Capítulo 33 (otro episodio especial)- CRÓNICAS DESDE EL PARAÍSO: diario de dos emigrantes en Asturias

Capítulo 33 (otro episodio especial)- CRÓNICAS DESDE EL PARAÍSO: diario de dos emigrantes en Asturias

A Sandra Mary y Borja los había aparcado en marzo de 2018 pero, de forma excepcional, y por invocación de José Juan Rivero, los saco a dar un paseo por el jardín. Con lo cual, este sería el episodio 33…

Capítulo 33 (¡Nuevo! – Especial confinamiento, oigan)- CRÓNICAS DESDE EL PARAÍSO: diario de dos emigrantes en Asturias

———————————

Día 11 de confinamientito #Tía #IgualitoQueElCupón #DelaONCE

¡Sonso, Sonso, tía! Esto del confinamientito por lo del coronavirusito, es súper duro que te cagas 🤬🤬🤬. Por cierto, tengo un truco buenísimo para el control del pánico: le pones a todo «-ito» al final, y es como que ya te da menos miedito y canguelito 🤗🤗🤗.

Por ejemplito:

-Coronavirusito – o coronavirito
-Confinamientito
-Ruedita de prensita del Presidentito
-Paniquito
-El preparadito
-El campechanito

¿A que sí, tía? 😊😊😊 #TeLoJurito. Bueno, pues te cuento:

A Borja le he hecho una broma con lo de ponerle dos velas negras 🕯🕯 (aquí las pongo en blanco porque en negro no quedaban, tía 😤😤😤) si no recogía los platos, y resulta que va el mequetrefe y se infarta un poquito del susto #PeroPocoTía. Eso se lo dije el segundo día. Desde entonces, como una velita que lo tengo. ¡Qué mono es! 😍😍😍

Pero el horror, es que esto me lleva a confirmar mi teoría de que a causa de estas raíces que lo súper flipas, me doy un aire a la bruja Lola después de seis meses concursando en la isla esa de los casposos (¡Ay, pobres, tía! Conviviendo con chusma y sin un mal eyeliner que echarse a los ojos) #EsHorrible 😰😰😰 #MátameSmoothie

Pero algo de eso debe haber, porque ayer salí a sacar la basurita al contenedorcito, y el tonto del adosado de enfrente me quería disparar con el fusil de cazar antílopes 😠😠😠. Menos mal que estaba su mujer al lado y le dijo: «¡Paco, por Dios! ¡Deja de ver la serie esa de zombies que te estás obsesionando! ¡Que esa es la pija de enfrente! Que por cierto, una cosa te digo, Paco: ¡Qué desmejoradita que va! Claro, estos jóvenes no se molestan en acaparar cosas de primera necesidad y luego me salen con esas pintas…». Ahí fue cuando le dije a la señora que habíamos cometido un terrible error por no hacer caso a las personas mayores como ella. ¡Tía, cómo se puso! Todavía oigo aquel «¡Paco, fiiiiiirmes! ¡Apunten! ¡Fuego!» ¡Qué fuerte! Menos mal que Paco tiene menos puntería que Echenique montado en un ñu enfurecido #LaPróximaVezAcaparamosTía

También me ha salido un poquito de vello en las piernas. Ahora Borja me llama Chewbacca #ElInsensibleDeMierda 😱😱😱 ¿Dónde está la UME cuando se le necesita ¿Eh? ¿Dónde? 😭😭😭#TíaQueVengaUnDestacamentoDeDepilaciónYa. Lo que pasa es que debe de tener algo de razón, porque cada vez que me siento en el sofá, eso hace velcro y luego no me puedo levantar tía #QuéRisas 😂😂😂 #PeroYoMeCagoEnElVelcro 😠😠😠

Papá y mamá, que son súper responsables, se han ido a su tercera residencia a pasar la cuarentena. Ellos, y los indispensables del servicio. Un jardinero, el de mantenimiento, el palafrenero, el ama de llaves, el herrero, el panadero, el verdugo y las doncellas.
Los dos primeros días se fueron a su segunda residencia, pero resulta que papá no tenía allí suficientes monóculos de entretiempo, y con los de invierno es inhumano y una ordinariez pasar el confinamiento 😞😞😞 #TíaEstoEsAsí #AsíNo #JuntosPodéisLaChusma #NoSinSusMonóculos🧐🧐🧐

Ahora se encuentran bastante bien. La semana próxima se van a su cuarta residencia porque mamá dice que es una vulgaridad repetir residencia dos semanas seguidas #YQueLoDigaTía. Han tenido que llamar al padre Romualdo para que rece unas jaculatorias 🙏🙏🙏 y unas cosas súper tochas que sabe él, de modo que Santa Casilda de Ascott interceda para que la pandemia no dure más de catorce semanas, porque si no se les acaban las residencias y tendrían que volver a la primera ¡Eso jamás! ¡Mamá nunca le dará el gusto a Piluca Katherine de ver cómo se le terminan las residencias, tía! 😖😖😖#AntesMuertaQueRepetiResidencia#ASantaCasildaDeAscottLeTenemosMuchaDevociónEnCasa

¡Ay! Pero los que lo deben estar pasando fatal son los papás de Borja, que como son clase obrera no les alcanza para una tercera residencia y han tenido que conformarse con ir a la segunda #TíaSonSúperPobres 😓😓😓. Los paró la Guardia Civil en pleno desplazamiento, pero como el papá de Borja es notario, levantó un acta notarial en el que le decía a la Benemérita que daba fe de que en el coche sólo iba él, y además el propio coche no era sino una ensoñación, y los sueños sueños son, pero jamás coches. Y como no tenían forma objetiva de demostrar nada, les hizo una 13-14 a los guardias, que acabaron firmando y les pasó una minuta de 600 euros por levantar acta y otros 300 por dar fe. Se conoce que la fe está más cara que el azafrán, tía. #EstosObrerosSeSabenTodosLosTrucosTía.

Tengo que decirle a papá lo cara que está la fe, no vaya a ser que el padre Romualdo les quiera clavar, tía. #NoVayaASer #QueElPadreRomualdoEsMuchoDeSubirLosPrecios 🤨🤨🤨

Por lo demás, aquí en la urbanización estamos súper organizados porque somos como una gran familia. Por eso estamos todo el rato insultándonos, seguramente. 😍😍😍

A las 10 salimos a aplaudir a las trabajadoras y trabajadores de SPA’s, centros de blanqueamiento anal y depilación, y otros servicios esenciales. Los súper echamos de menos tía. 👏👏👏👏👏👏👏👏👏

A las 11, el vecino del adosado 36c sale al balcón a insultar a todo el que ande por la calle paseando al perro, o al cerdo vietnamita. O al que respire. Lo hemos elegido porque lo hace súper bien. Es como un talento que tiene.

A las 12, el del adosado 54b sale a llamarnos a todos imbéciles, y nos da la receta para acabar con todo esto en dos días, 💀☠💣💥 pero por lo visto por culpa de los rusos, los chinos, los americanos, la CIA, el KGB, Pedro Sánchez, Lina Morgan, el Torete, y el KH7, pues no le dejan aplicar sus medidas porque nadie le da los suficientes likes antes de que lo censuren en Facebook. #TíaSeLoCensuran #AsíNo

A las 15:00 salía a tocar la pareja del adosado 18 A. Ella el bombardino, y él la botella de anís con cuchara. Tocaban todo versiones de los Rolling, o de Maluma. Pero lo resolvió el señor de enfrente con su rifle de cazar antílopes, y desde entonces dormimos la siestita que te cagas, tía. #DescansenEnPaz 😭😭 #YNosotrosMás 😊😊

A las 17:00 sale el ferretero a explicar el ciclo del ARN y los factores de variabilidad del coronavirus cuando se somete a radiación con rayos gamma. Por lo visto con resultado de ARN 1 – Atlético Coronavírico 1. Equis en la quiniela, tía #NuncaAcertamos 😢😢😢

A las 20:00, invariablemente, Borja intenta huir de casa al grito de “¡O sea, no la soporto más! ¡Te lo juro! ¡Pues me voy! ¡Ya ves!” Pero siempre tiene que abortar la huida ante las amenazas del vecino del fusil de cazar antílopes, y los insultos del señor del adosado 36c. Ayer lo llamó “Payaso, bandido, bribón, faltoso, carapijo y malandrín” #SúperViolento tía. 😮😮😮 Luego ya aplaudimos a la gente de los hospitales. 👏👏👏👏👏👏👏👏👏

Una vez se propuso hacer una cacerolada por no sé qué, pero como a casi todo el mundo se le ha ido el servicio, no saben muy bien dónde se guardan las cacerolas y lo hemos tenido que cancelar por falta de medios ¡Jo! 😭😭😭

¡Ojalá pase pronto todo esto, tía! No quería preocuparte, pero ya me he visto todas las series de Netflix que me combinan con la bata #NoHayDerecho. Además. si esto se prolonga más tiempo y se nos acaban las reservas de quinoa caramelizada, tendremos que tomarnos los gin tonics como auténticos salvajes. Como alimañas. Como obreros en un bar de pobres 😭😭😭

¡Cuídate mucho, tía! Acuérdate: termínalo todo en «-ito», que da menos miedito y dice el ferretero que te contagias menos por culpa del coronavirusito.

Besitos de Borja y Sandra Mary 😍😍😍

——-

Aviso a navegantes: si no te leíste las anteriores entregas, te aconsejo que empieces por la primera parte, que es esta: https://www.facebook.com/isma.alvarez/posts/10209969590187107 porque si no, te va a sonar la cosa todavía más rara de lo que ya es de por sí mismamente. Al final de cada capítulo, está el enlace al siguiente. Son, contando este, un total de 33. Que tienes pa echar la tarde un rato.

Capítulo 32 (otro episodio especial)- CRÓNICAS DESDE EL PARAÍSO: diario de dos emigrantes en Asturias

Capítulo 32 (otro episodio especial)- CRÓNICAS DESDE EL PARAÍSO: diario de dos emigrantes en Asturias

Los años 80 eran unos años de traca fallera. Por aquel entonces se consideraba que los años 70 eran muy horteras y que los 80 sí que molaban. Los 70 eran una payada de años que no había por dónde cogerlos, vaya.

Porque los 80 eran de una modernidad que se fundía el misterio. Pero eso era por falta de perspectiva y porque no nos fijábamos en los años 80 propiamente dichos. Pasa mucho. Es como cuando un político pofesioná afirma rotundamente que SÍ, pero luego le da como un apretón o un gas o algo, y dice que siempre ha dicho rotundamente que NO. O sea, aquí no, pero allí sí, pero acullá ¡Eso jamás! Son contradicciones que hay que cabalgar, ahí con los genitoides abultaos como melones de Villaconejos de los de presentar a concursos de melones de Villaconejos..

A ver, que tú con aquella americana de calaveras con hombreras de metro cuarenta de eslora por 0,95 de manga te veías del copón. Pero no. Vete a la caja de zapatos de guardar fotos, y mira bien. Verás que llevabas una patera de tamaño medio a cada lao y te parecía lo más plus. Anda, quémalas. Que no queden pruebas.

Hay documentos que demuestran fehacientemente que las lanchas de salvamento marítimo están inspiradas en las hombreras de los 80.

Es más: después de los outfits de los primeros 80, parecía que a la humanidad le iba a entrar un poco el sentido común. Pero no: se pusieron de moda los vaqueros que quedan mal, y los jerseys de Privata. El mocerío decidió que ponerse unos Elvis 501, que están diseñaos pa que te queden como a un Buda unos 501, era fetén. Y entonces ya, de cintura p’abajo las muchachas quedaban como un click de Famobil pero en mal. La cosa se completaba con un jersey Privata de colores raros. El Privata era como el jersey de la abuela de toda la vida, pero sin coletas y con un triangulete en el brazo que, invariablemente, ponía «Privata». ¡EEEEEH! ¡CUIDAO!.

Dicho así, puede parecer que lo del jersey Privata no era pa tanto ¡NO NI NÁ! Porque al Privata, si querías ser algo en la vida y que te dejaran entrar a las discotecas, ¡HABÍA QUE PONERLE HOMBRERAS! Y entonces ya, aquello fue la plaga. Cualquier zagala que se preciara parecía un HE MAN, que era un muñequete que por arriba era como un armario empotrao pero sin empotrar, y sin en cambio, por abajo era estrechete y recto de culera. Era como un quesito de El Caserío me fío pinchao en dos mondadientes er hioputa. Así no había manera de ligar ni nada. Que había que deducir a partir de pistas como el tono de voz, o el ADN si le podías entrar a alguien o no:

-Disculpe, HE MAN de cromosoma sexual indeterminado, tenga la bondad de escupir en este tubo de ensayo con el fin de determinar si le puedo entrar o no

-¡Grptuá!

Y te tirabas dos horas sacando la secuencia genómica en los servicios de la discoteca. Con lo incómodo que era. Y claro, cuando ya habías acabao de secuenciar, la discoteca estaba cerrando. ¡Cagüen!

Además del ADN había otro medio también, que era el DNI. Mucho más rápido, pero quedaba raro de pedirlo. Eso sólo lo podía hacer sin quedar mal el portero de discoteca y la pulisía nasioná.

En los 80 había que ser ante todo, moderno. Pero que se notara bien. Por ejemplo, salía por la tele Eva Nasarre haciendo Aerobic y llevaba en las paticas unos calentadores de lana. Como es lógico, al día siguiente ya se organizaba un batallón de más de dos millones de abuelas especializadas en satisfacer gilipolleces, que tejían calentadores de lana pa poner por encima de los vaqueros en agosto, cosa muy necesaria. Nunca se podrá ponderar lo suficiente a las abuelas, que después de una vida de sacrificios todavía tenían humor pa chuminadas.

Era muy importante también ser artista de cosas trangresoras. Por ejemplo, te vestías de cretino con la pelambre cardá a lo Kunta Kinte un día de mucha humedad y una cadena colgando del cincho, y ya eras cantante de la Movida:

🎶🎶🎶-PÁNICO… EN EL TRANSATLÁNTICO
ALUCINA MI VECINA
EN MITAD DE LA COCINA🎶🎶🎶
SIDERAL

(estribillo)

🎶🎶🎶¡PÉNDULO, PÉNDULO!
¡ORÁCULO, ORÁCULO!
¡POR LA VENTANA🎶🎶🎶
SE CUELA UNA MANZANA
SIDERAL!🎶🎶🎶

Que ya había que tener cuajo en los melones de Villaconejos…

Y para rematar la actuación sacrificaban un calentador de lana a Satán, cosa que creo que no estimaba en demasía el Maligno porque a quién carajo se le ocurre sacrificar esas mierdas. Lo de tocar bien ya tenía menos importancia. Es más: tocar como el orto era transgresor y molaba mucho. No era como ahora, que la gente es millenial o de la generación nosequé y se ofende por nada.

Yo mismo miro mis retratos de la época y me veo en la obligación moral de mudarme de piso y fustigarme con una fusta de fustigar. También había intolerancia, no nos engañemos. Tú ibas a la discoteca con tus zapatos de tafilete con hebilla dorá y una cosa roja en el medio y calcetines blancos de los de raya roja y azul, y no te dejaban entrar. Yo habría hecho lo mismo si fuera portero de discoteca. Es más: contrataría a Putin de portero de discoteca y ahí no entraba ni Dios con pase VIP.

A ver: que había música que estaba bien y eso. Pero es que también estaba Locomía, y eso le quitaba mucho mérito a la época:

🎶🎶🎶Sexo Ibiza, locomía
Moda, Pene loco mía
Marcha prepucio loco mía…🎶🎶🎶

Y luego ya, era como que en el estribillo corroboraban que, efectivamente, era así:

🎶🎶🎶¡¡LOOOOOOCOOOOOOOMÍA!!!! tintun tin tiiin tun. Tin tin tiriti tín ti tun…🎶🎶🎶

De hecho era tan convincente que durante una temporada los notarios daban fe de las cosas diciendo:

¡¡LOOOOOOCOOOOOOOMÍA!!!! tintun tin tiiin tun. Tin tin tiriti tín ti tun… Son cincuenta mil. Ojo, que de aquella con 50.000 pesetillas eras el rey del mambo.

Y hablando de notarios, prepucios, calentadores y señores de Locomía que trabajan de transbordadores Ceuta-Melilla, vuelven Sandra Mary y Borja con el capítulo 32, número especial donde los haya. Ese número que tantas satisfacciones ha dado a lo largo de la historia gracias a la magia que encierra en la suma de sus dígitos, que tan buena rima tiene y no pare ni preña.

Al igual que el capítulo que le precede, es un capítulo especial.

Para quien no sepa de qué va esta historia absurda, dejo el enlace al primer capítulo por si desea empezar desde el principio. Que en viniendo la Semana Santa es un acto de mucho autoflagelo:

Ir al capítulo 1

He aquí pues, carísimos hermanos y hermanas en la humanidad, el capítulo 32:


 

¡Sonso tía! Hace cantidubi guachipén que no te escribo unas letras, pero es que ha sido salir de los años 70 y entre atascos y golpes de estado y eso, está la calle imposible #EstánLos80Imposibles. ¡Qué fuerte tía! Ahora gobiernan los socialistas .Papá y mamá se han ido al exilio. A la casita de Perpignan. porque dicen que seguro que les quitan el palacete y les suben los impuestos. Además a mamá le ofenden muchísimo las americanas de pana y no lo puede soportar. Pobre…

Por aquí todo bien. Los obreros haciendo barricadas y tirando tuercas con tirachinas y esas cosas que son mucho ellos de hacerlas, y por la tele salen tetas y no pasa nada. Como ya son los años 80 te iba a escribir por la computadora, pero resulta que las computadoras de ahora sólo sirven para jugar al ping pong y no se pueden mandar e-mails ni nada. Papá me ha regalado una con lo que sacó de vender los viñedos y un riñón. Es súper compacta y casi casi cabe en el dormitorio grande. Borja está todo el día con ella. y es súper experto en computadoras, tía. Ha conseguido llevar la contabilidad de casa él sólito. Pasado mañana ya vamos a saber cuánto hemos gastado este mes. En cuanto que termine la computadora de computar los datos.

Lo que es súper chachi molongui es lo de descargar pelis. Te vas a una tienda, y te descargan la peli en una cinta. Luego la tienes que devolver rebobinada, porque de lo contrario el señor del videoclub de descargar pelis te parte la cara. De hecho la gente queda para pegarse en los callejones para ver quién tiene razón: si los del VHS o los del Beta. A los partidarios del sistema 2000 y a los que no rebobinan las cintas los ingresan en instituciones para asociales, bipolares y lúmpenes. Aquí estas cosas son muy serias tía. Espera, que te pongo un hashtag: #SonMuySeriasTía.

Lo que es muy mejorable es lo de volver a ver la peli si te quedas dormida tía. Para cuando llegas al minuto donde lo habías dejado ya te toca hacerte la cera otra vez. #TíaNoHayDepilaciónLáser #TeLoJuroPorSnoopy Lo de tener que depilarse todo el rato con cera es una cosa de mucha opresión y quema que te cagas. Bueno, han sacado un aparato que es como una máquina de afeitar que lleva unos muelles indoloros que te arrancan de cuajo todo el forraje, De color rosa la ha hecho el fabricante, tía. Como para indicar que no duele. El muy cretino. Yo la uso con mucha frecuencia, y la verdad es que si metes la mano en la cera de depilar ardiendo mientras Borja te pisa el dedo meñique, se lleva bastante bien lo de la mierda de la Epileidy #EstoEsSúperModernoTía #QuéLiberación #LoQueInventan

Una cosa te digo tía: se hacen unos temazos que son la monda. Yo por las mañanas me pongo el elepé de Bertín Osborne ese que sale con camiseta rosa que dice «Bertín» y una cinta en el pelo, y todo se vuelve súper dabuten. Cara gluten. ¡Ay, que me lo como!

🎶🎶🎶¡Yo soy un vaaagabuuundooo
que va por eeeeste muuundoooo
con su guitaaarracuestas 🎶🎶🎶
y uuuuna historia que contaaaar!🎶🎶🎶

¡Bertín, capullo! ¡Queremos un vástago tuyo! Tía, está más bueno que el Tulicrem, que es una mierda que se unta en pan en los 80 cuando no tienes otra cosa que hacer. Bueno, la verdad es que el tema de la publicidad sí que es fuerte tía.

Hay un anuncio de margarina para untar en el bocata de chorizo, que sale un señor con bigote y gafas, con pinta como de actor porno búlgaro, que va en un helicóptero que por fuera lleva escrito «Tulipán». Que eso le quita mucha credibilidad al helicóptero Y entonces decide el señor del porno búlgaro que lo más acertado es aterrizar en mitad del patio de un colegio de niños de clase media-baja a la hora del recreo. Después de aterrizar, barren las cabezas que sobran y eso, y entrevistan a los niños mientras les atascan las arterias a base de Tulipán. Pero como estamos en los 80, aquí nos pasamos por el forro la cosa de la prevención de riesgos y todo eso y aparcamos los helicópteros en doble fila donde nos da la gana. Claro, como hay mercromina, pues da igual.

Lo que es súper fuerte es que han puesto una cosa que es el IVA, que te cobran lo que valen las cosas mas un doce por ciento. Es para ser europeos y hacer carreteras, subsecretarías, departamentos de cosas y eso. Y para que el fontanero te diga:

-¿Lo quiere con IVA o sin IVA, señora?

Que ya verás cómo son cosas que acaban siendo tradicionales.

¡Ay tía! Que empieza por la tele «Tocata» y hoy viene Miguel Gallardo, Alaska y Los Pegotrones, Miguel Bosé y Mecano😍😍😍.

 

Otro día te cuento más cositas guays del Paraguays. ¡Besitos de Borja y Sandra Mary! 😘😘😘

CONTINUARÁ (MÁS ADELANTE, YA SI ESO)

Capítulo 31: (especial) CRÓNICAS DESDE EL PARAÍSO: diario de dos emigrantes en Asturias

Capítulo 31: (especial) CRÓNICAS DESDE EL PARAÍSO: diario de dos emigrantes en Asturias

Los años 70 son apasionantes. Hay incluso quien, por llevar la contraria y hacerse el que lleva la contraria, considera que son apasiondespués. ¡Ñiñiñiñiñi! ¡Ipisindispíis! A ver, que habrá quien quiera más matices, porque todos los siglos tienen años 70. En ese tema los siglos vienen equipaos de serie. Yo me refería a los años 70 del siglo equis equis. Los del siglo equis palito equis eran diferentes porque no se habían inventao los Bee Gees, los pantalones de campana, ni los cantantes de rumba con pajarita talla 58.

Es más: en la década de 1870 no había ni Mirinda en los bares, lo cual deja claro que era una década de mierda con muchas carencias. Además, la gente se hacía fotos de familia y eso, y salían con unos caretos y unas pintas que aquello metía miedo a las polainas. Como queriendo decir: “Cuidao con nosotros, que semos unos chungos de los años 70 del siglo equis palito equis”. Si de petaca alguien salía en el retrato con cara de chiste o algo, le afeaban la conducta por salir bien y tener que repetir la foto. Algunos fotógrafos contrataban a gente pobre y chusma así, les enseñaban los retratos de familia, y si infartaban o se iban por la pata abajo del mismo acojone, es que la foto era buena.

-A ver, ustedes pongan cara de tener acidez de estómago, y de que les duelen tres callos en el dedo gordo y cuenten hasta 6000 en lo que se va haciendo la foto al óleo. A ver, la señora con cara inquietante, tápese la enagua, que le asoma un poco por entre la bajera del faldón ¡Impúdica! ¡Guarra! ¡Esto no es un selfie!

El caso es que la década de 1970, que es la que nos ocupa, tenía la particularidad de que se extendía entre los años 1970 y 1979, lo cual nos da una idea de la verdadera dimensión del momento. Ya de mano, ibas al cine y antes de empezar la peli te cascaban el NO-DO que era una cosa tradicional de mucha información que ponía el mundo al alcance de todos los españoles. Lo primero que hay que decir, es que el nodo empezaba siempre con una música molona:

 Tiiiii, tiririiiiii, tiriri, tiriri, tiriri… (y así todo el rato).

Y la música terminaba así:

Tiii tiiiii ti ti ti ti ti tíiiiiiiiiiiii… que era mucho mejor que tachín o chinpún, que eso estaba muy visto. Luego ya, si había suerte, se inauguraba algo. Si era una cosa muy gorda de inaugurar, rollo pantano o sitio con máquinas tochas y un botón rojo de inaugurar, la cosa empezaba con “Su Excelencia el Jefe del Estado…” y si no, pues se ponía una tonadillera o algo de eso y un señor con voz raruna como de tener mocos, decía:

“La popular tonadillera “La Niña de los Hematomas”, inauguró este magnífico parque infantil con columpios totalmente hechos en España, sin homologar ni nada, donde las futuras generaciones se forjarán como españoles de bien con las rodillas todas pelás. En las imágenes podemos observar a esta graciosa pequeñuela que se acaba de abrir la ceja con el canto’l tobogán, oportunamente afilado. Es de destacar el maternal gesto de la Niña de los Hematomas, a la que vemos en el momento de reintroducir el globo ocular de la pequeñuela en la cuenca. Para finalizar el entrañable acto, la tonadillera les dedicó algunas coplas a los agradecidos infantes, que llenos de júbilo y alborozo se entregaron como corresponde a sus despreocupados juegos y mutilaciones…”

Porque los niños en los 70 nos alborozábamos con cualquier mierda. Así daba gusto de ir a ver una pinícula. Lo de la tele ya era otra dimensión muy jevimetal. Por ejemplo, se inventó el “Un Dos Tres”, que era un concurso que iban parejas, como en First dates pero en otro plan, y primero tenían que responder preguntas. En otro plan también:

-Por veinticinco pesetas, nombres de animales que podemos encontrar en el zoo. Por ejemplo: “avutarda”

Ti turu tirirururú pi… pi… pí ¡Cu, cu! ¡Cu, cu! (que la música también, le roncaba la huevera)

– ¡Avutarda! (la primera la solía acertar todo el mundo, y de ahí la expresión “Eres más tonto que cagal-la en la primera pregunta del Un Dos Tres”)
– ¡Elefante!
– ¡Foca!
– ¡Tu puta madre!

¡TOLÓN TOLÓN TOLÓN! Y Don Cicuta te jodía vivo porque en los zoos no tenían tuputamadres. Los zoos españoles eran muy precarios y no tenían de ná.

Y entonces una azafata vestida de domadora de circo con unas gafas más tochas que los tapacubos de un Pegaso, cogía la calculadora y echaba cuentas, que eso era un prodigio:

– ¡Han sido tres respuestas acertadas! A veinticinco pesetas cada una (clic, clic clic clic, clic, clic, clic, clic ¡Ay, mierda! Clic, clic clic… clic… clic… … clic!) ¡SETENTA Y CINCO PESETAAAAS!

Con calculadora también yo ¡No te jode!

La cosa es que la pareja que más perras ganaba, seguía la semana siguiente. Que oye, a mil doscientas pesetazas cada semana, ya eran cuartos. Las otras dos parejas, que habían ganado una mierda pinchada en un palo -con doscientas cincuenta pesetas no se iba a ninguna parte- pasaban a la eliminatoria, que era una cosa de mucha risa. Por ejemplo, había que llenar una taza de ácido sulfúrico hasta el borde, bajar por un tobogán español sin homologar, saltar de un trampolín a una piscina llena de mierda mientras te estampaban huevos en la cabeza, que en casa nos partíamos todos el ojal, y luego ya metías el ácido sulfúrico que quedaba en la taza de Duralex en una tarreña que había al final del recorrido. La tarreña era de Duralex también, que era lo único que aguantaba el ácido sulfúrico. En caso de hecatombe nuclear, lo único que sobreviviría sería el Duralex. Ni cucarachas ni nada. El puto Duralex, que no había manera de acabar con aquello. Eso lo pilla Hitler pa blindar los Panzer y gana la Segunda Guerra Mundial con la chorra. Total, que el que más miembros conservara sin desintegrarse, ganaba la eliminatoria. El que perdía se iba a la mierda y no levantaba cabeza más en toda la vida, porque perder en el Un Dos Tres era de catetos.

La pareja ganadora iba a la subasta, que aquello era la escojonación del átomo. Ahí salía gente haciendo cosas de risa, y dejaban un objeto que lo mismo podía dar pistas de qué regalo escondía, que no darlas en absoluto:

– ¡Ay Pepe! Nos quedamos con la mierda de cartón piedra, que tengo un pálpito
-No, que me da mala espina. ¡La verruga con pelos, la verruga con pelos!
– ¿Y si les ofrezco cinco mil pesetazas y nos olvidamos de todo?
– ¡Pepe, mil duros! ¡Nos da pa un piso modesto! (con aluminosis, que era una enfermedad que venía de serie en los edificios baratejos, pero piso al fin y al cabo)
– ¡Aquí hemos venío a jugar! ¡LA VERRUGA!

Y entonces Kiko Ledgard cogía un tarjetón que iba pegao en el culo de la mierda de cartón piedra, y resulta que estaba el Seat 124 o el apartamento en la Manga del Mar Menor, Murcia. ¡Ooooooooooooh!

Y el paroxismo llegaba cuando cogía el tarjetón que iba pegao en el culo de la verruga con pelos:

-De todos es sabido que las verrugas, esas molestas lesiones cutáneas, pueden aparecer en diversos puntos del cuerpo de la persona humana, como manos, pies, o incluso en el mismo ojete… Sin olvidar, naturalmente, las verrugas plantares también conocidas como “ojos de gallo”. Y hablando de gallos, y aprovechando la feliz coincidencia de que el Arlanza desemboca en el Pisuerga, han ganadooooo…

– ¡Ay Pepe, que nos ha tocao un río!

– ¡ESTE MAGNÍFICO POSTE DE TELÉGRAFOOOOOOOOOOOS!

Luego ya, la dirección del programa te facilitaba un pasaporte falso pa que pudieras salir del país dignamente. Hoy le puedes hundir la vida a alguien con las redes sociales, pero por aquel entonces el Un Dos Tres era el puto amo del universo.

Los setenta tenían muchas otras cosas, ojocuidao: revistas de tetas, pelis de tetas y de quinquis, revistas de quinquis, quinquis con tetas, y niños que ponían ratas muertas en las vías de tren a ver qué pasaba. Como cosa científica.Y Quinqui. Fue un momento de mucho aperturismo cultural, que ibas a los coches de choque y ponían música de Los Chunguitos y te atracaban primero los de los coches de choque, que te dejaban sin la paga de la semana, y luego ya los quinquis titulares de los alrededores de los coches de choque, que ejercían una fascinación sobrehumana entre los quinquis. Estos últimos te quitaban las fichas. Por aquel entonces se aprovechaba todo hasta el extremo de atracarte dos veces por lo mismo. Hasta había quinquis que les robaban a los otros quinquis las fichas que te acababan de robar, que eso sí que es reciclaje de lo bueno ¡Qué recuerdos!

De aquella todo el mundo iba en la amotillo sin casco. El casco era una cosa desconocida, o en caso de ser conocida, de mariquitas y blandengues. Como queda dicho, era una época de mucho aperturismo. Sobre todo, por traumatismo craneoencefálico. El único casco interesante era el de los refrescos y eso, que eran botellas pero los llamaban “cascos” como si fueran auriculares o algo. Era una época de muy poca lógica en la que cuando te acababas la Fanta de litro ibas a la tienda y te devolvían las perras del casco.

– ¡Una Fanta!
– ¿Con casco o sin casco?
– ¡Sin casco!
– ¡Ahí, con dos cojones chavalote! ¡El casco es de mariquitas!

No era como hoy, que estamos más avanzaos y primero pagamos el casco y luego se lo llevamos a domicilio al que lo recicla y se lo regalamos por la cara pa que lo recicle, que es más lógico.

“Deposite sus cascos en el contenedor verde ¡No sea mariquita!”

Otro día seguimos hablando de los años setenta, que quedan muchas cosas que decir, pero es que hoy me levanté nostálgico y me dio por el No-Do, el Un Dos Tres, los coches de choque y los envases retornables.

Y hablando de retornar, vuelven Sandra y Borja Mary con el capítulo 31, que ya van siendo capítulos. Y para celebrar que me da por la gana, es un capítulo especial.

Para quien no sepa de qué va la cosa, por si le apetece, dejo el enlace al primer capítulo para empezar la historia desde el principio propiamente dicho, que hay que ser masoca:

Ir al capítulo 1.

Al final de cada capítulo hay un enlace al siguiente, y bla, bla, bla… y también se puede ir a mi página güeb www.ismaalvarezpaz.es que está todo colocao en cómodos envases retornables.

He aquí pues, el capítulo 31:

 


 

¡Sonso tía! Espero que al recibo de la presente te encuentres bien. No como la última vez, que te encontrabas mal. Me tienes que perdonar que hoy no te escriba por Messenger ni por Whatsapp como siempre. Lo que pasa es que como estamos en los setenta y el Internet está prohibido o sin inventar o algo de eso, te tengo que mandar el Whatsapp por correo ordinario. Que no me gustan nada las ordinarieces, pero como es una cosa de fuerza mayor te fastidias. Estúpida. #QueNoHayInternetTeDigo

Tampoco te puedo poner emoticonos porque no están inventados, y para ponerlos tengo que usar los rotus de Carioca, que da mucho trabajo. Bueno, te pongo este de un esmarfón, y te arreglas:  Tía, los 70 son súper agotadores

#SonSúperAgotadoresTía (esto es un hashtag, que tampoco está inventado, pero yo lo pongo igual)

Pero eso sí: son súper aperturistas. En la tienda de debajo de casa han puesto un servicio nuevo muy moderno de compra on line con consultas de stock en tiempo real. Te asomas al patio de luces y haces así:

– ¡Norbertoooooooo!
– ¿Quéeeeeeee?
– ¿A cómo tienes la naranja güasintonaaaa?
– ¡A catorce pesetaaaaas!
– ¡Qué carísimoooo!
-Por culpa la crisis del petróleooo
– ¡Mándame tres kiloooos!
– ¡A qué cuentaaaa!
-A Sandramary@tercerocé.es
-Vaaaaaaa

Y te los manda por E-milio ipso facto, y pagas la compra por PayPal:

– ¿Cuánto es?
-Son tres kilos de güasintonas acertadas, a catorce pesetaaas… clic, clic, clic clic, clic… clic. Doble clic… ¡Cuarenta y dos pesetas, señá Mary!
-Toma 45 y lo que sobra lo metes P’ayPal bolso, E-milio, guapo.
– ¡A mandar!
– ¡Ea!

¡Cualquier día inventan la compra por teléfono, tía! Hablando de teléfono, voy a aprovechar el emoticono de esmarfón de antes: 

Los setenta son muy entretenidos y hay muchas cosas que hacer. Por ejemplo, esta mañana hemos ido a comprar el pan a la panadería, la leche a la lechería, la carne a la carnicería, los expendos a la expendeduría y los abogos a la abogacía, que estaban de oferta. También hemos ido a la abacería porque no nos quedaban abazos, pero estaba cerrada. Que eso ya nos ha llevado media mañana. Ya casi no llaman mariquita a Borja por ir conmigo a la compra, ni le pegan ni nada, porque hay mucho aperturismo. Pero yo lo mando al bar con los amigotes a tomar solysombras y cubaslibres y a decir “MecagoenlalecheMerche” y eso. Para que no lo discriminen por blandengue. Yo creo que me lo está estropeando un poquito ese tal Antonio Alcántara, que es un pesao y está en todas partes. Como la Mirinda. Una vez me lo encontré el mismo día en la calle Preciados, en Moratalaz, en 1992, y en la sopa Knorr. Y las cuatro veces estaba riñendo y cagándose en la cuna que lo arrulló el tío cretino.

Hablando de cret… de Borja: ¡Ay, qué mono que es! Desde que es abogado progre lo llevo hecho un pincel, Sonso, tía. ¡Está para comérselo con los pantalones de pana de pata elefante y el jersey cuello pico con corbata gorda! Espera, que pinto un emoticono: Estoy a ver si lo convenzo para que se deje las patillas más largas, como Peret.

Los viernes por la noche nos vamos a dar un voltio a la boite, que es como si fuera una discoteque pero se dice “buat” y movemos el esqueleto cantidubi, que es como decir que vas a bailar, pero haciendo oposiciones a imbécil. No veas lo que farda Borja con los zapatos blancos de punta fina, tía. Lo malo es que desde que se murió Franco, las boites están llenas de quinquis y milindroquis que te intentan seducir sacándote la navaja y diciendo cosas quinquis:

– ¡Chati, te invito a mi queli a ejcuchar el último de Camilo Sesto! ¡Ayyyyyy, que te lo daba tó!
– ¡No me da la gana!
-Pos uno de Camilo Sétimo. A mí me da lo mim-mo ¡Chati! ¡Tronga!

Y cuando la cosa ya se ponía fea, va Borja y se encara con el quinqui, que por cierto era monísimo con ese flequillazo, la camisa apretada, la cadena de oro gorda y la recortá escondida en la pata elefante.

– ¡Oiga, señor quinqui, le conmino a que deje de importunar a mi mujer, o me veré obligado a llamar a la pol…. ¡A los maderos, a los maderos! ¡Tronco! ¡Malhechor! ¡Que te des el queo, cara peo!
– ¡Será “que te des el piro vampiro”!
– ¡Ahí, ahí! Eso también

Menos mal que en ese momento entró El Fary a la boite y dijo:

– ¡Deja a los chavaleees! ¡Que camelen lo que ellos vean que quieren camelar! ¡Ere un figuraa! ¡Qué arte má grande! ¡Quinqui! ¡Que ere un quinqui! ¡Ole!

Entonces Borja hizo una maniobra de distracción, sacó un billete de mil pesetas y amenazó con él al quinqui de boite ¡Qué valiente tía! Imagínate cómo sería, que el quinqui se llevó toda la cartera de recuerdo.

– ¡Y no vuelva por aquí! ¡Quinqui de boite!

Y el Fary a lo suyo:

– ¡Ole! ¡Qué arte má grande! ¡Como un pachá has quedao con la chavala! ¡Ere un número uno! ¡Blandengue! ¡Que seguro que haces la compra y llevas casco que no es retornable! ¡Ole!

Cuando le dejó de temblar el pulso y eso, nos pusimos a bailar, porque ponían nuestra canción:

¿Qué pasa contigo tíiio?
Conmigo qué va a pasaaar…

Y luego llega la parte de:

Y es que me paso el día de juerga
Todas las noches sin descansar
dándole al vino y a la guitarra
con las chavalas cerca del mar… 

Que es una canción muy transgresora y aperturista, como queriendo decir que no das un palo al agua y eres un borrachuzo. No sé dónde vamos a llegar, tía…

Pues ya te digo, tía. Por aquí todo bien y muy moderno, que hasta hemos puesto portero automático.

– ¡Matíaaaaas!
– ¿Quéeeee?
-Suba, y bájeme la basura ¡Haga el favor!

Y automáticamente sube y te baja la basura. A veces se equivoca y te sube la basura y luego baja. Pero es buena persona y gasta poco, que es normal con la mierda que le pagamos. Pero con mucho aperturismo, tía.

¡Ay, te dejo! Que está llegando Borja en el 124 y va a empezar el Un Dos Tres. Otro día te cuento más cositas ¡Besitos de Borja y Sandra Mary! Espera, que te pinto un emoticono: 

PD: Mañana echo el Whatsapp al buzón.

Capítulo 30- CRÓNICAS DESDE EL PARAÍSO: diario de dos emigrantes en Asturias

Capítulo 30- CRÓNICAS DESDE EL PARAÍSO: diario de dos emigrantes en Asturias

El mundo está lleno de gente mala, pero mala de eso que dices: ¡Halaaaa! ¡Qué mala persona que es!

Por ejemplo, Emeterio Chamorro era un lumpen de lo peor que había. En los años 70 fue el introductor de las chuches rancias y mierder en el revoltijo de Reyes, que hay que ser cabrón nivel tallar con navaja «ijoputa cavron» en el buzón del vecino. Que ya, de tallar buzones, hazlo sin faltas de ortodoncia.

Emeterio, un día que tenía la úlcera de estómago como una reyerta de ñus y además le picaba la cara anteroposterior del escroto, cosa muy inoportuna cuando tienes los brazos cortos, decidió consagrar su vida al desarrollo de chuches de mierda, con gran éxito de crítica y público.

Lo primero que hizo fue desarrollar las bolitas de anís, que eso es un crimen contra la humanidad. Hasta que se enteró de que el ratón de Susanita se las comía a puñaos después de ponerse como un cerdo de porros y turrón, como si fueran palomitas, cosa que le molestó muchísimo. Emeterio era de mucho molestarse.

Y el ratón de Susanita está claro que era un degenerao y un cretino, que pudiendo comer cables y cosas normales de ratón, llevaba esa dieta absurder. Lo que pasa es que lo disimulaba yendo al cine, al júrgol y al teatro. Como para tapar la vida de mierda que llevaba. Los vecinos decían: “Jo, parecía un ratón normal. Siempre saludaba…”

Fue entonces cuando Emeterio desarrolló las bolitas de anís esas que tienen como pinchos, que eso es una cosa de violencia gratuita y de ser gentuza. Es como el que inventó la bala explosiva, que se conoce que el muy cabrón pensó que la bala igual era poca cosa, y que era mucho más mejor que además explotara, no fuera a ser.

-La víctima presenta orificio de entrada, explotío tocho junto al bazo y luego ya, un orificio de salida muy apañao.

-¿A que soy un crás?

-Sí, pero la próxima vez que inventes la bala explosiva, ten la bondad de probarla en los webos de tu padre, que esto duele.

Como aún le parecía poco, llevó más allá su villanía inventando la bolita de anís con pinchos 2.0. Era una bolita igual que las otras, pero de color naranja como queriendo hacer ver que eran de naranja, pero no. Eran de anís también. Esto lo cuenta Piqueras en el Telediario y no tiene adjetivos bastantes pa dar la noticia.

-¡Espeluznante!, ¡Apocalíptico! ¡Firusdonfonciante!… eeeh… estoooo… ¡BUAAAAAAAAA!   

 

 

En 1978, Emeterio fue nominado al Premio Nobel de las ciencias malignas por el desarrollo de la bolita de anís con pinchos de color naranja pero que sabe a anís, con nivel de dureza 14 en la escala de Mohs.
Aquello cortaba diamantes de 200 kilates y vigas de acero gordas con la chorra sin despeinarse. Lamentablemente no se lo dieron por cabrón y por hacer bolitas de anís. El premio fue a parar finalmente al estilista de los Bee Gees por su outfit de traje papel albal con pata elefante con la cazadorica desabrochá enseñando el pelamen desde la pechera hasta la cepa’l ombligo. Un premio merecidísimo.

A raíz de aquella decepción, porque ya se había comprado el frac y todo en Galerías Preciados, que de aquella era lo más top, Emeterio juró vengarse del mundo de la forma más horrible que cabe imaginar: decidió que no se iba a morir ni nada. Que ya hay que ser.

Su meteórica carrera alcanzó un nuevo hito al introducir en el revoltijo caramelos repulsivos de esos de sabores que por fuera ponen un dibujo de una fruta para que sepas a qué fruta en particular se supone que te tiene que saber.
Algunos ponían ya directamente en letras tochas:

“FRESA”.

Por dar alguna pista. Lo malo es que además tenían por dentro una cosa blanda, que la debían hacer con los descartes del banco de semen porque si no, no se explica. Además no se les podía quitar el papelillo porque estaba pegao con láser. Que la chavalada de mi generación tuvo que desarrollar novedosas técnicas para solventar el problema metiéndose el caramelo sabor fresa garrapiñada en el morramen con papel y todo. En un ratillo ya se despegaba el papel, que había que escupir así:

-¡GRPTFÚA!

Y entonces el caramelo, que era más pegajoso que Alex Ubago abrazándose a sí mismo, se te quedaba empotrao en la castañuela obligándote a morderlo. Que ahí la cagabas con vistas al parque, porque se desparramaba lo blandurrio de dentro. Así rollo babosa poco hecha.

Como demostración de que eso de “a peor ya no podemos ir” es una estupidez calidad extra, Emeterio descubrió que el envoltorio de plastiquete de los caramelos sabía como el orto. Porque la gente mala malota es de mucho investigar las mil y una formas de joder a la humanidad.

Aprovechar el sabor de mierda del plastiquete de los caramelos, planteaba un reto técnico nivel “mear dentro de la taza”. Pero Emeterio se las sabía todas.

Descubrió que para transferir el sabor al resto del revoltijo, era preciso contar con un nuevo elemento de textura porosa. Y va el muy cabrón y descubre tres: la rosquilla de anís pasá de fecha, las galleticas esas pequeñas de pedernal con forma de teta y el carbón de mentira.
En origen, estos tres elementos saben a rosquilla de anís pasá de fecha, a galletica pequeña de pedernal con forma de teta y a carbón de mentira. Pero eso lo metes a macerar una noche con el resto del revoltijo dentro de una bolsa de plástico bien atá, y ¡Voilá! Sabe a polipropileno, a tinta tóxica y a una puta mierda todo. Y todos tan contentos.

Emeterio tuvo una larga carrera profesional, que aún continúa con grandes éxitos como el pack de yogures indivisible que de los ocho cuatro son de coco, o la caja bombones que no te avisa de que los hay de licor. A Forrest Gump se conoce que no le tocó ninguno de esos, porque en lugar de irse a hacer el pijo pescando gambas o a correr p’a ná, se hubiera o hubiese quitao de hacer de tontico y se habría o habriese sacao una oposición a notarías. Los notarios conocen el poder de los bombones de licor, los muy jodíos.

Y hablando de cosas absurdas y eso, hoy llega el capítulo 30 de Borja y Sandra Mary. Que a pesar de que en números a la romana se escribe “XXX”, no salen tetas ni perendengues. Que me parecía una cosa muy curiosa hacerlo cuadrar con el año nuevo como queriendo simbolizar que no me dio la gana de escribirlo antes. Eso sí: es el capítulo más largo de todos. Yo aviso para que no digáis que soy mala gente.

Y hablando de ser mala gente, dejo el enlace al primer capítulo por si alguien quiere empezar la historia desde el principio propiamente dicho:

Ir al capítulo 1.

Al final de cada capítulo hay un enlace al siguiente, y todo eso que ya se sabe…

He aquí pues el capítulo 30, y que este nuevo año sea algo más decente en pudiendo ser, y que los Reyes Magos se estiren un poco. Que si no, luego vienen los esguinces y los escamochamientos de lomo por no haber estirao antes.

 


¡Sonso tía! ¡Ay, que no sé por dónde empezar!  Me pasa como a un cuñao con un jamón: que tampoco sabe por dónde empezar. Estas navidades han sido tremending topic que te cagas por las Hunter abajo . ¡No hemos parado! Como un cuñao en la cena de Nochebuena, que tampoco sabe cuándo parar.

Aquí pasa como en las Fallas, que se tiran todo el año ahí entrenando haciendo las figuritas, los ninots, los calorets, la crítica social, y esas cosas que llevan las Fallas, tía. Y cuando llega la primavera lo queman todo, porque las fallas si no se queman es como si les faltara algo. 

Pues aquí igual, pero con las comidas. Básicamente de Enero a noviembre es la época de farturas, que es como llaman aquí a comer normal. Y luego ya en diciembre es la época de la trombosis, que como están tan contentos por no haber reventado antes, lo celebran comiendo como cerdos . La crítica social aquí se hace después de comer. Mientras se bebe y se ciscan en el santoral y todo eso. Se calcula que en cada sobremesa asturiana se arregla el mundo una media de catorce veces sin IVA.

Pero este año nos hemos adelantado ¡Jijijijijijiji!  Y nos hemos ido a hacer un poquito de ejercicio antes de empezar a comer como cerdos para bajar los kilos que vamos a coger. Porque el orden de factores no altera la fartura #¿AQueNoLaAlteraTía? 

Total, que a Borja le recomendaron una ruta muy bonita, que la han instalado como en un desfiladero que pasa un río por abajo . Aquí son mucho de instalar rutas en los desfiladeros y de ponerles ríos por abajo. Bueno, también son mucho de instalar rutas con bares y sitios de comer por los lados. A algunos bares hasta les ponen otro bar dentro, y dentro del bar un sitio para comer como cerdos #TíaEstánObsesionados Vaya, que aquí mayormente a las rutas les ponen cosas por abajo o por los lados. No es como los vestidos de novia de traficante armenio, que esos llevan cosas por abajo, por arriba y por los lados.

¡Tía, qué bonita es la Ruta del Alba!  Es una ruta que está en un concejo que se llama Sobrescobio, porque aquí a los concejos les ponen nombres como inventados: Yernes y Tameza, Ortega y Gasset, Bimenes, Trimenes, Tetramenes, ¡COLUNGA DEGAÑA! -que en dialecto Murumba quiere decir “A los misioneros les falta sal”. #YTodoEnEsePlan #SonsoTía.

Lo que me pareció de lo peor, es que te venden aquello como el “Parque Natural de Redes”, que un trocito es de Sobrescobio y otro de un concejo que se llama Caso, que es donde están las plantaciones del konocido Kesu Kasín, ke komo sabes es un keso kasero ke kultivan en Kaso #KonsoTía. Pero yo creo que tenían el recibo sin pagar o algo, porque no funcionaba ni Facebook ni Instagram ni ninguna red. Voy a poner una keja al Departamento de Redes . ¡Ay, pero bonito es un rato! 

Total, que nos fuimos a hacer la Ruta del Alba a lo súper aventurero. ¡Como la chusma!  Bueno, yo fui sin depilar ni nada. No te digo más . Como eso ya es la Asturias profunda, Borja se llevó la navaja multiusos de desollar caribús, el Kit de Supervivencia Viril de la Señorita Pepis, y el machete Coronel Tapioca de ir por la selva #PorSiAcasoTía.

El machete se lo quitó la Guardia Civil en un control rutinario de incautación de machetes Coronel Tapioca de andar por la selva #NosTienenManíaTía . Uno de los guardias civiles nos conoció y todo porque ya nos había atendido el día que nos empotramos en Pajares, nada más llegar. ¡Qué majo tía! Dice que con los puntos que tenemos acumulados, la próxima vez nos regalan un juego de sartenes . Eso sí: la navaja de desollar caribús no se la encontraron porque la llevaba atada al tobillo. #MuchaPolicía #PocaDiversiónTía 

La ruta es una divinidad tía #AyQueMeLaComo . Tiene muchas cascadas y cataratitas y todo eso #ComoElHucaCuandoLlueve La verdad es que fue todo súper bien, sin ningún percance ni nada. Y además fuimos los ganadores porque llegamos los primeros, tía #Sonso .

Todos los demás senderistas iban detrás de mí haciendo “¡Gñgñgñgñgñg! ¡Jujujujuju!» , y sus mujeres agrediéndoles todo el rato a los pobres, dándoles tochas y eso #QuéOpresorasTía . Al terminar la ruta y dar la vuelta, me miraban todas fatala, porque no saben perder #Chusma. Pero una señora me dijo algo así como:

-¡Alai konthola braghona laire! ¡Serago Tsona!

Debía de ser del este. Rusa, rumana, o de Llanes o de por ahí.
Imagino que me estaría felicitando la navidad o algo, así que le dije “¡Serago Tsona, señora! ¡Y para toda su familia, Serago Tsona también!”. Y le pareció fatal, tía #QuéMalLePareció #SeráFata 

De verdad, a partir de ahora voy a repetir y pienso ir a todas las excursiones de minifalda, que te da como una libertad y una cosa de lo más cuqui . ¡Es como que sientes el aire a flor de piel! 

Luego nos fuimos a un pueblo que queda cerca, que se llama Rioseco y es donde va a desaguar el río de la Ruta del Alba, que se les junta todo allí en un pantano y por eso nunca sufren la pertinaz sequía ni nada #NoLaSufrenTía. Pero el pueblo se llama Rioseco, porque aquí son de poner nombres que no pegan nada.

En cualquier sitio normal tienen, por ejemplo, un pueblo que era nuevo y vivía uno que se cambiaba de compañía de la luz para ahorrar. Pues “Villanueva del Pardillo”. O había dos rubias monísimas en el siglo XII. Pues “Parderrubias”. O una señora que tenía mucho pecho: “Pardeberzas de la Condesa”. O un heroico caballero que no se lavaba nunca la sobaquera: pues “Guarromán”. Y asunto resuelto. Pero no. Aquí, cuando hacen un pueblo se asoma el alcalde al balcón y dice:

-¡EEEEEEEEEEEH! ¡A ver, faltosos! ¡Anda-y p’acá, gunmimadre! ¿Qué tenemos aquí en abundancia?

-¡Manzanes! ¡Gochos! ¡Vaques! ¡Y praos!

-¡Pues arreglao! Le ponemos al pueblo “La Cagallona”

-¡AÚ, AÚ, AÚ!

Total, que estábamos paseando por el barrio financiero de Rioseco, y de repente se oye como música. Pero no música de
esa de aquí rollo:

 (uoooooooooooooo…. Tiiiiiiii tiririririiiiiiiiiii…. Plom toco plom plom toco plom…)

 Baxó la neña a la fonteeee
A da-y de beber al xaaatuuuu
Resbaló al cruzar la pooonte 
¡Y estampoooose en medio’l ratuuuu…!
¡Eeeeeeeeeeeeh! 
(Plom toco plom… plom toco plom… plom. ¡Plom plom!) 

¡Tía que fuerte! Resulta que hay un restaurante que está decorado súper cuqui y tiene terracita, y había unos señores con melena tocando en directo, que tenían pinta como de músicos #AsíComoLúmpenes  Y un montón de gente bohemia y artistas y de todo tomando el cuquiVermouth ¡Ay tía, mi primer restaurante de cuquichusma! 

En lugar de llamarse “Casa Tante”, o “Bar-Restaurán El Fañagüetu”, se llama “La Marquesina del Alba”, que le pega mucho tía. Te tengo que llevar cuando vuelvas a Asturias. ¡Ay, el sitio no puede ser más bonito! Bueno, si tuviera al lado una tienda de Gucci, sí.

Tía, tienen unas sardinas marinadas caseras y una pasta fresca rellena de calabaza y avellanas que te cagas. Borja se comió la mitad de lo mío, unes cebolles rellenes de carrilleres, cecina, croquetas de cabrales y manzana, y una hamburguesa casera de venado que le encantó. La Marc-quesina tía. De postre se pidió otra. Y el señor de melena me dedicó una canción y todo ¡Ay, qué mono! . ¡Tía, volvemos seguro! A ver si la próxima vez en el Parque de Redes funciona el Facebook y el Instagram.

Este año no han podido venir papá y mamá a cenar en Nochebuena porque a papá le están reparando el monóculo y las piezas vienen de Alemania. Bueno, eso me ha contado mamá…  Lo que pasa es que creo que no quiere venir porque sólo tenemos dos cuartos de baño y a ella esas cosas de jipis no le gustan nada. Total, que los padres de Emilio nos invitaron a cenar en su pueblo. ¡Hemos vuelto a Tineo, tía!