¡La leche con la muñeca!

Ojiplático  me hallo con el anuncio de la muñeca con sacaleches para promocionar la lactancia materna. Que no es que me parezca mal la cosa de la lactancia natural, y todo eso. ¡Qué va! La cosa es que la muñeca en cuestión, tiene como accesorio un sacaleches de pega con su pera y todo, para que la niña se “extraiga” el preciado líquido y otro miembro (o miembra) de la familia amamante al tierno lactante de polipropileno mientras la niña-mamá está en el cole. No es cosa de que el pelele en cuestión pase hambrota. Faltaría plus.

La muñeca sale por la nada desdeñable cantidad de 40 machacantes, aunque eso sí, es capaz de succionar y eructar entre otras cosas. Desconozco si también suda, tiene flatulencia, le sale cera en las orejillas o pelusillas en el ombligo. Si no lo hace, por ese precio debería hacerlo.

Eso sí, el sacaleches por lo visto se vende aparte por el módico precio de 12 leuros de curso legal

Al parecer, el kit lúdico maternal está avalado por pedagogos y pedagogas muy reputados. ¡La reputa! Vamos, que no acabo de verle el intríngulis al tema del sacaleches.

Digo yo que, ya puestos, habrá que ir pensando en otros juguetes de alucinante realismo.

Para ir haciendo boca, propongo los siguientes:

  • Mi primer kit de fertilización In Vitro (no haré comentarios sobre el sacaleches, aunque ya adelanto que se venderá aparte) 
  • Barbie Superhipoteca Subprime
  • Mi primera melopea de Jesmar
  • Mi primer laboratorio de speed (este, lógicamente lo fabricaría  CEFA)
  • Aprende a traficar con Pin y Pon
  • Aprende a destilar cazalla con la Señorita Pepis 
  • Ken Supersubvención Estatal
  • Trivial Pursuit, Belén Esteban Edition
  • Nancy Farlopilla

Juguetes todos ellos de dudosa calidad educativa, pero de acreditado  realismo.

Pero vamos, que sólo es una idea…

 

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico

La herencia de la incoherencia

Leo en el blog amigo http://desdelaveleta.blogspot.com, escrito por La Gata Negra,  un encendido comentario acerca de la penúltima memez de un memo profesional que ha entrado él solito y por méritos propios en el Salón de la Fama de Memolandia: Salvador Sostres.

Para quien aún no lo conozca, es entre otras cosas columnista de El Mundo y tertuliano de Telemadrid que cada vez que abre la boca consigue que suba el pan  de hogaza y baje el índice Nikkei, el IBEX 35, el karma de Menéame  y el Windows 7.  Este señor, que antaño escribía encendidas soflamas nacionalistas en Avui, hogaño  defiende posturas ultraliberales asomado al lado opuesto en un inexplicable, pero posiblemente rentable, giro ideológico. Si algo me jode es la gente incoherente. Mire usted, que diría Josemari, sea usted lo que sea, prefiero verle venir que no saber de qué pie cojea. Una cosa es evolucionar y otra muy diferente arrimarse al sol que más caliente y más convenga. En ese sentido me parece más fiable, por poner un ejemplo, un ultrafacha, un antisistema, o un Yihaidista,  que al menos sé por donde me van a salir, que un espécimen de dudosa clasificación que un día huele a sobaco, al otro a Axe y al otro a Chanel Nº 5,4 periódica pura.

El caso es que el amiguete, al que ya en su día le dedicaron un grupo en Facebook con gran número de seguidores (“Salvador Sostres: Gilipollas del año” se llamaba), y  que escribió un “lúcido” artículo a cuenta de la muerte de Labordeta, entre otros méritos,  ahora ha sido pillado en un pequeño lapsus en los momentos previos a la emisión del programa “Alto y Claro” de Telemadrid.

Vean:

Ahora, se queja de que son imágenes “robadas” en el contexto de una “conversación privada”. Desconozco  qué entiende este prohombre por “conversación privada”, pero si hay cámaras focos y público me parece que la privacidad se queda un tanto mermada. Vamos, digo yo. Viva la coherencia.

Hablando de falta de coherencia,  también destaca estos días lo que está pasando en el Sáhara. O, según Marruecos, lo que no está pasando. Mientras tanto, aquí se dan por buenas desde las altas esferas las explicaciones del Reino Alauí y no se hace ni puto caso de la versión Saharaui, pero bueno, al menos Mohammed VI nos va a permitir enviar a dos medios españoles para que nos lo confirmen. Al final irán representantes de El País y de El Mundo. Al resto de los medios que les den mantequilla para suavizar el roce.

Queda por ver si Pedro J.  manda a Sostres  de enviado especial, que por poder, podría ser. Igual hay suerte y un camello le estampa la patilla en medio de los huevecillos. Mira tú por donde iba a resurgir en las capillas catedralicias la figura del castrato. Lo que íbamos a fardar con nuestro propio Farinelli cantando hermosas melodías con voz prístina y ese  aspecto de camionero del mismo centro de  Kentucky que se gasta el colega.

En definitiva, desde el PSOE lo dan por bueno en tanto no haya pruebas fehacientes, y desde el PP van de guays con la causa Saharaui. Poquita memoria por ambas partes, me parece.

Y es que el problema, al margen de que haya muchos Saharauis con DNI español, que no deja de ser un cacho de plástico con un chip incrustado (¡Coño!, igualito que la Visa), es que han pasado siete lustros mal contados desde que España abandonó el Sáhara y ninguno de nuestros gobiernos ha cogido el toro por los cuernos ni por ningún otro apéndice. El colonialismo es lo que tiene. Molan los fosfatos, mola el olor golosón de los hidrocarburos, molan los beneficios que obtienen los lobbies de siempre (¿Lobbie viene de lobo?), pero a los legítimos propietarios del Sáhara occidental que les den.

Aquí ya no tratamos de dignidades nacionales, ni de recuperar perejiles al alba y con viento de levante o poniente, o de donde coño soplase. Se trata de ser coherentes con los compromisos contraídos. Un siglo de ocupación española. 100 añazos en los que curiosamente sólo hubo algo de interés en la explotación pesquera, en reclutar personal para la cosa de la  milicia  y,  desde los años 50, en la explotación de los fosfatos. Otra herencia cojonuda del franquismo que no han sabido resolver ninguno de nuestros gobernantes. Tanta culpa tiene el que mata la burra como el que sostiene la pata.  Será porque hay demasiados intereses y muy poco interés. Así son nuestras paradojas patrias.

Así son nuestras vergüenzas, que ahora tapamos pudorosamente no vaya a ser el demonio que se nos vean las ladillas de la historia aferradas al vello púbico. La historia es la que es, por más que la tapemos a paladas. Aquí de eso sabemos un huevo de pato a base de remodelaciones de las crónicas y memorias históricas varias, a fuerza de divisiones entre fachas y rojos, de simplismos de libro gordo de Petete, de votar con las tripas, con el culo o con una garrafa de bilis en lugar de con la cabeza, de ser del Madrid o del Barça, de Pinto o de Valdemoro, de frases hechas, de localismos paletos y ombligueros, de bulerías o rondeñas, de Fernando Alonso, o de Vettel…

Yo soy español, y asturiano, y europeo, y ciudadano del mundo y de la Vía Láctea si es preciso.  Y el orden me da lo mismo,  que al fin y al cabo tanto monta, monta tanto…

Y es que,  huerfanito de padre y madre como soy, hay ocasiones en las que asomarme a la ventana del mundo sólo me incita a acordarme de la madre que me (nos) parió que, como todo el mundo sabe, qué descansada quedó…

Salam Aleikum… Shalom… Que la paz sea con nosotros …de una puta vez.

 

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico

El ColaCao, los Donuts y la Familia Philips

Cada día me apasiona más ese arte consistente en vender un producto mintiendo de la forma más guay posible. Y es que la publicidad, a la que nuestros abuelos llamaban “propaganda”, término que se me antoja mucho más adecuado,  mola mucho  en tanto no deja de ser el reflejo de lo que somos, o de lo que pretenden que seamos.

Claro, que no es lo mismo tragarse la publicidad que ser parte de ella. ¿A quién no le gusta que le regalen una camiseta, aunque sea “de propaganda”? Es cierto que incluso en esto  hay clases. Si la camiseta es de Coca Cola, mola mucho más que si es de “Ferrallas Fernández e Hijos S.L.”,  Nos ha jodío mayo… Hay que reconocer, eso sí, que la camiseta de Fernández y su prole, hace un avío de lo más apañao para estar en casa o cada vez que hay que pintar.

Otra variante de participación activa propagandística es aquella en la que te compras la camiseta a precio de  farlopa de la buena, y a cambio tienes el privilegio de hacer de hombre anuncio con la marca impresa en la chepa o en la pechera en fuente arial negrita  tamaño 1500. Aquí ya hay problemas.

También está la variante de mercadillo, más exagerada pero mucho más barata: basta ver esos impagables cinturones de Dolce & Gabbana hechos en la China mandarina con hebilla tamaño tapacubos de Pegaso, que digo yo que cada vez que vas a mear tendrás que decidir si haces la maniobra por el agujerillo de la “D” o por el de la “G”.

Y es que la publicidad ha evolucionado con nosotros y nosotros con ella,  desde los tiempos en los que Carmen Sevilla cantaba aquello de “Familia filis familia felí”, que aunque parece latín no lo es,  pasando por aquel mítico “¡Andá, la cartera!”, en el que un niño con un preocupante subidón de Donuts en sangre descubría perplejo que se había dejado los bártulos de estudiar en casa. ¡Como mola!

 

Los que parece que degeneran un pelín son los de Cola Cao, que como aquello de  “Yo soy aquel negrito del África tropical, que cultivando cantaba…” ya no es políticamente correcto lo intentaron con “Yo soy aquel ciudadano subsahariano, que trabajando en régimen de cooperativa solidaria en pro del comercio justo cantaba…”, pero  decidieron que aquello, aunque progre que te cagas,  tenía muy mala rima. Luego se dedicaron a promocionar diversos artefactos a pilas como  el Chupicao, el Baticao, o el Escojonacao, y ahora están con el niño surfero que a la tierna edad de  “dié jañoh” ya anda por ahí robando las olas más chulo que un camello con siete jorobas. ¡Qué hermoso paralelismo! Mientras que Obélix se cayó de pequeño en la marmita de  Poción Mágica, el nene surfero se cayó en la de agua oxigenada. ¡Están locos estos romanos!

Bueno, pues  les dejo,  que me voy de farra con el Capitán Pescanova y el Hombre Blanco de Colón a tomar un cafelito al bar de Juan Valdez.  Mister Proper no viene porque desde que sus padres discutieron por el apellido,  se puso Don Limpio, se casó con la lerda que usa el bote del Wipp Express como micrófono y ahora no hay Dios que lo aguante.

Con lo que ha sido este hombre…

 

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico

A yoyas con la ye, el yayo y el yuyu

Por si no era suficiente, en estos días de visita papal la cosa se pone aún más calentita que de costumbre. Mientras Benedicto concentra a sus fans en la Plaza del Obradoiro, otros ponen el grito en el cielo (en el laico, claro) al son de “No con mis impuestos”, “Yo no te espero”, y otras soflamas. Quede claro que en el Kamasutra social,  ambas posturitas me parecen bien porque hacen que la ensalada sea variadita (que diría Ned Flanders). Tanta lechuga y tanto tomate resultan sosos y siempre está bien un poco de atún, calamar o ralladura de alcornoque  para equilibrar la cosa gastronómica. ¿Comprenden?

La cosa es que te das un garbeo por la prensa y los foros de la internete y no ves otra cosa que no sean fostiones dialécticos. Es lo que tiene internete, que las tanganas son básicamente dialécticas en tanto no se invente un emulador de fostiones eficaz. Tengo entendido que Fostiamatic Corporation está desarrollando uno por puerto USB que promete fostiones galácticos sin colgarse ni nada. La tecnología es tremenda. Ya lo decía la coplilla de la “Verbena de la Paloma”


“El aceite de ricino 
ya no es malo de tomar. 
Se administra en pildoritas 
y el efecto es siempre igual. 
Hoy las ciencias adelantan 
que es una barbaridad 
!Es una brutalidad! 
!Es una bestialidad!”


Y es que el ricino en pastilla entra mucho mejor. Donde va a parar… 


La cuestión es que seguimos a vueltas con el tema de lo que se debe hacer o no con los impuestos del sufrido ciudadano y todo apunta a que nunca nos vamos a poner de acuerdo. El que lo tiene muy claro es ZP, que cada vez que algo le incomoda coge el avión  y se pira porque tiene la agenda organizada de tal modo que no le cuadra. ¡Qué putada, mi brigada!”. Me imagino la escenita en Moncloa:


Presi, que viene el Papa
.Bueno, pues que aparque la fragoneta y que entre. Siempre es bueno el diálogo con las minorías étnicas.
.-No, el de los malacatones no,  el de Roma
.-¡Ondiá! ¡Que preparen un vuelo a alguna parte!
.-¿Le parece bien Afganistán?
.-Fale.
.-¿Y a quién mandamos a recibir al Papa?
.-Manda a Alfredo, ¡Que se joda!  
.-¡Jo, qué cruel eres a veces Ozeluí!
.-Pozí




Por otras partes pudendas, resulta que la “Y” griega de toda la vida ahora se llama “Ye” y da lo mismo que te guste “el café solo”,  que “sólo te guste el café”, eso sí, si le pones tilde al “solo” cuando equivale a “sólamente” no te penalizan. Al menos hasta que Fostiamatic comercialice su periférico fostiador, momento a partir del cual  nos va a dar la RAE la del pulpo Paul (Q.E.P.D.)




Para equilibrar las cosas, ya que a José Luis le da yuyu recibir al yayo no vaya a ser que le yoyen, yo no lloraré  porque me llaguen el yeyuno con tanta coyunda como hay que yantar. La acidez es muy chunga, y para eso se inventó el omeprazol, oigan.


Cada cual que haga lo que le plazca, pero miren ustedes, no adoctrinen tanto ni de un lado ni del otro que la cosa ya cansa. Y mucho. Cansan los ultracatólicos, cansan los ultralaicistas, cansan los yihaidistas, y cansan los calzoncillistas del séptimo pedo… cansa ya hasta su puta madre… 
A ver cuando nos enteramos de que al margen del ateísmo,  Yahvé, Alá, Confucio y todo el panteón del atolón de la concha de su madre, estamos los seres humanos que según mi modo de ver las cosas estamos aquí para intentar llevarnos medianamente. La historia dice que hasta el día de hoy no lo hemos conseguido, porque hasta en grupos de tres nos llevamos a matar, pero por intentarlo que no quede…


De todos modos, para este humilde servidor la “Y” seguirá siendo griega a pesar de las connotaciones anales. Para el que le guste el francés, ya dio la receta Maradona: “Andá a mamarla, chéeee”  


Ya lo dijo Jerónimo Granda en su día: hay algunos que son  académicos de la lengua, porque su edad les impide ser  simples académicos del pijo. Más quisieran.


Señores dirigentes, señores académicos, señores de la oposición y demás entes: un poquito de por favor.   Dejen ya de joder, y pónganse a follar,  que como decía mi padre político, besos y abrazos no hacen rapazos pero tocan a vísperas.


Lo bien que se lo iban a pasar….

 

Compartir esto en Redes Sociales, Whatsapp o por correo electrónico