…y cuando el diseñador de menús de Ikea Sven Chösquenson comprendió que armar el menú del desarme podía llevar al colapso de la galaxia por la paradoja espacio temporal, abandonó su descabellada idea. Y todos fueron felices y comieron almóndrigas sin tiento.

 

 

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico

Leer más historias