Coyundamiento imposible (microrrelato de mucha castidad)

 

(Suena el selular)

Cántameeee, me dijistes cántameeee, cántame por el cami…

-¿A vé? ¿Quién eh?

——–
-No, mire, que ya tenemoh er güifi y er adezeele y…

——–
-La fibra también la tenemoh. Mú güena que eh.

——-
-Po no sabría yo de desil-le a qué velosidá eh la fibra. Pero vaya, que zon yogureh de ezo de pa cagá Ozé Coronao y como un reló que voy que hago del vientre divinamente, pero zi quiere voy y miro en la tapa a ve zi pone argo de la velosidá y… mire, que eh que me pilla malamente porque ehtaba yo en la coyunda maritá con mi marío y…

——-
-Poh mega no eh que tenga musho er pobre pero va hasiendo lo que buenamente puede er hombre, que voluntá pone musha y…

——-
-¡Ah, en er selulá dise uhté! Poh tengo una jartá de megabiseh y de pa llamá y tó, y politono de María der Monte y carculaora… Mire, que no éh por yo sé maleducá ni na, pero que me cohe en lo que eh er mihmo asto sesuá…

——-
-La tilivisión tenemoh canaleh pa aburrí. Que son mú aburrío ahí con decumentaleh de focah y animalicoh y hente que va a empeñá cozah vieha a un hombre que ziempre llama a un amiguete pa que le diga cuánto valen y ezo y zi eh farso … Que digo yo que pa qué cohone abre un comersio de empeñá cosah zi no tiene ni puta idea er hombre de lo que valen lah cosah ni ná. Que hay que zé hilipollah y mar amigo tor día tocando loh huevoh que zi quillo vente pa’cá a vé lo que vale ehte cromo de Masingue Seta y… No le digo máh que m’e comprao un mando pa la tele con cuatro botoneh. Pa ensendé, pa zubí y bahá la voh, y un sinco. Mire, que me va a perdoná pero ehtoy aquí intentando de hodé con mi marío, que pa una veh que…

——
-Ná hiha, no eh molehtia ni ná…

——
-No, relihión también tenemoh una mú güena. Con palomah, y zantoh a punta pala y….


 

 

 

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico

Leer más historias

De ascuas a ramos y otras locuciones de guardar

-¡Cielos! ¡Un ascua!

-¡Hosti tú, aixó sí que mola! ¡Oriol, tráete las sardinetas y arrímalas! ¡Rápido!

-Exigimos la inmediata creación de una Comisión para investigar la procedencia de ese ascua iraní que…

-¿Ascua iraní? ¿Ha declarado usted ese ascua importada? ¿Eh? Aquí huele a defraudadoooooor…

-¡Cállate Cristóbal!

-¡Estamos invadidos por los iranises!

-A mí el que más me gusta es el Iranís del Mono. ¡Laaa, la laaaa laaaaa….

-¿Qué hace aquí Massiel?

-¡Es pada mí motivo de odgullo y satisfacción felicitad esta entdañable fiesta del ascua militad… ¡Hombde, Massiel!

-¡Felicesh Ashcuas a todosh losh alcaldesh!

-Pos yo me he traío la sardina imprimida de casa. ¿La puedo arrimar ya al ajcua?

-¡Se dice impresa, ignorante!

-¡Ha dicho impresa! ¡Es un impresario cabrón explotador!

-¿Es aquí ande hay que apuntarse pa lo de la Comisión? ¿A cómo pagan?

-¡Esto se resuelve poniendo semáforos con el monigote con falda!

-¡Y otro con bigote!

-¡Eso es sexista!

-¿Y los escoceses? ¿Eh? ¿Y las señoras con bigote? ¿Eh, eh?

-Pos ponemos un monigote con falda y bigote que lo mismo es un señora escocesa con vello supralabial que un señor hipster de Vilanova y la Geltrú

-¡Ascua, ascua, ascua! ¡Vulem la independensia!

-¡Eso no rima!

-Eso rima como me salga a mí de los panellets

-¡Hay que poner un bolardo no vaya a ser que el ascua se apague o algo!

-¡Pst! ¡Pst! Hola buenas, soy el gerente de Bolardos sin Fronteras S.L. Apañamos un contrato y eso, y un bolardo pa usted, otro pa mí y a quien Dios se la de, San Pere se la bendiga ¿Cómo lo ve?

-Eso lo lleva el concejal de Seguridad Ciudadana y Zonas Azules

-¡Defendemos el derecho a arrimar la sardina!

-¡Ahí, ahí! ¡A arrimar sardina! ¡Ueeeeeeee!

-¡Eh, eeeeh! ¡A arrimar la sardina a tu fucking padre! O a tu fucking madre. Eso ya, tú eliges que aquí somos muy tolerantes con el fucking. ¡Maricón!

-¡Oiga, que soy el concejal de Seguridad Ciudadana y Zonas Azules!

-¡Coño! Que soy el gerente de Bolardos sin Fronteras, que precisamente quería yo hablarle de un tema… ¡Pero no se corte, arrime, arrime sardina ahí!

-… y por eso, amigas y amigos, barcas y barcos, penes y pollos, defendemos que somos un estado pluriascual en el que pueden convivir todas las ascuas con nuestro plan infalible que lo que pasa que no lo decimos porque luego nos copian o algo.

-…interrumpimos la emisión de Chochetes, Badajos y Vicevórtice para informar de una noticia de última hora que…

-¡BUAAAAAAH! ¡KE HAN CORTAO LA EMISIÓN! ¡KE IJOS DE PUTA TÍOOOOO! ¡AI QUE SALI A LA KALLE Y KEMARLO TÓ, PRIMO! ¡ME VÍ A PONÉ LA KAMISETA EJCOTADA Y AKÍ SE LÍA! BUENO, PERO ANTE ME VIA DEPILÁ LAH CEJA, TETE!

Y por eso era.

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico

Leer más historias

¡Hola cari!

-¡Hola cariiii, ya estoy en casaaaa! ¿Qué haces?

-¡Qué porno, ni qué porno ni ná!

-¿Eh?

-¿Eh?

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico

Noviembre

 

Cuatro noches al abrigo escaso del monte. Sin atreverse a dar un paso por no verse delatada en aquel silencio engañoso por las hojas que el viento de noviembre, más frío y húmedo de lo acostumbrado, se empeñaba en amontonar. Había aprendido hacía tiempo que aunque vengan mal dadas siempre se puede descender un peldaño más. Siempre. “A peor, difícil será”, le había oído decir a su padre, más veces de las que quisiera recordar desde que estalló la guerra año y medio atrás. Bien sabía que a pocos lugares podía ser más sencillo llegar que a peor. Para eso siempre se está a tiempo, y siempre hay vacantes.

Y es que, cuando dentro de la escasez se vive en la parte más mísera, es fácil zafarse de dilemas morales y de la guardia y custodia de honras de opereta que no van a parte alguna. Él había llegado a finales de febrero. Marcial. Desafiante. Derrochando gallardía y autoridad bajo aquel uniforme impecable que dejaba claro que ni había sido ni sería carne de trinchera. Nunca. Era uno de aquellos seres nacidos para hacerse respetar con tan sólo un gesto y para hacerse temer con poco más que cuatro palabras firmes. Hay gente que viene al mundo así.

A nadie le pasó por alto el interés que mostró por ella desde el primer momento. A pesar de la miseria, siempre bajaba a misa de punta en blanco. Discreta en el vestir, sumisa en el ser. El resto lo hacían sus diecinueve años recién cumplidos. Era ciertamente hermosa incluso en aquella tesitura que le permitía comer, con suerte, una vez al día y en la medida justa para subsistir.

Aquellas dos semanas, toda la familia pudo comer como no recordaban. Nadie le preguntó a Isabel de dónde venía tanta abundancia. Lo que los ojos no ven, trae por lo general menos daño que aquello que resulta evidente y la razón se empeña en martillear. Pero cuando el hambre duele, muchas son las penas que se quitan con pan. Mano de Santo.

Se fue tal como llegó, reclamado por las cosas del deber y la patria, y según dijo, del mismísimo Dios. Así tenía que ser. De nuevo el hambre. Y con el verano llegó la vergüenza de lo que ya no se podía ocultar. Y a pesar de las muchas cartas seguía sin haber respuesta. Y las malas lenguas siguieron fermentando el rechazo. En vísperas de todos los santos, la vergüenza ya tenía rostro. Y con el reposo justo salió de casa escuchando las voces de su padre para que no volviera, con cuatro trapos, sin cuartos, y por toda intendencia cuanto le cupo en los bolsillos del abrigo.

Pero estaban vivos. Pensó que cuando las tornas vienen tan de través, mejor a la intemperie que a cubierto. Juan lloraba con rabia y lo puso al pecho por ver si la poca leche que pudiera quedarle le aliviaba. Estaba extenuada, y la humedad le apuñalaba los huesos. Creyó quedarse dormida en su colchón de lana, al calor del tiro de la chimenea que templaba la pared.

-Estamos bien. Madre está subiendo la escalera con un tazón de leche caliente. Todo está bien…

El dolor lacerante en las costillas. El llanto asfixiante de Juan. ¿Por qué no lo había oído llegar? ¿Por qué no había protegido a su hijo? Tumbada entre la hojarasca, soportó como pudo el dolor que imprimía una bota militar en el costado. Pero no soltó a Juan, que lloraba con desesperación entre los brazos de su madre.

-¡Puta!

Una explosión. Un leve zumbido. De nuevo volvía a sentir la leve calidez de las sábanas. Pronto llegó la nada.

El capitán enfundó el arma reglamentaria, y se limpió el barro de las botas en el abrigo de Isabel. Un hombre como él no tenía por qué meterse en el fango. Natural. Y dando la vuelta volvió por donde había venido. Un vistazo atrás le dejó claro que había que hacer las cosas bien. El segundo tiro resonó por todo el monte y aquel llanto insoportable cesó al fin. Y aquella pequeña manta raída que en sus buenos días había sido clara, se mimetizó con los ocres del otoño bien entrado.

Y todo estaba bien.


 

 

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico

Crispación crispante y otras alteraciones

-… y por eso, camaradas, desde la Asociación para la Recuperación del Plastidecor Blanco, seguiremos denunciando esta injusticia que…

-¡Anja anja, anja! ¡Viva el BIC naranja!

-¡Un fascista infiltrao! ¡Sacrifiquémoslo a nuestros dioses!

-¡Un deísta cabrón! ¡Defenestrémoslo en nuestros tuíters!

-¡Un tuitero cabrón! ¡Hagamos cartelicos del Feisbu para que le quiten las ayudas!

-¡Hay que convocar a la Comisión de Ayudas!

-¡Quiere comisiones! ¡Un diputao electo! ¡Desfruntrestémoslo ante nuestro líder!

-¡Dame una “E”! ¡Dame una ”A”!

-¿Quién ha dejao entrar una animadora?

-¡Aquí no hay paridad! ¡ULO, ULO, ULO! ¡MUCHO MACHIRULO!

-¡Queremos un animador pa compensar!

-¡Amigos, esta noche mágica viene cargada de artistas internacionales! ¡UUUUUUUH! ¡TOOOMA MORENOOO!

-¿QUIÉN HA DEJAO ENTRAR A JOSÉ LUIS MORENO?

-¡Rockefeller es un símbolo del oligopatriarcado cabrón con chistera! ¡Debe morir!

-¡Desde Cuervistas en Acción protestamos enérgicamente!

-¿José Luis Moreno cuenta como animador?

-Hay que consultar al comité sobre esto

-Mire ushted, yo de shobresh no hablo

-¡El cielo se toma por asfalto!

-¡No, que eso contamina!

-¡Pues por feldespato!

-¡Si es feldespato de Comercio Justo, vale¡

-¡Ay las drogas de Comercio Justo! ¡Que me las quitan de las manos! ¡Animarse Marías!

-¿A este lo echamos?

-No, que es de una minoría étnica o algo. ¡Colaboremos con el pequeño comercio!

-Nosotros nos vamos por mayoría absoluta de nosotros mismos, que sí lo miras bien es una mayoría muy absoluta que ya desde el siglo XI…

-¡Habla castellano, ajqueroso!

-Oiga, que estoy hablando en castellano y…

-¡Pero no se entiende na!

España. 2017.

 

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico

Leer más historias