¡Hola amigos! Hoy os voy a enseñar la receta de las Kasadiellas, ¡Ahí va la hostia!:

Se va al monte en otoño. ¡Uno que haya nogales pues! ¿Que no hay nogales? ¡Pues lo mismo da, joder! Porque uno coge las nueces donde le sale de los nogaleeees.

Se cogen las nueces. Se ponen a secar. Si no se secan bien, pues las amenazas con unas hostias, y ya verás si se secan o no se secan ¡Ahí va la Donostia! ¡Luego ya, se pelan las nueces si quieres, joder! ¡Y si quieres que crujan las Kasadiellas, pues no las peleeees!

Se machacan ahí bien machacadas. Las nueces, digo. ¡Con saña ahí bien!Les pones bien de anís. ¡Pudiendo ser de Anís del Monantzale, oyes!¡Le pones de azúcar lo que te salga de los txiquitos y lo amasas bien amasao ahí!

Se coge harina y la hosssstia de cosas más, y ya pues haces la masa de lo de afuera,y se fermenta, o se ferfresa y luego ya lo rellenas de la hostia con el mejunje de anteees.. y ahí que las fríes con bien de aceite la hostia de caliente. 20 ó 30 litros, ya igual te llega, aprovechando bien. Si metes el tenedor en la sartén y se funde y así, ¡Es que ya está bastante calienteee! Si ves que no se funde, ¡Subes la temperatura del alto horno y andando, pues!

Se fríe todo, se saca con las manos y lo rebozas bien de azúcar hasta que te salga bien de diabetes hasta en las uñas. Las presentas bien presentadas en el carretillo con su perejil y la hostia ¡Y listo! En cosa de tres meses ya has hecho las Kasadiellas, ahí ricas ricas.

Eskerrik asko y ¡Hasta la próxima receta, joder!

 

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico

Leer más historias