Cómo montar correctamente una cosa del Ikea

Cómo montar correctamente una cosa del Ikea

—————

1- Vas al Ikea. Aparcas. Vuelves al coche cuando caes en la cuenta de que eso no es el Ikea. Eres tonto’l, culo. Deberías haber sospechado algo cuando viste el cartel de “Talleres Rabanedo S.L – Reparación de camiones – Cojinetes – Gatos hidráulicos y de Angora – Guías de bares que se come bien y por eso hay que aparcar fuera pa que se sepa”. No tienes camión, pero te compras igualmente el póster erótico reglamentario de llevar pegao en la cabina del camión, Ese, ese. El de Bob Esponja. Guarrete.

2.-Vas al Ikea de verdad. Aparcas. Traes tu lista de la compra ya hecha de casa para no adquirir cosas innecesarias a lo mentecato. Entras. Te invitan a un café gratis ahí pa hacerte la picha un lío. Mola. Subes.

3- Te haces un Cifuentes de la que subes y te metes en el bolso medio palé de lápices pichacorta de esos que tienen gratis. No escribes a mano desde 1993, pero tú los coges igual.

4- Qué bonica esa funda para escobilla de WC. Me la pido pa cuando sea una persona mayor y tenga escobilla del WC en casa.

5.-Céntrate. Venías a comprar una estantería

6.- Adquieres un flamante organizador de garbanzos y legumbres en general. “Flatulënta” se llama. Es de meter los garbanzos dentro y pones una tapa y se quedan ahí guardaos. Es la hostia lo que inventan. Jamás tendrás que volver a poner la pinza de la ropa esa putrefacta en la bolsaplástico los garbanzos.

7- “Chäpa” Set de pinzas para cerrar bolsaplásticos de garbanzos. Coges catorce.

8.- Compras un exclusivo pack de bolsas con autocierre para conservación y clasificación de alimentos “Bölsa”. Metes ahí lo que sea, le das a la pirula que llevan arriba, y queda chapao y aquello se conserva que eso mete miedo. Si lo pillan en el antiguo Egipto, Tutankamon hubiera llegao a nuestros días hasta con olor a sobaco, y Carter y Carnarvon lo hubieran tenido la hostia de fácil. En lugar de una pila de sarcófagos del copón uno dentro de otro en plan matrioshka se hubieran alcontrao la mojama clasificada como Horus manda.

Ahí, a rotu: “Tuthankamon” Consumir preferentemente antes de la XXII dinastía” Design by Ikea of Sweden.

9- Inexplicablemente te pillas un testículo con una toalla. Te dan un premio y te regalan la toalla y una sartén por ser el primer cliente en el mundo que hace semejante gilipollez sin ayuda.

10- Expositor con unas cosas de oferta: “Testïkula” Reposatestículos ergonómico. Talla única. ¡Venga ya, no me jodas! Compras tres porque como queda dicho, además de ser gilipollas se te dan mal las mates.

10- No te diste cuenta de que este es el punto 10 como antes. Normal que te tanguen en todas partes. Hay que leer más.

11- ¡Ahivalahostia! ¡La sección de estanterías! Está justo donde te habían dicho. En el kilómetro 26,4. ¡Hala! ¡Hay modelos desde 3,50 leuros! De cartón, pero por 3,50 qué esperabas. Te estiras un poco y te pillas el modelo deluxe, que es de cartón, pero por dentro. Por fuera lleva un acabado símil cartón logradísimo. 5 eurazos. Si alguien fuera a tu casa alguna vez lo petabas.

12- Cargas con la estantería al hombro. 2.40 metros de estantería, que ahí te caben todas las novelas de Jorge Javier Vázquez y todavía te sobra balda. No duras ni 100 metros y ya te detuvo el servicio secreto del Ikea. Las estanterías de la exposición no te las puedes llevar. Los catorce heridos y damnificados que les saltaste las gafas y los empastes de la que pasabas, te quieren linchar. Deben ser fachas, o hooligans turcos o algo. Pero el servicio secreto del Ikea conoce los atajos y te saca de allí.

13- Te apuntas el sitio donde tienes que recoger la estantería sin montar: Pasillo 65A – estantería 687 – balda 4 – 28042 Móstoles”. Tienes los santos cojones de pedirle un boli prestao al del servicio secreto del Ikea no vaya a ser que gastes algún lápiz micropene del alijo que llevas. Le haces la picha un lío y no le devuelves el boli.

14 – Te vas a tomar el café gratis. Por el camino te compras un cambiador de bebés monísimo. Lo vas a petar cambiando bebés por botes de ColaCao, panchitos.y conguitos del Hacendado.

15.- Te tomas el café gratis. Rellenas el vaso catorce veces porque sería de cretinos no hacerlo. Nadie se ha dado cuenta gracias a que silbabas mientras lo hacías. Como queriendo decir que estás silbando y eres inocente. Pero el servicio secreto del Ikea te tiene calao y se acerca a ti silbando como queriendo pillarte in fragoneti. No te perdonan lo del boli los putos rencorosos

16- Andas de latín igual que Paquirrín de solfeo. No se dice “in fragoneti”. Es de otra manera que hay que decirla en latín.

17- Huyes con éxito. Recoges la estantería a la salida. En Móstoles. Compras una pilas por si la estantería no las trae incluidas. No vaya a ser que te pase como aquel día de reyes del 74, que creías que el barco pirata de los clicks de Famobil venía desmontao porque no tenía pilas. Aquello te marcó el resto de tus días y jamás te volverá a pasar.

18- Vas a meter la estantería en el coche. Parece que no entra por poco, pero si quitas el parabrisas y no cierras el maletero te cabe fijísimo.

19- Pues no. No cabía. Joseba el de Carglass andaba por allí y te pone el parabrisas en su sitio en un periquete. 300 pavos.

20- Tienes que llevar la estantería en la baca con b. Pero no tienes baca. La pones igual en el techo y la sujetas con cinta americana bajando las ventanillas y pegando por dentro del techo así todo alrededor. Eres el puto McGyver

21.- La próxima vez has de quitar la antena antes

22.- Llegas a tu casa. Todo bien. Al quitar la cinta americana se ha llevao de cuajo toda la felpilla de dentro del techo, pero bueno… Total, el coche es de tu cuñao…

23- la estantería no cabe en el puto ascensor de mierda. La subes por la escalera. Hernia.

24- Al sacar la estantería del embalaje de mierda tiras la tele, un jarrón y se te sale el hombro del sitio. Treinta metros cuadraos que ocupa la mierda del cartón desplegao. Y tu piso es de 20 metros cuadraos. Viene Iker Jiménez a investigar el asunto “Terrorífico. Intrigante. Misterioso. Acojonante ¡Uhaaalaaaa!” También viene Iker Casillas, y te vende un seguro.

25- La estantería no es del color que querías pero la va a devolver su fucking mother. Es dorada. Parece como de salón de los yisikings o de traficante de armas moldavo.

26- La estantería ya está montada. ¡Hostia! El tornillo maestro “Sujëtensson” no lo has puesto. Mierda. Tendrás que desmontar la estantería. Los cojones. Patadón al tornillo maestro “Sujëtensson”debajo del sofá. Ahí nadie lo encontrará jamás Si la estantería no lo ve, no pasa nada. Ella qué sabe. Mierda. Podías haber utilizado el tornillo Sujëtensson como antena sustitutiva del coche de tu cuñao. Que la original ha quedao como un DIU ¡Meh! Pasando.

27- Sujetas las baldas con cinta americana. Se te acaba. Sujetas las otras baldas con celo. Se te acaba. La balda de arriba la pegas con un moco maestro. Nota: no apoyar nada en la balda de arriba. Es meramente ornamental.

28- Pones la reproducción de Gran Danés de porcelana a tamaño natural en la balda de arriba. Aguanta. Pides consulta pa’l médico de cabecera porque ese moco es de no ser una persona normal. Algo tienes fijo

29- Recoges el embalaje. No te apetece bajarlo. Lo tiras por la ventana. Le dejas cubierto de gratis al colegio de al lado medio patio y dos canchas de futbito. Los niños y el AMPA te lo agradecen muchísimo. Vienen el alcalde, tres concejales y un comercial de Vodafone a inaugurarlo.

30.- Guardas los otros 32 tornillos que te han sobrao en el organizador “Ferrälla” de guardar torrnillos del Ikea que sobran.

Y asina es como se hace


 

 

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico

Leer más historias

Breve ensayo acerca de la capacidad de síntesis de la lengua asturiana en situaciones cotidianas en seis breves ejemplos prácticos

Breve ensayo acerca de la capacidad de síntesis de la lengua asturiana en situaciones cotidianas en seis breves ejemplos prácticos

 

————————————————–

1- Disculpe. Observo que se ha precipitado por la ventana de la cuarta planta con pérdida parcial de incisivos por percusión directa con alféizar de tercera y primera planta, amputación parcial de oreja por tendedero, y acusado impacto contra tapa alcantarilla con resultado de lifting facial gratuito. ¿Se encuentra bien?

Traducción: ¿Mancástete?

2-Permítame que manifieste mi total sorpresa, pasmo y/o estupefacción ante lo que acabo de presenciar que, no he de mentirle, quedará fijado en mi memoria de forma indeleble por lo inusitado del mencionado hecho

Traducción: ¡Meca!

3.-A fe mía, dado el carácter absurdo e insustancial de sus manifestaciones que, dicho sea sin mayor ánimo de ofensa ni menoscabo hacia su persona, no comparto en modo alguno, permítame que le afee la conducta subrayando de forma enérgica la magnitud de su estulticia que, no ha lugar a dudas a la vista de la irracionalidad que emana de sus palabras, no puede sino ir en aumento en cuantas futuras alocuciones, proclamas y/o manifestaciones pudiera proferir en un futuro a todas luces inmediato.

Traducción: ¿Yes fatu?
Traducción alternativa: Yes más mongorolo que’l que marchó a cagar a la sebe y tiró de la cadena

4.-A la vista de lo opíparo de este ágape magnificiente en el que, a todas luces, es dificil discernir si ha prevalecido un criterio de abrumadora abundancia o, por el contrario, un cuidado criterio en lo concerniente a la inmejorable calidad del producto, me veo en la obligación de rechazar su amable ofrecimiento y/o incitación a proseguir con este copioso yantar dada la cada vez mayor sensación de saciedad y/o hartazgo que me embarga.

Traducción: ¡Tá como Dios! ¡Echa más p’ahí, gunmimadre!

5.- De ninguna manera he de permitir, dado que ofendería mi bonhomía y marcado carácter desprendido en lo que atañe a las cuestiones monetarias, que proceda a abonar estas consumiciones con total cargo a su peculio con el menoscabo que ello supondría a su capacidad de cash flow en futuras transacciones comerciales que, en su caso, pudieren tener lugar en un futuro inmediato.

Traducción: ¡Eeeeeeeh! ¡Gund**s! ¡Guarda ahí no me joder, que ta tóo pago!

6.-No le quepa duda de que seguiré al pie de la letra y de forma inmediata todas y cada una de las absurdas peticiones y exigencias desaforadas que me acaba de plantear de forma tan tajante a pesar de que son de todo punto insostenibles por el evidente despotismo y arbitrariedad que encierran.

Traducción: ¡Home claaaaaaro!

 

—————

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico

Leer más historias

Historias especulares y otros espejismos

Historias especulares y otros espejismos

-Hola

-Buenas. Me pone 250 de jamón de ese de Nabodul de oferta

-¡Ayyyy! ¡Tú sí que me pones el Chichidul como el cenicero un after! ¡Jamonorro! ¡Ven aquí que te agarro po’l mando y te subo el volumen del arradiocasate que te se van a poner las bolas de esas de colorinchis de discoteque! ¡Que te gustoooooo, que lo sé yoooo!

-¡Oiga, le ruego que…

-Si ya sé que me estás pidiendo guerra, ¡Piruleteeeee! que lo he notao con el “hola”, guarrillo ¡Mary, tira p’acá que hay aquí un nota paquetón! Ya verás la Mary, ya. Vas a flipar

-Que… estoooo… me lo ponga fino, por favó

-¡Oioioioioioi! ¿Qué tenemos aquíiiiii? Fino te voy a poner yo, pollete ¡Ven, que toco el cláxon! (moqui, moqui) ¡Ay parfavá! Trabajas de mensajero,¿A que sí? Por el paquetón lo digo…

-¡Qué ocurrente eres Mary! A ver, dí la verdad: ¿Quién te gusta más de las dos? ¿La Mary o yo?

-Pe… es que…

-Lo que te decía, tía. Le va el mambo que te cagas. ¡Vane, Paqui, Conchi! Que hay aquí un maromo tó ofrecío que quiere tema en el almacén

-¡Hostia que chollo!

¡¡¡¡¡¡¡¡ueeeeeeeeeee!!!!!! ¡Esto pal güasap! ¡Paqui, tía, un poco de orden, que me toca a mí!

-Oiga, quiero que venga la encargada

-Hola buenas, soy la encargada. ¿En qué puedo ayudarle?

-Ej que me han agredío, y yo sólo quería Nabodul de oferta, y…

-Si ej que va usté provocando con esos pantalones de tergal marcando cacagüete, esos zapatacos de rejilla y esa camisaca ajustá arremetía po/l pantalón pa dentro enseñando pechopalomo ¿Pero usté se ha resistío, hombre de dió? ¿Le ha dicho hola o algo a la muchacha? Yo la verdá, que lo veo bien ahí gozando con el palo la ejcoba metío en la oreja y el mocho en el ojete. Es usté guarrillo un rato largo ¿Eh?

-Esto es un atentado, y va contra las leyes y…

-Ah, eso sí. Le han metío al almacén sin botacas de seguridá ni chaleco reflestante ni ná. ¡A ver, botacas y chaleco reflestante pa’l señó salío!

-¡Esto es un BRFGRF…

-A ver si noj calmamos, que es usté un maleducao hablando ahí con tó la boca llena almeja. ¡Mary, quítale la almeja al señó de la boca, haerfavó! Si ej queee… Van provocando ahí con to’l badajooooo ¡Ayyyyyy! ¿Tenéi afotoh? Pasálmelah po’l güasa que ya verá la risera en er grupo Pilateh, que se le va a de caé el chocho ar suelo der descoñe. ¡Fuera de aquí, degenerao! ¡Gijoló!

—————————

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico

Leer más historias

No así. Así no.

No así. Así no.

Pensaba escribir sobre esto mañana, pero no. Ya no me fío. Ya no nos fiamos. Probablemente es así desde hace ya mucho tiempo. Más del que cabría esperar de una sociedad que merezca siquiera ese nombre, y no digamos ya, apellidos como “avanzada”, o “civilizada”. Puede que de civilizada aún le quede algo, porque de lo contrario no sería de extrañar que todo estuviera ardiendo desde sus mismos cimientos hace lustros.

Voy a intentar no proferir un solo insulto, ni eso que los bienpensantes dan en llamar “palabras feas” o “malsonantes”, y es una pena, porque casi todas ellas encierran una verdad inmensa y una capacidad de síntesis casi perfecta. Las palabras son hermosas si se respeta su esencia.

Tenemos un parlamento que se supone que ha de legislar para eso que todos llamamos “bien común”, y tengo para mí que ambos términos, “bien” y “común”, están ya tan sobados, tan manidos, tan prostituidos, que resultan ya casi inutilizables. Igual que “vergonzoso” “lamentable” y otros, que de tan repetidos, acaban perdiendo la esencia y por tanto la razón de SER.

Y el caso es que, efectivamente, no sólo legisla sino que, para mayor gloria de la nación, hiperlegisla. Eso no se le puede negar. No será por cantidad. Otra cuestión es por qué, para qué, y sobre todo y por encima de todo, para quién lo hace. Y no parece que sea para el común de los mortales, desde luego. No a la vista de lo que (mal)vivimos. No sé nada de leyes. Nada. Pero sí sé que si una ley protege al delincuente y denigra a la víctima, o está muy mal planteada, o está muy mal redactada, o simplemente es una vergüenza para quien se encarga de crearla y aprobarla. Las leyes no se esculpen en piedra, desde luego, pero aquí y ahora es evidente que le robamos una simple “L” al término y, maravillas de la palabra, resulta que se escupen. A placer. Sin tiento ni atisbo de rubor.

Sigan discutiendo sobre temas de máximo interés ciudadano. Sigan apuñalándose, que al igual que ocurría con la pólvora del rey cuando se suponía que era pólvora ajena (¡JA!), las puñaladas les caen -previo pago- a los que vivimos fuera, en esa realidad paralela que se empeñan en ignorar. Sí. En ignorar. Me importa un bledo lo que digan ustedes de puertas afuera para sus respectivas hinchadas, porque simplemente no sirve de nada, más allá de aquello del fervor de masas. Váyanse al cuerno con sus eslóganes vacíos. Con todo respeto, eso sí.

Me importa otro bledo aún más escaso que guarden minutos de silencio. Que cultiven el postureo ridículo, que en un currito tiene un pase, pero en ustedes es una indignidad. Que se lo compre quien pueda o quiera.

De quienes aplican las leyes, no puedo tener más que recelo. Espero que esto al menos siga siendo legal y se permita expresarlo. Ejemplos creo que sobran. No veo claro que puedan exigir respeto porque es difícil -si no imposible- respetar la falta de respeto a la dignidad humana. Si acaso, exijan acato. Que es otra cosa muy diferente. Y si los instrumentos legales con los que les dotan no sirven para proteger a su propio pueblo -otro término prostituido- tengan la bondad de exigir que les doten con otros más claros y justos. Claro, que a lo mejor esto último no es legal. Todo puede ser.

De vosotros, los que ejercéis y ejercisteis el poder ejecutivo, prefiero no decir nada, porque los hechos hablan por vosotros y os preceden de forma escandalosa. Magra fortuna de la que vanagloriarse, por cierto. Indignidad, descaro, prepotencia y mala índole os sobran. Cabe preguntarse si del mismo modo no estaréis también de sobra vosotros mismos, visto lo visto.

Seguid negando la mayor. Seguid pregonando que todo lo hacéis por el bien de la ciudadanía. Seguid enriqueciendo a la piara que os da cobijo en nombre de los sacrosantos “intereses de España”. Intereses, sí. Pero ¿De España? ¿En serio? ¿Desde qué punto observáis esos intereses? Desde uno muy elevado, no. Desde luego.

Tal vez, y digo tal vez, buena parte de esa ciudadanía a la que decís representar esté ya hasta el sacrosanto gorro. De vosotros y de quienes os gobiernan a vosotros. De vuestra sacrosanta imbecilidad y cobardía que pagamos a la vista y con intereses. De que hayáis sido capaces de prostituir la libertad, la justicia, la convivencia, y hasta la última de las palabras del diccionario. Enhorabuena. Lo habéis conseguido con nota.

Y para aquellos quienes aspiráis a dirigir el país, la nación, el erial, o como se os cante llamar a este solar, deseo profundamente dejar de pensar algún día que es de vergüenza propia y ajena que con estos mimbres infames que padecemos no hayáis sido capaces de convencer y vencer por abrumadora e incontestable goleada. Y no creo que sea porque, según parece, consideráis que “la gente” es imbécil.
Algo estáis haciendo como el sacrosanto culo.

Hacéoslo mirar. Por favor.

 

 

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico
Epi, Blas, y todo lo contrario.

Epi, Blas, y todo lo contrario.

Desde ayer, tengo estos dos nuevos amigos de la foto. No me pude de resistir, porque salta a la vista que son Epi y Blas y por eso los llamo Epi y Blas. Habrá algún sieso, o intelectual o algo de eso que diga que no, que son cactus. Pero ahí está mi búho para dar fe, porque es de mucho fijarse y por eso está sacándose las oposiciones a notarías. A ver si aprendéis, que el pobre es de madera y a pesar de esa severa discapacidad, en lugar de ser reguetonero, influencer, tronista o enchufao, quiere una vida de dar fe ahí a tope.

Y hablando de Epis y Blases, y otros gratos recuerdos de la infancia, me vienen a la mente diversos traumas infantiles que los llevo ahí en el corazón (aquí hay que darse en el pecho con el dorso del puño como remarcando que puf, tronco. Ahí no, en el otro lao. ¡Aaaahí!) Me estoy dando cuenta de que mis traumas infantiles no vienen por no haber tenido el Ibertren, que también. Vienen por culpa de los personajes infantiles odiosos, que había muchos y no había Cristi ni deidad que los soportara o soportariese.

Uno era sin lugar a dudas la mierda de Piolín ¡PUTO POLLO CABEZÓN Y REPIPI! ¡MECAGÜEEEEEEN! Arf…arf… respira hondo, Isma. La tensión… el reuma, la… ¡LO MATOOOOOOOO! ¡Que te calmes ya!
Bueno, pues a mí el que me molaba de verdad era EL GATO, que nunca lograba sus nobles objetivos de comerse la mierda’l pollo tranquilamente, que es la naturaleza de los gatos. Y por eso me siento muy identificao con Silvestre, que el pobre siempre se llevaba palos magulladuras y contusiones mientras el gilipollas de Piolín -¡AAAAAAAARRRRGGHHHHHHH!- se columpiaba en su mierda de jaula, que ojalá le caiga la perpetua sin revisión ni nada y se pudra en ella. Y no se caía el cabrón del columpio tó esnucao, no. El que se caía del columpio era yo, que sigo vivo de milagro. Y decía Piolín aquella gilipollez de: “Me paresió ver un lindo gatito” ¡MIPIRISIÍ VIR IN LINDI GUITITI, ÑIÑIÑIÑIÑI! ¡Gilipollas! ¡Insoportable! ¡Comunista! ¡FÍJATE UN POCO , JODER! ¡QUE LLEVA EL GATO CUARENTA AÑOS INTENTANDO APIOLARTE DEL TODO, Y TIENES LOS SANTOS COJONES DE DECIR QUE “TE PARECÍO VER”! ¿PERO CÓMO QUE TE “PARECIÓ VER”? ¡ES UN GATO OCHENTA VECES MÁS GRANDE QUE TÚ! ¡QUE TU MIERDA JAULA TIENE BARROTES, Y SE PUEDE VER A TRAVÉS DE ELLOS! ¡QUE NO TIENE ESTORES NI CORTINAS NI NADA! ¡ES UN GAAAAAAATO! ¡CRETINO DE MIERDA! ¡QUE VAS A PEDIR UNA PAGA Y TE LA CONCEDEN ANTES DE SALIR DE CASA! Ay, que me da…

Luego ya estaba el Correcaminos, que no me daba tanto asquete como Piolín, pero me podía la solidaridad con el Coyote, que era achuchable del todo 😍😍😍. El día que sacaron el episodio en el que el Correcaminos cerraba el buzón de una puta vez, en mi casa brindamos con Champán del bueno. Del del Lidl de 2,50.

Pero si hay un personaje que de verdad me sacaba de mis casillas, de mis cabales, de mis entretelas y de todo, era uno que salía en Barrio Sésamo, que era una serie adorable con Triqui y Traque y la gocha Peggy o algo de eso. No, la gocha Peggy era de otra cosa. Da igual. Estaba Coco, que nos enseñaba la diferencia entre arriba y abajo, y dentro y fuera y era para comérselo a besos y ósculos y gracias a él salimos una generación perfectamente anómala y saludable. Por no hablar de Epi y Blas, que directamente me casaba con ellos. Con los dos. Sobre todo con Blas.

Ahí voy: el que de verdad me producía deseos irrefrenables de apuntarme al ala dura de las SS, pero el ala dura de verdad de comerse el pack ahorro de atún con lata y cartón y todo, era el puto caracol verde de mierda: sí. ÉL. ¡PEREJIL!

A ver por dónde empiezo: Perejil era un caracol de color verde que se pasaba la vida tocándose los oviductos encima de un muro, con lo cual imagino que vivía profesionalmente de las ayudas sociales, o traficaba, o las dos cosas. Todo el puto día mangao en aquel muro el imbécil de los falopios. Tenía gafas de culo vaso, pelambrera verde rizada modelo Cascomán a lo afropelopolla, y era un cuñao sabelotodo de mil pares de gromenagüers que no decía más que sandeces (¡Por los días buenos días, por las tardes buenas tardes, por las noches buenas…) ¡QUE NO ME HAAAABLES! ¡VETE A LA MIEEEEEEERDA! ¡CUÑAAAAAAAAAAAAAAAO! ¡ENTERAOOOOOO! ¡GILIPOOOOOOOOLLAAAAAAAS! Normal que pa una amiga que tenía fuera la gallina Caponata, que no era más tonta la pobre por pura incompatibilidad con la vida. Que encima lo quería sólo como amigo ¡QUE NO FOOOOOLLAS PEREJIIIIIL! ¡PRINGAO! ¡COMEMIELDAS! ¡MANGUÁN! ¡RIDÍCULO! ¡APARATOSO! ¡MELÍFLUO! ¡INFLUEEEEEEEEENCER!

¡Ay, que me encuentro fatalo!

Y por eso los traumas infantiles hay que exorcizarlos para que de adultos no nos salga la bilis por las orejas y nos veamos obligados a insultar por las redes y eso para no implosionar y ponerlo todo perdido de gotelé, que no se lleva nada.

Y para ser buenas personas.

Ya me encuentro mejor. Voy a respirar un rato dentro de una bolsa del Carrefur. De las grandes ¡Ay, qué alivio! Ommmmmm… ommmmmmm…UTO PEREJIIIIIIIL!👿👿👿

 

 

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico

Leer más historias