He aquí un hermoso relato de amó y queré. Porque querese ye casi tan guapo como andar con ruedas nuevas, estrenar sofá, o volver del Mercadona…

————————-

-¡Pili! ¡Atiende, qué cachu tiesto de la mi madre petáu de floripondios te traigo! ¡Feliz aniversario, cagun diola!

-¡Ay, Tino! ¡Qué poco romántico y qué rústico yes…! ¡Antes eras más tierno conmigo!

-Bueno, pues entonces: “De la piel de la madre tierra, modeló el alfar con manos hábiles esta crátera generosa que alberga en su seno la belleza de los espejos que ebrios de color y vida, no alcanzan a reflejar sino en un vano intento tu imagen, tejida burdamente de los pétalos que arropan la simiente que ha de volver a darse vida a sí misma cerrando el círculo perfecto del eterno presente que de la tierra nació y a ella ha de regresar. Acepta pues esta ofrenda, como el hito que delimita las lindes de nuestro amor. Como una marca en el tiempo que nos recuerde el camino recorrido…

-¡Mi madre, mira que yes hortera, Tinín…! ¡Anda, ven a dame un besín!

-Pera que acabe de rascame el entrepato y voy…

-¡Ay, mátesme de amor! 😍😍😍😍

-¿Compraste una colonia o algo pa mí?

-Olvidóseme…

-¡Dios! Pili, ya no yes la misma. Esto tien que cambiar. Marcho pal bar a mitigar mi dolor…

#MicroRelatoDeAmorCotidiano

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico

Leer más historias