para el jardín. La primera oferta era un kit de figuritas navideñas a tamaño real. Se llamaba “Kit los figuras navidad de señor gordo gorro colorado ropa hortera hola soy tu menstruación, con perro cuernos del trineo para los exteriores del queli”. Nosotros lo pedimos a ver qué pasaba… #VivimosAlLímiteTía.
El papá Noel es un poco raro porque los chinos son poco de interpretar las tradiciones occidentales. El colt 45 colgando del cinturón le queda un poco raro, pero las botas que lleva son de plataforma, que le da un rollo Drag Queen muy alegre. El trineo se parece un poco a un Seat Panda, y para mí que Rudolf es un Pitbull con cuernos, pero de noche cuando se encienden las luces del trineo Panda y le salen rayos láser de los tapacubos queda súper cuqui. Lo malo es que tiene música navideña y no se puede apagar. Ya empiezo a estar un poquito harta de los villancicos de Camela en chino, pero bueno…
Había otra oferta que te cagas de un proyector que lo pones en el césped y te ilumina la fachada con figuritas que se mueven. “Proyector de los LED de la casa alumbra que te cagas por afuera, de muchas figuras alegre de la navidad, el Halloween, la secta satánica y las despedidas del soltero, pones lo que se te cante por la parte de los Cárpatos mucho bien” . Para mí que traducen la página web después de tomar setas para la gripe, tía…
La primera noche teníamos a toda la urbanización delante de casa viendo el espectáculo, que hasta salimos con unas bandejas de polvorones y todo porque somos unos vecinos que te cagas . Pero resulta que Borja había puesto el proyector en modo “Despedida del soltero rechingón mucho tetas” y teníamos la fachada toda perdida de pichurricas con sombrero, y tetas y cosas así. #QuéVergüenzaTía.
Enseguida Borja lo cambió a modo “Navidad mucho moñas”, y entonces ya quedó todo resuelto. Eso sí: el dibujito del muñeco de nieve tiene vello púbico y cara como de actor de peli porno búlgara, así con bigote y patillas. Pero como todos los amigotes de Borja se parten, pues lo hemos dejado así, que si no te fijas casi no se nota .

Te dejo, tía, que tengo que planificar cómo voy a decorar la casa por dentro y… ¡¡¡BORJA, PASA PARA ADENTRO Y QUITA EL MODO “DESPEDIDA DEL SOLTERO RECHINGÓN MUCHO TETAS” AHORA MISMO!!!

Otro día te cuento más cositas. ¡Besitos de Borja y Sandra Mary!

 

Ir al capítulo 30

 

 

 

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico

Leer más historias

Capítulo 28 – CRÓNICAS DESDE EL PARAÍSO: diario de dos emigrantes en Asturias

Intentar hacer cosas es un tema de mucha enjundia, molancia y gustamiento. Casi se podría decir que intentar hacer cosas es una cosa de mucho intento. De hecho, hay gente muy aberrante que cosifica intentos, y empatibiliza sinergias y polladas así porque cada vez hay más retrohipster por ahí suelto intentando tocar los güevsters.

Es el tipo de gente que se monta un huerto urbano, planta semillas de baobab y le crecen Bic naranja transgénicos, que eso está muy bien, porque como su propio Bic naranja indica, escribe fino y puedes venderlos por los semáforos y en las rotondas de polígono. Como Antonio Gala y eso. Lo de escribir fino digo, lo de las rotondas no. Es lo que pasa por no tener ni fucking idea de huertos urbanos de baobabs, pero tú lo has intentao, que es lo que cuenta.

Porque admitámoslo: la intención es lo que verdaderamente cuenta. Eso está demostrao científicamente porque hay casos de duques, por decir la primera profesión que me viene a la cabeza, que un día se levantan por la mañana tumefactos, y en un acto de coherencia sin precedentes fundan una fundación. Porque las fundaciones es lo que tienen: que hay que fundarlas. Si no las fundas, eso es una mierda pinchada en un palo selfie. Total, que ya con todo el tema fundao y eso, vas recabando fondos para intentar hacer cosas molonas de esas que hacen las fundaciones. Y ahí recabando fondos todo el día, pin paaaan, pin paaaan… Que te llaman los colegas por el telefonillo del portal pa tomar unas cervecicas y tú no puedes bajar porque estás tó loco ahí recabando (pin paaaan, pin paaaaan):

…mec mec mec mec meeec…mecmeeeeec (los colegas siempre llaman al telefonillo tocando cancioncicas de telefonillo, ahí a lo gilipollas)

– ¿Está Ignasi? Es pa ver si baja a tomar unas cervecicas a la tajca.

-No puede. Está recabando.

– ¿Pero recabando ahí pin paaaaan, pin paaaaan?

-No me consta

– ¿Pero lo que no consta es que recabe, o que pin pan?

-No me Constantinopla ¡Ploc! (porque los telefonillos cuando se cuelgan suenan “ploc”)

Y al final te vas a Suiza porque la vida no es justa y tú, criatura, cuyo único error fue no pasar la contabilidad a limpio por falta de Bic Naranja, lógicamente no pudiste escribir fino. ¡Porca miseria! ¡Cáspita! ¡Jolines! Y al final te ves ahí en Suiza, con lo siesos y desaboríos que son en ese sitio. Esto está demostrao también, porque yo nunca he visto un cuñao de barra de bar que fuera suizo o de por ahí.

Una vez contrataron en un hotel de Benidorm a un animador suizo, y el primer día se suicidaron tres autocares enteros del Imserso con su chándal, riñonera, gorra de la Caja Rural de Cuenca y todo. Eso es más triste que un bocata de brócoli. Sin pan. Porque no está en la naturaleza de un suizo ser cuñao de barra de bar ni animador de hotel del Imserso. Si acaso habrá alguno que sea dulce, guapo y de buen ver. El famoso bollo suizo, pero eso ya es otro tema con mucho moje.

A lo que iba yo es a que te alcuentras en un sitio del extranjero, fatal de lo tuyo, y cuando te piden los fondos resulta que los tienes recabaos al final del todo del trastero del dúplex, debajo de los adornos de navidad y de los juegos de sartenes de bancos suizos y jode muchísimo ponerse a revolver ahí sin GPS, ni mayordomo negro sin dar de alta, ni nada. Porque sacar del trastero la bicicleta estática y el Abdominaiser 2000 que compraste en la teletienda aquella noche que bebiste Red Bull con alcohol caducao es una cosa muy deprimente. Pero total, que tú la intención la tienes, que eso es lo que cuenta. Por eso tu mujer no cuenta nada, por no hacerle un feo a la intención. Ni al trastero.

Como Carmen Fortasec, de los Fortasec de toda la vida. Legendaria mujer que ya no es que fuera de trato desagradable, es que era de trato asqueroso. Mayormente por su carácter de mierda y porque escupía al hablar. Tenía tan mala baba que los felipitos de salivilla le salían con tropezones de jamón york, que eso era un asquete porque además de escupirte todo el careto te disfrazaba de leproso, cosa muy práctica en jalogüin, pero el resto del año tampoco. Cuando te presentaban a Carmen Fortasec, en lugar de “mucho gusto”, decías: “Se me ha quitao la felicidad y las ganas de cagar pa un trimestre entero”. Si Chuck Norris hubiera conocido a la Carmen, le habrían dado como mucho papeles de Antonio Resines, o de prota en la película esa del pollo cabezón con gafas, que daban ganas de mandarlo al gulag de preso becario sin contrato. Por moñas.

La cosa es que una vez, Carmen intentó ser más agradable y eso, y lo primero que hizo fue comprarse unas gafas estrechicas. Como de bibliotecaria con estreñimiento. Esto no hizo sino reforzar su insoportabilidad, y gracias a ello pudo hacer de hermana cabrona Calidad Suprema de la Señorita Rottenmeyer en la tercera parte de Heidi, donde el abuelo, con la connivencia de Heidi, Clara, Pedro, Niebla, la cabra y el cura párroco, le cortaba la cabeza con un hacha y le prendía fuego a la puta cabaña de los Alpes para que pareciera un accidente.

Como lo de las gafas no fue bien, se aficionó al jamón de york de lo caro, para mejorar la textura de los felipitos. Pero ni con la ayuda de Campofrío fue posible la cosa. Con los años desarrolló la habilidad de escupir el jamón de york en lonchas y recibió una oferta de trabajo en El Hormiguero, pero Pablo Motos la despidió por insoportable y por machista leninista. Así, continuó desarrollando su increíble talento para hablar y escupir a la vez jamón york, falleciendo trágicamente un día que se atragantó con un Campofrío entero con etiquetas y todo. Los servicios sanitarios le practicaron una traqueotomía de urgencia al jamón, pero nada pudieron hacer por salvar su vida. Ni la de Carmen. Algo bueno tenía que traer la cosa de los recortes en sanidad y educancia. Miles de enemigos asistieron al funeral de Carmen Fortasec y le rindieron un sentido homenaje clavando puntas del quince en la tapa del ataúd, no fuera a ser. Hoy se pueden leer en su epitafio estas hermosas palabras:

“Con la obediencia debida
se fue la Carmen en hora breve
Que a la tierra le seas leve
y no se dé a la bebida
Que en tan pesado deber
jamás la tierra se viera
de acoger cosa más fiera.
Qué mal bicho eras ¡Joder!”

Y del mismo modo que Carmen lo intentó, porque la intención es lo que cuenta, hoy vienen Borja y Sandra Mary a intentar contarnos cómo va lo suyo.

Para los no iniciados, dejo el enlace al primer capítulo porque si no se lee esta historia desde el principio, tampoco es que pase nada:

Ir al capítulo 1.

 

He aquí pues, el capítulo 28. Que por cierto, rima con “pelocho” porque aquí todo es de rabiosa actualidad. Y dicho esto, la expresión “rabiosa actualidad” debería llevar aparejada pena de prisión o treinta escupitajos con tropezón en un ojo.

Pues hala:

 


¡Sonso tía! Estoy fatala porque me he pillado un gripazo que te mega cagas . Pero estoy tomando un remedio a base de setas y hierbas del campo que me va fenomenal, Filomena tía #MeVaFilomenalFenomenaTía. La fiebre y eso no me la quita ni nada, pero el unicornio del cuarto de baño es monísimo . Espera, que me tengo que sonar la nariz. Bueno claro, no me voy a sonar el páncreas JUJUJUJUJUJUJU ¡PFFFFFFFFFFFFFF! ¡PFFF! ¡PFF! ¡PFF!….

nnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnn…. Ay tía, perdona que se me han caído los mocos encima de la “n” del portátil y se conoce que se ha producido un mococircuito o algo. Pero espera, que lo limpio con la manga del pijama nm ,klñophuiybjnkmlojilhunjkmlojiñhulnjkmlnj #YaEstáTía ¡Hala, cuantos mocos! Ayyyyyy ¿Por dónde iba? Ah sí, lo del unimono del cuarto de baño, que esta cornísimo . Jijijijijiji… ¡Qué fuerte tía! Tengo un cotilleo buenísimo, Filemona ¡La Sonso acaba de limpiar los mocos del teclado con la manga del pijama! #YaLeValeTía ¡Ay tía, méixome peles pates!  “Méixome peles pates” en el idioma de aquí quiere decir “Este simpático evento que acaba de acaecer, me provoca una hilaridad verdaderamente incomensurable”, Anémona tía. Ay, qué súperfuerte. ¡Espera tía, que voy a estornudar! Volvemos en seis minutos #ComoEnAntena3 

¡Hala, cómo se ha puesto la pantalla del portátil nuevo de Borja! Está toda escupida tía. #SeVaAMosquearMogollón Pero como tengo otra manga pues lo limpio. ¡Cunegunda tía, deja ya de escupirme la pantalla del computador de Borja o se lo digo a Sonso!  El otro día hubo aquí en la urbanización una fiesta de Juagüolin… Guarjolin… Jargüo… de eso de truco o treta que vas pidiendo chupachuses y piruletas por las casas  y si no te las dan les prendes fuego al felpudo . Pero en la fiesta no había chupachuses ni cosas de esas #TíaVayaMierdaDeFiesta. Borja y yo íbamos divinos disfrazados de Yoko Ono y de Expresident. Pero más que miedo, dábamos mucho el coñazo y nos tuvimos que ir a la fiesta de la casa de al lado por votación popular. ¡Qué éxito tía! Pero en la otra casa no nos dejaron entrar por prenderle fuego al felpudo #NoVuelvoMásTía#QueNoDanChupachuses 

Total, que como iba de expresident sexy debí de coger frío o algo porque hacía un frío que te cagabas y entonces cogí frío #CogíFrío #AnacletaTía Y ahora pues ya ves qué gripazo . Menos mal que el compañero hippy del bufete de Borja le dio la bolsita de setas y hierbas, que eso es mano de santo para la gripe . Que no te la cura ni nada, pero te la trae floja completamente. #MeLaFloeTrojaTía ¡Hala, nunca había visto este jarrón! ¡Qué bonito tía! ¡Holaaaa, gnomo que vive en el jarróoooon! Qué fuerte tía, tengo un jarrón con gnomo y no lo sabía. Lo voy a vender en Wallapop, o en eso de Claro que sí guapi. Donde más me paguen. Con lo que saque me voy a comprar un jarrón con gnomo #QuéMonoTía Pues lo que te decía, José Manuel ¿Qué te decía? Ah sí, lo del unignomo que vive en el cornio de mono. ¡Tía qué fuerte! ¡Tengo un cotilleo buenísimo! ¡Sonso la de los mocos en la manga del jarrón escupe en la pantalla del computador!  ¡Ay no se lo digas, que le va a parecer fatal! Hablando de parecer fatal, tía a ver si Sonso se afeita el bigote, que parece un capo armenio. #PareceUnPacoArmonio

¡Ay espera, que te voy a cantar una canción asturiana de aquí de Asturias!

 Chaflaneruuuu, chaaaaaflaneeeeruuuu
Que lleves en laaaa chaflaaanaaaaa 
Lleeevo leeeeggins deeee panteeeraaaaa…
 Y camiseeetaaa de Zaaaara
¡Ay tía! ¿Dóndeee vas tan horteeeraaa? 
¡Que con ese oooutfit vas súuuupeeer fataaalaaaa! 

¡Ay tía, qué bonita que es!  Creo que es de Melendi, o de Shakira, que son de por aquí de la misma Asturias. Hablando de Piqué, espera, que me pica la nariz mogollón y creo que voy a… 

ffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffff… ¡Hala tía, otro mococircuito en la f! Espera que lo arreglo con la pernera del pijama fdgeyftdygfsyftefdsygfuetgsdyfgtydsfatugtydstfgsdtf ¡Ya controlo mogollón de informática tía! #ControloMogollónTía  #DeInformática#YComputadoras

Te dejo Maruja, que me está llamando Sonso por el móvil ¡Qué pesada tía!  ¡Hola gnomooooooooo!  Por cierto, tengo un cotilleo buenísimo de la Sonso y una cosa de mocos y escupitajos pero te lo cuento otro día unimornio, que se me está acabando la batería de la Thermomix y no puedo seguir escribiendo, que esto se corta en cualquier momento. Voy a ver cómo va la mayonesa, que la estoy haciendo en el computador nuevo de Borja, no se me vaya a cortar.

Otro día te cuento más cositas, Luis Alfredo. Por cierto, a ver si cambias la foto de perfil del WhatsApp que con ese bigote te pareces a Sonso. ¡Ay tía, ya me está llamando otra vez el capo armenio! ¡Cuídate esos mocos, unimonguer, que luego te queda monísimo el gnomo del cuerno de baño!

¡Besitos de Sarja y Bondra Mary! 

 

Ir al capítulo 29

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico

Leer más historias

Capítulo 27 -CRÓNICAS DESDE EL PARAÍSO: diario de dos emigrantes en Asturias

Hay gente muy rara. Que habrá quien diga que no, pero la ciencia lo demuestra sin ir más lejos indicando que hay canales de teletienda 24 horas y gente que los ve las 24 horas. Que tienen ahí todo explotao al señor que se asombra por cualquier gilipollez que dice: “¿Un cuchillo que lo mismo corta pan, latas vacías de birra o un tirafondos oxidao del 8? ¡Vaya, es increíble Mike!”. ¿Dónde están ahí los sindicatos? ¿Eh? ¿Cuándo duerme ese hombre? ¿Es ético explotar a un ser humano asombrándose de polladas y cosas de mentira las 24 horas como si aquello fuera una red social? ¿EH?

Hay hasta gente que se empeña en separar la cebolla de la tortilla. Los secebollistas. O gente que abomina del uso del orégano y el cebollino, pero luego le echan tomillo hasta al Cola Cao. Los especistas.

Gente rara, como Californio Gordales, que en 1835 decidió que se iba a volver onicófago porque molaba mucho y era barato. Hay gente así de monguer. Su aventura duró poco porque al arzobispo de Solsona le incomodaba muchísimo que Californio le comiera las uñas de los pieses durante la procesión del Corpus Christi, que así no había ni Christi que procesionara o procesionase ni corpus que lo aguantara. O aguantase. Hasta que al arzobispo se le inflaron los incensarios y le saltó toda la castañuela a Californio de un piadoso patadón en mitad del medio de la boca, que tuvieron que extirparle la chiruca arzobispal de la campanilla con cesárea. Aquello supuso un grave menoscabo para la integridad física de la chiruca arzobispal y para la de Californio, que en adelante se vio obligado a practicar la onicofagia con pajita, cosa de gran dificultad. Y es que es bien sabido que el clero, cuando le comes las uñas de los pieses, tiene propensión a meterte dos encíclicas en tó lo alto que te arranca la cabeza. La prensa de la época, como no podía ser menos, se hizo eco del incidente. Así: “Incidente…ente…ente…ente…”. Y se quedaron tan pichis, porque la prensa del siglo XIX era ante todo decimonónica. No como la de ahora, que apitijander more nauuuu.

Pero hay gente más rara que los onicófagos. Es el caso del conocido político Charles Poochthemount, que tenía la extraña costumbre de alimentarse de aire. Practicaba por tanto la aerofagia, aunque los más puristas le acusaban de masón. Los más nihilistas por el contrario le acusaban de masoff, y los más antisistema lo consideraban un auténtico Robin Hood porque le robaba el aire a los ricos para redistribuirlo entre los pobres en forma de cuesco. Una cosa muy elaborada. Al fin el dueño de la materia prima y los medios de producción entregaba toda la plusvalía directamente al pueblo demostrando que la utopía es posible. Hubo algunas dudas, acalorados debates de béisbol y encendidos cócteles Molotov, pero finalmente el Club de fans de Paquirrín miró en el diccionario lo que quería decir “utopía”, quedando todas y cada una de sus dudas inmediatamente como estaban. Pero buscaron “culo”, “pirula” y “caca”, y aquello fue una risión. Luego aprovecharon para calzar la mesa con el diccionario y se vieron el Sálvame subtitulao con dibujos.

Hay otros ejemplos de gente rara, como la tejedora Enedina Cuatro, mujer de particular rectangularidad, que en 1963 perdió la lengua por su afición a chupar máquinas de tricotar, episodio que plasmó el psiquiatra de origen irlandés Efrén O’Pático en sus estudios “La tricofagia es una cosa muy mala” y “Tricofagia y lenguas muertas: el chupar se va a acabar”.

No menos extraño es el caso del activista moral y ético Onofre Luis de la Concepción, que sembró el caos en las playas de Levante fumigando senos impúdicos. Era senófogo. Onofre Luis falleció en extrañas circunstancias practicando el onanismo en un confesionario de Ikea. Era muy de montárselo solo.

Caso aparte es el de Luciferio Potas, conocido satanista que tuvo que renegar de su fe porque padecía de Hexakosioihexekontahexafobia, que eso es cuando te da mal rollito el número 666, y en las misas negras sacrificaba pollos con wakame sobre un “656” escrito con Bic naranja en un cartón de Ducados. Lo echaron de la secta por transversal, por raro, por capicúa y por hereje cabrón viéndose obligado a alejarse de Satanás. No supo canalizar toda la rabia que le produjo este triste episodio, y un día que preparaba zumo de naranja apretó mucho y se exprimió todo el brazo hasta la rodilla, falleciendo a las pocas horas por falta de vitamina C.

Es destacable la historia del italiano Enrico Profilia, que tras ser gótico, heavy, mod, rocker, youtuber, influencer, hipster, jarripotter, heterohomoparacistransmetroprepostsexual, comunazi, y comercial de Jazztel, no terminaba de encontrar su lugar en el mundo, cosa muy comprensible. Afortunadamente, gracias a un anuncio en la hoja parroquial del Movimiento Laico Radical Ultracatólico, ingresó en la Hermandad Mística de Amigos de Mengele, donde le iniciaron en el maravilloso mundo de la oculofilofilia, pero lamentablemente falleció a causa de un shock anafiláctico producido por su alergia galopante a incrustarse guadañas en el ojo. A veces la vida es incisocortante.

Hablando de gilipollas, se me viene a la mente la historia de Fray Indolencio, que ingresó en el convento de clausura a la temprana edad de 16 años un día que llovía, y por no sacar el paraguas se metió en el primer sitio que pilló. Y como para renunciar a satanás, a los Doritos, al pecado y a los discos de Luis Cobos no había que hacer nada, ingresó en la orden donde permaneció como novicio furriel durante 60 largos años dedicado a hacer rosarios con las pelotillas del ombligo hasta alcanzar una destreza tal, que se podría decir que hacía los rosarios con las pelotillas. Llegada la senectud, escribió su conocido libro de memorias, donde explicaba las razones que le habían llevado a ejercer su vocación monástica: “Yo me cago en las jornadas de puertas abiertas y en las puertas que abren p’a fuera”, obra que tantas vocaciones frustró durante generaciones. Indolencio falleció en un terrible accidente de botafumeiro a la temprana edad de 98 años sin haber conocido el pecado ni a Luis Cobos.

Pero si de verdad queremos hablar de alguien raro de carallo, se hace necesario sacar a colación a Edelmiro Fouciñas, natural del mismo Wisconsin, provincia de Lugo. Era Winquensiño. Edelmiro era además profundamente querido por sus amigos, que le describen como “un gentuza, un lumpen calidad extra, y un cabronsón abominable de mierda”. Al igual que sus múltiples enemigos, que le adoraban y cada nueve de noviembre, como siempre sin tarjeta, le mandaban un ramito de violetas escupidas, cosa que agradecía con gran profusión de indiferencia.

A Edelmiro se la traía floja todo, hasta el punto de que estaba casao y no lo sabía, cosa que a su mujer, José Alfredo Parihuela, le producía gran alivio porque trabajaba de matrona en un concesionario de Seat y no conocía de nada a Edelmiro. Es muy célebre la anécdota que cuenta cómo una vez presentó la Declaración del IVA sin IVA, y a los de Hacienda se les colgó el Windows, pero a Edelmiro le importó una mierda. Era un ciudadano de lo peor. En 2009, le pidió a un señor que había en el urinario de al lado que le creara una cuenta en Facebook, red donde se hizo sumamente popular por su equidistancia en todas las polémicas, hasta el punto de que sólo usaba los botones “Me la suda” “Me la bufa” y “Me la pela”. Pocos años después falleció en un trágico accidente de monociclo al perder la rueda, que venía mal apretada de fábrica. Hoy, se puede leer en su epitafio: “Edelmiro Fouciña. Falleció porque se la traía floja”.

Vaya pues este capítulo veintisiete de Borja y Sandra Mary, en memoria de Edelmiro y de toda la gente rara que en el mundo es, porque sin ella, todos los días serían iguales como los discos de Luis Cobos y los Telediarios a primeros de octubre.

Para los no iniciados en este asunto, dejo el enlace al primer capítulo porque si no se lee desde el principio no se lee desde el principio:

Ir al capítulo 1

 


¡Sonso, tía! ¡Por aquí todo fenomenal que te cagas!  Ya he tenido que sacar la ropa de entretiempo: las chanclas, los polares, los calcetines de cuello alto, las pashminas de seda salvaje y las de seda civilizada… #QuéMonasQueSon El otoño aquí es muy bonito y lo mismo sopla aire frío que caliente, que hay mucha humedad o está húmedo que te cagas, que entonces es cuando el verdín se llena de verdín, que es una cosa muy redundante que tienen aquí. Tiendes la ropa y se te moja, pero si sale el sol no hay problema porque se seca y se queda de cartón, que la puedes usar de contraventana. Pero si la dejas un rato se rehidrata otra vez y ya le sale verdín. 

En otoño aquí se hacen cosas otoñales tradicionales muy cuquis. Por ejemplo, cogen y se van al bosque más cercano a recolectar castañas con una bolsa del Ikea. ¡Ay, qué rústico! ¡Yo quiero, tía!.  Pues dicho y hecho: nos subimos al mini con cuatro bolsas de Gucci y salimos a recolectar castañas ahí a lo súper random, donde nos quisiera llevar el viento. ¡Como el gobierno! #CómoMolamosTía #QueSí #QueMolamos#Bastante. El primer intento salió regular porque los vientos nos llevaron a un Alimerka, que estaban las castañas súper caras y estaban ya recolectadas. #EstabanRecolectadasTía #YEranSúperCaras En el segundo intento se nos paró el Mini dentro de un túnel, que yo no he pasado tanto miedo en los días de mi vida, tía.  Nos pusimos súper nerviosos, pero Borja enseguida se hizo con el control de la situación, se puso el chaleco reflectante de Desigual, y se bajó para poner el triángulo de emergencia  #AyQuéRudoQueEs  #ComoBertínOsborne¡Qué fuerte tía! ¡Tenemos triángulo de emergencia! ¡Al Mini no le falta detalle, y eso que no es la versión Full Equip!

Al principio todo el mundo nos pitaba ¡Seguro que querían llegar primero a recolectar todas las castañas del bosque! #QuéJuegoMásSucioTía#ComoEnSálvame . Pero enseguida he visto por el retrovisor a Borja, que lo estaba haciendo fatal. Había puesto el triángulo en el suelo y ahí estaba pasando de todo hablando por el móvil ¡Qué inútil que es, tía!  ¡Al final lo tengo que hacer yo todo!  Así que me remangué los shorts de recolectar castañas, me puse el otro chaleco reflectante y ¡Horror!  ¡Era un chaleco reflectante de “Carrocerías Fanjul”! #QuéCosaMásOrdinaria ¡Siempre se queda él con todo lo bueno!
Total, que hice de chaleco corazón, me retoqué la sombra de ojos, que no pegaba nada, y me bajé a resolver la situación. ¡Ay tía, tenías que haberme visto controlando la situación que te súper cagas! Todos los coches bajaban la ventanilla para decirme piropos de aquí: 

-¡Faltosa! ¡Sácate de ahíiiiii!

-¡Mozaaaa, van esfarrapate!

-¿Qué? ¿Diote un ataque epiléticu? ¡Gonmimaaaadre chaval!

Y todo así. ¡No se ha visto a nadie agitar el triángulo como yo! ¡Dame una S! ¡Dame una O! ¡Dame una S! ¡S.O.S.!   Tía, las clases de animadora del equipo de Pádel Tennis han servido para algo. #QuéPráctico

De repente he visto unos destellos azules por el túnel, y he querido hacerles señas ¡Dame una B! ¡Dame una E! ¡Dame una N! ¡Dame otra E… ¡BE-NE-MÉ-RI…  Tía, y cuando estaba haciendo el ¡TA! Le he arrancado el retrovisor con el triángulo al Patrol de la Guardia Civil, que les ha parecido fatal. #TíaQuéMalLesHaParecido . Se ha bajado el sargento y nos ha apuntado con la linterna, que de los destellos del chaleco de Desigual le ha dado un ataque epiléptico al pobre. Pero enseguida se ha recuperado y se ha puesto bien #SepusoBenemérito #MenosMalTía

Al final la multa ha sido de seiscientos euros por uso indebido de triángulo, tenencia de chaleco cuqui no homologado y coreografía no reglamentaria . El retrovisor nos lo han perdonado porque dicen que les mandan repuestos de Barcelona. Cuando he visto la multa casi me dan los siete males bisiestos, tía ¡Estábamos en los túneles de Padrún!  Le he preguntado al guardia dónde se podían recolectar pimientos de Padrún #UnosPicanyOtrosNun, pero se ha marchado llorando. Cuando llegó el señor de la grúa, resulta que era el mismo que nos atendió el día que llegamos a Asturias. ¡El pobre lloraba de la emoción!  Antes de atendernos se puso de rodillas y recitó un mantra de los de aquí:

-¡AKIEN MATEYO MAMINA! ¡VALMAS DIRPA LAMINA!

¡Ay, tía un mantra poético! #QuéMajo . Enseguida ha hecho el diagnóstico del Mini: “Fallo en el circuito de ignición por desequilibrio de la mezcla combustible-comburente en proporción porcentual 0-100”. ¡Ay tía, verás la factura! ¡Adiós a la renovación de fondo de armario!  Pero de repente va el tío, coge una garrafa con un pitorro y echa no sé qué en el agujero de meter la gasolina y va y arranca el Mini. Nos dijo que fuéramos de inmediato a la gasolinera. De hecho insistió en que con lo de irnos de inmediato bastaba ¡Fijo que va a comisión con el de la gasolinera! Como dicen aquí, esto ye todo un sacaperros, tía.  En agradecimiento le he hecho otra coreografía con el triángulo 

-¡Dame una Súper! ¡Dame una gracias! ¡SU-PER-GRA… y se ha pirado derrapando por el túnel marcha atrás #QuéDesconsiderado #PasoTía 

Al final nos fuimos del túnel del Padrún sin pimientos ni nada, pero a los pocos kilómetros había una salida y seguimos un ratito por una carretera secundaria, luego por otra terciaria, y luego por tres caleyas de tercera B hasta que llegamos a un bosque que había allí. Tía, qué bonito es el bosque.  Había una familia de doscientos jabalíes y todo por allí recolectando castañas, y haciendo cosas de jabalíes. Iba a hacerles una coreografía con el triángulo , pero también se piraron los doscientos. #NoMeCaenBienLosJabalíes  Lo de recolectar castañas es muy cansado. Hemos llenado todas las bolsas de Gucci hasta arriba. Las castañas de aquí tienen pelos por todas partes, tía. Son así cono hippies. Ya verás cuando las depile. Voy a hacer cosas asturianas de castaña que lo vas a flipar. Marrón glacé, compota de castaña, pudding de castaña, y todo eso que comen aquí. Lo mismo me da por innovar y las aso sin nada más, en plan minimalista ¡Qué subidón! 

Te dejo tía, que a Borja lo han rodeado los jabalíes y le están robando las castañas. Voy a coger el triángulo ¡Dame una ja! ¡Dame una ba! ¡Dame una li…. ¡Otro día te cuento más cositas! ¡JA-BA-LÍ-Í-TOS…

Besitos de Borja y Sandra Mary 

Ir al capítulo 28

 

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico

Leer más historias