…y cuando el diseñador de menús de Ikea Sven Chösquenson comprendió que armar el menú del desarme podía llevar al colapso de la galaxia por la paradoja espacio temporal, abandonó su descabellada idea. Y todos fueron felices y comieron almóndrigas sin tiento.

 

 

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico

Este sitio web utiliza cookies, y por tanto si continúas en él, das consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, y bla, bla, bla.. . Pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies